Srebrenica: 25 años tras el genocidio, las víctimas siguen luchando por la verdad, justicia y reparación

Ha transcurrido un cuarto de siglo desde que el corazón de Europa se viera sacudido por el genocidio de más de 8.000 niños y hombres musulmanes en la ciudad bosnia de Srebrenica, a manos de las tropas serbobosnias durante una operación de limpieza étnica, de la que fueron testigos las tropas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, que fracasaron rotundamente en su misión de protección. Los tribunales internacionales han impartido una justicia significativa pero limitada, y la repetida negación de lo ocurrido por parte de varios funcionarios gubernamentales nos recuerda que sigue siendo necesario que la comunidad internacional apoye las iniciativas encaminadas a obtener verdad, justicia y reparación para las víctimas y supervivientes.

En pleno conflicto de los Balcanes durante los años 90, las Naciones Unidas establecieron como "zona segura" la pequeña ciudad de Srebrenica, en Bosnia Oriental, para acoger a la población civil que huían de los combates entre el gobierno bosnio y las fuerzas serbias separatistas, durante la desintegración de Yugoslavia. El 11 de julio de 1995, las fuerzas serbias atacaron Srebrenica, dirigidas por el general serbiobosnio Ratko Mladić, que llevó a cabo una operación de diez días para tomar Srebrenica y someterla a una limpieza étnica. Más de 8.000 personas fueron asesinadas, principalmente niños y hombres musulmanes bosnios.

La verdad sobre el genocidio en Srebrenica se reconoció oficialmente en 2007, en un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Entre 1993 y 2017, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia acusó a 161 personas de crímenes de guerra, de las cuales condenó a 90, entre ellas 62 serbios de Bosnia, y 13 fueron remitidas a los tribunales nacionales. Dos de los instigadores de la masacre, Radovan Karadzic (2016) y Ratko Mladic (2017), fueron condenados respectivamente a 40 años y a cadena perpetua por genocidio, aunque innumerables supervivientes de Srebrenica continúan esperando la verdad y justicia.

El 11 de julio de cada año, los restos recién identificados se entierran en el cementerio en recuerdo de Srebrenica en Potocari. Organizaciones como Madres de Srebrenica o movimientos como Mujeres de Negro abogan por continuar la búsqueda de los desaparecidos e identificar a los responsables de la masacre y llevarlos ante los tribunales locales e internacionales. Sin embargo, el gobierno de Bosnia y Herzegovina sigue careciendo de recursos y de una estrategia integral para investigar y enjuiciar a los responsables de los crímenes cometidos. Además, las comunidades aún están profundamente divididas, y el gobierno de Serbia sigue negando lo que sucedió en Srebrenica.

Como subrayó el juez Carmel Agius, presidente del Mecanismo Residual Internacional de los Tribunales Penales (MIRTC) durante su discurso conmemorativo del año pasado, "especialmente ahora, es fundamental que se defienda el estado de derecho y el papel de los tribunales". Hay una nueva urgencia de rechazar con firmeza los intentos de los negacionistas de reescribir la historia. Esto requerirá un esfuerzo concertado por parte de los líderes y el pueblo de este país, así como el apoyo de la comunidad internacional".

En el plano europeo, el Parlamento Europeo aprobó una resolución por la que se establece el 11 de julio como día de recuerdo de las víctimas de la masacre de Srebrenica. Sin embargo, una resolución similar en la ONU, que marcaba el 20º aniversario del genocidio de Srebrenica, fue vetada por Rusia en 2015, lo que supuso un menosprecio vergonzoso para las víctimas y supervivientes de la masacre.

Leer más
statement