Siria: alto funcionario del Ejército del Islam arrestado en Francia por crímenes de guerra, tortura y desaparición forzada

El arresto en Francia, el 29 de enero de 2020, de Islam Alloush, ex portavoz de Jaysh Al Islam ("El Ejército del Islam"), seguido de su acusación hoy por los crímenes contra la humanidad por el Tribunal de Crímenes de Guerra de París por crímenes de guerra, tortura y desapariciones forzadas, y por la complicidad de estos crímenes, marcan el comienzo de la primera información judicial relacionada con los crímenes cometidos en Siria por el grupo rebelde islamista.

Principalmente activo en el este de Guta, en las afueras de Damasco, El Ejército del Islam ha sido acusado regularmente de cometer crímenes internacionales contra civiles que vivieron bajo su yugo desde 2011 hasta 2018.

También se sospecha que el grupo secuestró, detuvo y torturó a la abogada de derechos humanos Razan Zaitouneh, Wael Hamada, cofundadora de los Comités Locales de Coordinación - LCC, y a sus colegas Samira Al-Khalil, activista político, y Nazem Al Hammadi, abogado de derechos humanos. Fueron secuestrados en diciembre de 2013 mientras estaban en las oficinas conjuntas de VDC y LDSPS en Duma.

El 26 de junio de 2019, nuestras organizaciones presentaron una queja contra El Ejército del Islam, por los crímenes cometidos. Nuestras organizaciones apoyan a las familias de Razan, Wael, Samira y Nazem, así como a otras 20 víctimas y sus familias en su búsqueda de justicia.

Después de esta denuncia, el arresto el 29 de enero y la acusación hoy de Islam Alloush allanan el camino para la primera investigación judicial sobre los crímenes cometidos por el grupo armado. Islam Alloush, cuyo nombre real es Majdi Mustafa Nameh, se desempeñó como portavoz y se encuentra entre los altos funcionarios del Ejército del Islam. El grupo contó hasta más de 20,000 combatientes y llevó terror a las áreas rebeldes que controlaba, principalmente en el este de Guta, del cual perdió el control en abril de 2018.

“En nueve años, el conflicto ha dejado casi 400,000 muertos y millones de víctimas. Para todas estas personas, no puede haber justicia fragmentada, a varias velocidades, por razones políticas o de acuerdo con la membresía de los autores de crímenes internacionales en tal o cual grupo. En un conflicto donde los crímenes han sido, y siguen estando altamente documentados, la lucha contra la impunidad debe afectar a todas las partes culpables de crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad ".

Mazen Darwish, presidente de SCM.

Según la información recopilada por SCM y la FIDH, Islam Alloush, ex capitán de las Fuerzas Armadas sirias, se ha convertido en un alto funcionario del grupo y portavoz, cercano a su líder, Zahran Alloush, fundador del grupo en 2011, hasta su muerte en un bombardeo en 2015. Según los informes, Islam Alloush estaba al frente de una brigada que era acusada regularmente de reclutar niños. Varias víctimas también lo implican directamente por secuestro y tortura.

La denuncia presentada en junio de 2019 sigue el trabajo de documentación realizado por SCM y la FIDH en los últimos tres años sobre los graves abusos cometidos por Jaysh al Islam: ejecuciones sumarias, secuestros, confinamientos forzosos y el uso de la tortura de manera sistemática contra mujeres, niños y hombres. El grupo atacó a personas sospechosas de complicidad con el régimen, pero también a civiles, acusados de no tener una aplicación suficientemente rigurosa de la Sharia impuesta por el grupo, o debido a su pertenencia a minorías religiosas.

"Debe recordarse que el trabajo conjunto de SCM, la FIDH y la LDH, junto con Obeida Dabbagh, resultó en la emisión de parte de jueces de investigación internacionales de órdenes de arresto internacionales, en octubre de 2018, contra tres altos funcionarios del régimen sirio: Ali Mamlouk, Jamil Hassan y Abdel Salam Mahmoud. Se les acusa de complicidad en crímenes de lesa humanidad relacionados con la desaparición, tortura y muerte de dos ciudadanos franco-sirios: Mazen y Patrick Dabbagh, y de crímenes de guerra relacionados con Abdel Salam Mahmoud. Padre e hijo, fueron arrestados y luego detenidos en Mezzeh por agentes de inteligencia de la Fuerza Aérea Siria en noviembre de 2013 "

, subrayó Patrick Baudouin, abogado y presidente honorario de la FIDH.

"La acusación de un ex alto funcionario del Ejército del Islam, después de la apertura de información judicial o juicios contra miembros del régimen de Bashar Al Assad y el Estado Islámico, abre una nueva página para el juicio de crímenes internacionales cometidos en Siria desde 2011"

Michel Tubiana, abogado y presidente honorario de la LDH.

"No tenemos dudas que esta información judicial ayudará a arrojar luz sobre los graves crímenes cometidos por el Ejército del Islam, así como sobre la desaparición de la famosa abogada y activista de derechos humanos Razan Zaitouneh, su esposo Waël y sus dos colegas. El compromiso pacífico de Razan, su rectitud y sus valores siguen siendo emblemáticos desde sus inicios en el levantamiento democrático sirio. Es hora de que los sirios sepan finalmente qué le sucedió "

, señaló Clémence Bectarte, abogada y coordinadora del Grupo de Acción Legal de la FIDH.
Leer más
communique