Israel: campañas para acallar a defensores de derechos humanos de Israel, el Golán y Palestina

París - Ginebra, 27 de abril de 2021 — Calumnias, campañas para disuadir a los donantes, un arsenal legislativo restrictivo, obstáculos judiciales... Hace 20 años que se multiplican las maniobras de desprestigio y de acoso orquestadas por el gobierno israelí contra las ONG y las personas defensoras de los derechos humanos de Israel, el Golán y Palestina. Un nuevo informe publicado por el Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos (una asociación entre la FIDH y la OMCT) documenta y analiza el aumento de estas prácticas en los últimos seis años, a raíz de la agitación provocada por la administración Trump en los Estados Unidos y de la esperada apertura de una investigación por parte de la Corte Penal Internacional.

Las campañas de desprestigio contra las organizaciones que defienden los derechos de la población palestina y siria no han dejado de aumentar, sobre todo desde 2015. A ello se suma una creciente presión sobre los donantes internacionales, así como actos de intimidación, acoso judicial, prohibición de viajar, deportaciones, detenciones arbitrarias, ataques físicos y a través de Internet, e incluso amenazas de muerte.

“La magnitud de la presión que ejercen las autoridades israelíes sobre las ONG independientes está alcanzando tales proporciones que amenaza el ejercicio de sus legítimas actividades de defensa de los derechos humanos. Se debe reconocer esta execrable práctica como lo que es: una descarada campaña de desprestigio a través de la que se intenta sabotear el trabajo de estas resilientes personas defensoras de los derechos humanos.”

Alice Mogwe, presidenta de la FIDH.

El objetivo del informe del Observatorio, titulado Target Locked: The Unrelenting Israeli Smear Campaigns to Discredit Human Rights Groups in Israel, Palestine and the Syrian Golan [Objetivo fijado: las implacables campañas de desprestigio israelíes para desacreditar a los grupos de derechos humanos en Israel, Palestina y el Golán sirio] ponen de relieve la estrategia del Gobierno israelí, aplicada sobre todo por el Ministerio de Asuntos Estratégicos y Diplomacia Pública (MSA), con el respaldo de organizaciones ligadas al gobierno. Esta estrategia pretende deslegitimar las voces críticas de la sociedad civil a través de la denuncia y la estigmatización, vinculándolas falsamente al terrorismo o al antisemitismo, así como presionar a toda persona o institución que ofrezca una plataforma a su discurso y presionar activamente para disminuir sus fuentes de financiación. Esta publicación es el resultado de una misión sobre el terreno realizada en Israel y Palestina, y se basa en el testimonio de representantes de organizaciones de defensa de los derechos humanos palestinas, israelíes y sirias.

“El presente informe documenta el modo en el que el Gobierno israelí continúa abusando de la legítima lucha contra el terrorismo para reducir drásticamente el espacio de la sociedad civil y silenciar cualquier voz crítica. Es urgente que las autoridades pongan fin a toda forma de ataque e intimidación contra las personas defensoras de los derechos humanos y sus organizaciones, de conformidad con sus compromisos internacionales.”

Gerald Staberock, secretario general de la OMCT.

Los ataques orquestados por las autoridades israelíes se producen en un contexto de reducción generalizada de las libertades civiles y del nivel de respuesta de los organismos internacionales. Asimismo, se han visto ampliamente favorecidas por el contexto generado por determinadas decisiones de la anterior administración estadounidense, como el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y el traslado de su embajada de Tel Aviv a Jerusalén Este, o el cese de la financiación estadounidense a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), que han alimentado las reivindicaciones israelíes de soberanía sobre los Altos del Golán y los territorios palestinos.

En respuesta a estas campañas, las organizaciones israelíes, palestinas y sirias han tratado de desmontar este discurso de desprestigio que contribuye al cierre del espacio de la sociedad civil y de encontrar nuevas formas de resiliencia. El presente informe tiene por objeto apoyar este esfuerzo, a través de la formulación de una serie de recomendaciones dirigidas a los gobiernos de Israel y de los territorios árabes ocupados, a terceros países, a los donantes, a las instituciones y a la comunidad internacional en su conjunto, a fin de que se garanticen bajo cualquier circunstancia los derechos de las personas defensoras de los derechos humanos en Israel y en los TPO, de conformidad con la Declaración de la ONU sobre los Defensores de los Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales de derechos humanos.

Vea aquí debajo el informe completo (en inglés)

El Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos es un programa conjunto de la FIDH y de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), cuyo objetivo es proteger a las personas defensoras de los derechos humanos víctimas de violaciones y proporcionarles una ayuda tan concreta como sea posible. La FIDH y la OMCT son miembros de ProtectDefenders.eu, el mecanismo de la Unión Europea para las personas defensoras de los derechos humanos que ha puesto en marcha la sociedad civil internacional.

Leer más
rapport