Globalización y Derechos Humanos

Las desigualdades mundiales van en constante aumento: millones de personas continúan sometidos a desahucios forzados, a un acceso inadecuado a la educación y a los tratamientos sanitarios básicos y a terribles condiciones de trabajo. Los agentes económicos, especialmente las empresas multinacionales, han aumentado su poder en las últimas décadas. La liberalización de los flujos comerciales y de inversión, la protección que se brinda a los inversores extranjeros, el alto grado de dependencia entre las diferentes economías del mundo, así como la deuda externa y las políticas de las instituciones financieras internacionales han restringido la capacidad de los Estados de cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos. Los defensores y defensoras de los derechos humanos y quienes participan en protestas para denunciar los abusos empresariales están cada vez más amenazados. Las comunidades luchan por obtener justicia para las violaciones de los derechos económicos, sociales y culturales, incluso cuando implican a empresas multinacionales que operan a escala transfronteriza.

La FIDH aboga por el pleno reconocimiento y la justiciabilidad de los derechos económicos, sociales y culturales y realiza campañas para la ratificación del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Junto a sus organizaciones miembros, la FIDH trabaja al lado de las comunidades para velar por la rendición de cuentan por parte de las empresas y por la mejora del acceso de las víctimas a la justicia, a través de labores de documentación, de incidencia política y litigación. La FIDH insta a los Estados a que tengan en cuenta sus obligaciones en materia de derechos humanos a la hora de negociar acuerdos de comercio e inversión con terceros países y promuevan el respeto de los derechos humanos y del medio ambiente en las inversiones.

Leer más

Actualidades

Videos