Costa de Marfil: elegir entre la justicia y la impunidad

Las Autoridades de Costa de Marfil frente a sus compromisos

En el informe “Costa de Marfil: elegir entre la justicia y la impunidad” [en francés] publicado hoy, FIDH, MIDH y LIDHO, sus organizaciones miembros en Costa de Marfil, indica que a pesar de la renovación de la Investigación Especial y Unidad de Examen (CSEI), los avances judiciales contra los responsables de las violaciones de los derechos humanos, durante la crisis post electoral de 2010/2011 que han dejado más de 3000 muertos, siguen siendo insuficientes.

Entre las preocupaciones expresadas en el informe están: la instigación de un juicio dirigido específicamente a los seguidores de Gbagbo que no responde de las violaciones de los derechos humanos; los obstáculos a las investigaciones actualmente en proceso contra la FRCI, principalmente con personas supuestamente responsables que no han respondido a las citaciones de comparecencia dictadas por las autoridades judiciales; y finalmente las diligencias referentes a los delitos cometidos en el Oeste después de la crisis post electoral, que están ahora bloqueados.

Un año después de las elecciones presidenciales y debido a que el proceso de reconciliación nacional no cumple con las expectativas, la FIDH, la MIDH, and la LIDHO llaman a las autoridades de Costa de Marfil para que eliminen todos los obstáculos a los procesos judiciales imparciales y justos de todos los responsables de la crisis post electoral, incluidos los miembros de la FRCI.

Tres años después de comenzar los procesos judiciales por el sistema judicial de Costa de Marfil, contra los presuntos autores de delitos durante la crisis post electoral, nuestras organizaciones ofrecen un informe del estado de compromisos hechos por las autoridades de este país en la lucha contra la impunidad y para la reconciliación nacional. Al participar como partes civiles junto a las 75 víctimas de todos los lados en los procesos judiciales desde 2012, la FIDH, la LIDHO, y MIDH han decidido acompañar la justicia nacional, a la que las víctimas de la crisis han dado prioridad.

“El progreso realizado por la justicia de Costa de Marfil en la lucha contra la impunidad durante el último año sigue siendo mayormente insuficiente, y a un año de las elecciones presidenciales, el único juicio de la crisis post electoral señalado actualmente no tratará sobre las violaciones de derechos humanos y parece que es de naturaleza muy política,” dijo Yacouba Doumbia, Presidente de la MIDH y abogado defensor de las víctimas, también añadió: " las autoridades de Costa de Marfil deben asegurar más procesos jurídicos equitativos, incluidos los FRCI citados a aparecer con el fin de responder de los derechos a la verdad, justicia y reparación de sus víctimas" .

El informe trata principalmente sobre la situación de los procesos jurídicos establecidos por el Sistema judicial de Costa de Marfil referente a la crisis post electoral. Los casos relacionados con "delitos contra la seguridad del Estado" se han dirigido exclusivamente a los seguidores de Gbagbo. El 20 de octubre de 2014 debía comenzar el juicio de 91 de sus seguidores, incluido Simone Gbagbo. A pesar de que se ha pospuesto indefinidamente, nuestras organizaciones han criticado la naturaleza altamente política de los delitos, y el hecho que no incluye las violaciones a los derechos humanos, por lo tanto excluye a las víctimas.

El segundo caso se refiere a los procesos sobre crímenes “de sangre”, principalmente las graves violaciones de los derechos humanos cometidas durante la crisis. Esto de nuevo está dirigido casi exclusivamente a los seguidores pro Gbagbo, y no ha avanzado suficientemente para incluso prever el juicio. El tercer proceso jurídico se inició después del informe de la Comisión Nacional de Encuesta (CNE), y es el único proceso judicial dirigido a sospechosos de la FRCI de cometer graves delitos durante la crisis. En este caso, un sospechoso arrestado en 2013 identificó a líderes jefes de FRCI de la región occidental como supuestos perpetradores de delitos cometidos al raptar a Duékoué a finales de marzo 2011. Ellos aún no han sido escuchados por la justicia.

"Varios oficiales, incluido ComZone Losséni Fofana, conocido como "Loss", han tomado parte en procesos judiciales y deberán rendir cuentas ante el tribunal por sus acciones durante la crisis. Las autoridades deben asegurar que los miembros de FRCI sospechosos de dichos delitos sean interrogados, respondan a las citaciones judiciales y sean sentenciados, si corresponde” señaló Patrick Baudouin, Presidente Honorario de la FIDH y jefe del Grupo de Acción Judicial que defiende a las víctimas. "El compromiso de luchar contra la impunidad es una obligación de todos, a riesgo de validar un sistema de justicia de dos velocidades, o una justicia de vencedores" , agregó.

Estos débiles avances de la justicia hacen eco del proceso de reconciliación nacional que, a pesar de oír a 65.000 personas, aún no ha podido cumplir con las expectativas de la gente referente a las causas de la crisis, ni ha ofrecido una exhaustiva cuenta de los delitos cometidos durante la crisis post electoral.

Según Pierre Adjoumani Kouamé, Presidente de LIDHO, "los errores de la reconciliación nacional resultan del mal comienzo del proceso, y de una falta de deseo de los líderes de señalar a los responsables de la crisis, es una oportunidad perdida para todos los marfileños para enfrentarse a su historia" .

Hoy, las autoridades de Costa de Marfil se enfrentan a una importante elección: permitir la impunidad y que sigan la mayoría de delitos graves, o cumplir con el deseo político para ofrecer justicia imparcial que dé luz a los delitos pasados y cumplir con las expectativas de justicia de las víctimas, que es el único medio de garantizar el establecimiento de un verdadero sistema político pacífico y democrático en Costa de Marfil, un año después de las elecciones presidenciales.

Descargar el Informe “Costa de Marfil: elegir entre la justicia y la impunidad” (en francés)

Leer más
rapport