Comunicado conjunto: Condena de la violenta represión del movimiento social tunecino y llamamiento de las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos a una reacción fuerte de la comunidad internacional

24/01/2011
Comunicado
en es fr

Comunicado conjunto: Condena de la violenta represión del movimiento social tunecino y llamamiento de las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos a una reacción fuerte de la comunidad internacional

13 de enero de 2011 – Nuestras organizaciones, la Red Euro-Mediterránea de Derechos Humanos, la Federación Internacional de Derechos Humanos, la Organización Mundial Contra la Tortura, el Instituto de El Cairo de Estudio de los Derechos Humanos y Periodistas sin Fronteras, expresan su viva inquietud ante la evolución dramática de la situación en Túnez, donde se está llevando a cabo una represión violenta y ciega de un movimiento de protesta de alcance nacional sin precedentes para denunciar la injusticia social, la corrupción, la denegación de las libertades fundamentales y del derecho a la dignidad.
Nuestras organizaciones condenan firmemente las graves violaciones, desproporcionadas y sistemáticas de los derechos humanos, perpetradas por las autoridades contra el movimiento de contestación. En particular, nuestras organizaciones condenan el uso de armas de fuego por las fuerzas policiales contra civiles desarmados, que ya ha provocado la muerte de varias decenas de personas, cientos de detenciones arbitrarias y el uso repetido de la tortura y los malos tratos.

Nuestras organizaciones han denunciado constantemente la degradación de la situación de los derechos humanos en Túnez desde las elecciones presidenciales y generales de octubre de 2009 e insisten en que la Unión Europea saque las consecuencias del incumplimiento, por parte del gobierno tunecino, de sus compromisos internacionales, en particular en materia de libertad de expresión, de asociación y de reunión. Lamentamos todavía más la ausencia de reacción rápida y apropiada por parte de la UE, puesto que está actualmente negociando una recalificación de sus relaciones con Túnez otorgándole un “estatuto avanzado” en el marco de la política de vecindad.

Las violaciones flagrantes del derecho internacional cometidas por las autoridades tunecinas no pueden ser pasadas por alto por la UE y sus Estados miembros y nuestras organizaciones instan a la UE a que condene explícitamente esas violaciones.

En este contexto, nuestras organizaciones piden a la comunidad internacional, y concretamente a la ONU y la UE, que adopten una posición firme ante las autoridades tunecinas para hacer respetar los compromisos conjuntos en materia de derechos humanos, y a que pidan a Túnez:

el respeto de la libertad de reunión pacífica, concretamente el cese inmediato de la escalada de violencia y de los disparos de balas reales por las fuerzas del orden sobre los manifestantes;
la liberación inmediata e incondicional de todas las personas, concretamente los defensores de los derechos humanos, los abogados, los periodistas, los blogueros, los sindicalistas y las personalidades políticas detenidas arbitrariamente durante este movimiento de protesta y el cese inmediato de todo acto de tortura y de malos tratos;
la creación de una comisión nacional de investigación, independiente e imparcial, encargada de indagar las violaciones de los derechos humanos, incluso los casos de ejecuciones sumarias y de detención arbitraria, así como de identificar a los responsables y, en su caso, llevarlos ante la justicia, concediendo reparación a las víctimas o a sus familias;
el levantamiento del embargo de la prensa tunecina y extranjera para que pueda cubrir estos sucesos;
el respeto de los compromisos internacionales en materia de derechos humanos suscritos por Túnez con invitación inmediata, sin reserva alguna, de los relatores especiales de las Naciones Unidas sobre la tortura, la independencia de los jueces y los abogados; la libertad de expresión, los defensores de los derechos humanos y las ejecuciones extrajudiciales.

Además, nuestras organizaciones piden a la comunidad internacional que se cree una comisión de investigación internacional independiente, bajo la férula de las Naciones Unidas y en la UE la suspensión de las negociaciones con Túnez hasta que el gobierno tunecino haya progresado concretamente en materia de respeto de los derechos humanos, en particular en lo relativo a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica, de pluralismo político y sindical, de respeto de la autonomía de las organizaciones de la sociedad civil, de independencia del sistema judicial, del levantamiento de la censura de internet y la liberación de los presos políticos – progresos que deberán ser valorados por expertos independientes.

Es vital que el Estado tunecino respete los derechos humanos y las libertades fundamentales y que renuncie a recurrir a toda medida que pueda exacerbar todavía más la violencia. De no ser así, esta crisis no tendrá solución.

Leer más
communique