Palestina: Estados deben proteger los derechos humanos y desmantelar el apartheid de Israel

Maxime Duriez - FIDH

Ramallah, 28 de septiembre de 2022. En agosto de 2022, las autoridades israelíes allanaron las oficinas de siete organizaciones de la sociedad civil palestina y ordenaron su cierre, en un intento de detener su trabajo de denuncia y silenciar aún más a los palestinos. En respuesta a esta alarmante escalada de represión contra sus compañeros palestinos, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW) encabezan una delegación a los Territorios Palestinos Ocupados (OPT) para expresar su apoyo a la sociedad civil palestina y la luchar contra la ocupación abusiva y prolongada, la anexión, la impunidad y el apartheid.

Tras la última ronda de hostilidades en Gaza, las autoridades israelíes han intensificado su ofensiva contra los defensores de los derechos humanos y las organizaciones de la sociedad civil palestina en la Cisjordania ocupada. En agosto de 2022, las fuerzas armadas israelíes allanaron siete de las principales organizaciones de la sociedad civil palestina, seis de las cuales habían sido declaradas ilegales de modo arbitrario y etiquetadas como “grupos terroristas” en octubre de 2021.

Estos allanamientos llevados a cabo por las autoridades israelíes contra grupos palestinos tienen como objetivo obstaculizar el trabajo de documentación de derechos humanos y castigar a quienes critican a las autoridades israelíes, las violaciones de los derechos humanos y el derecho internacional, y exigen rendición de cuentas, por apartheid y la persecución de millones de palestinos y palestinas. El apartheid y la persecución son condenables como crímenes de lesa humanidad y caen dentro de la jurisdicción de la Corte Penal Internacional (CPI). La investigación abierta por el Fiscal de la CPI sobre graves crímenes cometidos en Palestina ofrece la posibilidad de combatir la impunidad de Israel, que durante mucho tiempo ha propiciado repetidas violaciones de los derechos humanos y crímenes de derecho internacional.

Respondiendo a un ataque sin precedentes contra la sociedad civil en Palestina e Israel

“En este momento de tensión global y degradación de los derechos humanos en todo el mundo, Israel ha desempeñado durante mucho tiempo un papel importante. El gobierno israelí, encabezado por Naftali Bennet y Yair Lapid, no tiene ningún problema en endurecer la represión contra el pueblo palestino y reprimir cualquier intento de oposición”, declaró el presidente de honor de la FIDH, Souhayr Belhassen. Antes de agregar: “La FIDH afirma su inquebrantable solidaridad con el derecho de los palestinos a la autodeterminación y llama a la comunidad internacional a mostrar la misma firmeza frente a las acciones de Israel, que sólo pueden calificarse como las de un Estado vil.”

Alexis Deswaef, vicepresidente de la FIDH y abogado de derechos humanos, también comenta: “La difuminación de las líneas en todos los aspectos de la política interna, la etiqueta abusiva de ’organización terrorista’ y el mal uso de la lucha contra el terrorismo son parte de un proceso coherente destinado a sofocar a la sociedad civil en Palestina e Israel.”

Shawan Jabarin, Director General de Al-Haq y Secretario General de la FIDH dijo a su vez: “Lejos de ofrecer condiciones favorables para la celebración sin contratiempos de las próximas elecciones legislativas en Israel, estos allanamientos muestran, por el contrario, lo poco que se hace a la democracia. Es la antítesis de la democracia aplicada a un pueblo oprimido. El pueblo palestino merece vivir en libertad y dignidad y, por eso, nuestro trabajo para hacer que Israel rinda cuentas es vital. A pesar de los ataques contra nosotros, continuaremos llevando a cabo nuestras misiones para proteger el Estado de Derecho, los derechos humanos del pueblo palestino, incluido su derecho colectivo a la libre determinación, y el derecho al retorno de los refugiados. Seguiremos protegiendo el derecho internacional y los derechos humanos en todo el mundo.”

Nathalie Godard, directora de campañas de Amnistía Internacional Francia, declaró: “La represión del espacio cívico palestino es parte del sistema del apartheid. Los palestinos y palestinas no sólo se encuentran bajo la ocupación militar israelí, llevada a cabo en violación del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, sino que las organizaciones y las personas defensoras de derechos humanos que buscan ayudar a los necesitados están siendo reprimidos. Amnistía pide a Israel que revoque la designación de ’terrorista’ de las seis organizaciones y rescinda las órdenes militares de cerrar las oficinas de estas organizaciones. Se debe permitir que el personal y los directores de estas organizaciones lleven a cabo su trabajo de derechos humanos, trabajo social e investigación sin ser hostigados. Salah Hammouri debe ser puesto en libertad de inmediato a menos que sea declarado culpable de un delito reconocido internacionalmente, y debe levantarse la amenaza de su expulsión de Jerusalén.”

Sari Bashi, director de programas de Human Rights Watch, dijo: “Human Rights Watch tiene el honor de trabajar con nuestros socios palestinos, que representan lo mejor de la sociedad civil en todo el mundo: defender a los niños en los tribunales militares, abogar por la justicia internacional, ayudar a los agricultores permanecer en sus tierras y apoyar a las mujeres en la gestión de sus negocios. El voluntariado y el activismo pacífico no son terrorismo.”

Los Estados deben imponer consecuencias significativas por la acción de Israel

La escalada de la represión de agosto de 2022 se produce después de difamaciones sin fundamento que han obstaculizado la financiación y la representación legal de las organizaciones palestinas de derechos humanos, hackeos de teléfonos, otras formas de vigilancia, arrestos arbitrarios y prohibiciones de viaje contra su personal. Pero a pesar del acoso continuo que enfrentan estas organizaciones, han continuado con su trabajo esencial de brindar ayuda humanitaria y servicios de bienestar social muy necesarios a las comunidades palestinas, realizar investigaciones, documentar los abusos de los derechos humanos en Palestina y abogar por la rendición de cuentas.

Los Estados deben pedir al gobierno israelí que revoque las designaciones de estos grupos de derechos humanos palestinos y les permita llevar a cabo su trabajo vital sin obstáculos. Con el reciente restablecimiento del Consejo de Asociación Unión Europea-Israel, el principal órgano diplomático de la Unión Europea responsable de promover las relaciones intergubernamentales, los gobiernos europeos deben demostrar que no comprometerán sus valores y situarán los derechos humanos en el centro de su política hacia Israel y Palestina, poniendo fin a todas las actividades que contribuyen al apartheid y a la profundización de la represión contra el pueblo palestino. En resumen, todos los Estados deben dejar claro que impondrán consecuencias significativas al gobierno israelí si no cambia de rumbo.

Leer más
communique