Egipto: Continúa la violencia sexual generalizada

16/04/2014
Informe
ar en es fa fr

Según informan nuestras organizaciones en un comunicado de prensa difundido hoy, continúan produciéndose de forma generalizada actos de acoso y agresión sexual contra las mujeres, lo que constituye un serio obstáculo para su participación en la transición política del país. Los sucesivos gobiernos no han adoptado medidas para acabar con la violencia contra la mujer y estos delitos se siguen cometiendo con total impunidad.

El informe titulado « Egypt : Keeping Women Out – Sexual violence in the public sphere », presenta más de doscientos cincuenta casos, ocurridos entre noviembre de 2012 y enero de 2014, de mujeres participantes en las protestas que han sido agredidas sexualmente y en algunos casos violadas por grupos de hombres. " Ni un sólo responsable de estos delitos ha tenido que responder ante la justicia por ello. El clima de impunidad contribuye a que hechos de este tipo se repitan y a que se generalice la tolerancia social hacia la violencia contra la mujer ", afirma Karim Lahidji, presidente de la FIDH.

Los ataques que tuvieron lugar en la plaza de Tahrir son la manifestación más visible de un problema sistémico persistente. En Egipto, las mujeres son objeto, a diario, de acoso y agresiones sexuales en las calles, en el transporte público y en el lugar de trabajo.

En todos los niveles de la sociedad, desde la familia a las instituciones del estado, se culpa a las sobrevivientes de "provocar" estos ataques. La vergüenza y la estigmatización que conlleva hace que muchas sobrevivientes no denuncien este tipo de delitos. Cuando lo hacen, estas denuncias rara vez resultan en la apertura de una investigación. Ellas afirman que la policía y la fiscalía tienden a no creerles o a minimizar la seriedad de los ataques.

El gobierno ha tomado solo medidas muy puntuales. " A pesar de que acogemos con satisfacción la disposición de la Constitución sobre la protección de la mujer frente a la violencia, las autoridades tienen todavía un largo camino por recorrer para empezar a luchar contra un fenómeno que ha alcanzado proporciones epidémicas. Se necesitan medidas globales, tomadas de forma concertada con la sociedad civil, no sólo para proteger y promover el derecho a la mujer a vivir en un entorno libre de violencia, sino también para que las mujeres puedan participar en la definición del futuro de Egipto ", indica Mozn Hassan, directora ejecutiva del Instituto de Estudios Feministas Nazra.

" Egipto ha incumplido su obligación de acuerdo al derecho internacional de garantizar que se lleven a cabo investigaciones, procesamientos y sanciones eficaces contra los autores de los delitos, ya sean agentes estatales o civiles ", declara Nevine Ebeid, coordinadora del programa sobre mujeres y participación política de la Fundación New Woman.

" No podemos ignorar el vínculo existente entre la violencia generalizada y la discriminación contra la mujer plasmada en las leyes egipcias. Es necesaria voluntad política para abordar la cuestión de la violencia contra la mujer y llevar a cabo profundas reformas del sistema de justicia así como del estatus de la mujer, tanto legal como en la práctica ", añade Farah Barqawi, cofundadora del movimiento Levantamiento de las Mujeres del Mundo Árabe.

Descargar el Informe en inglés

Ver el video

Leer más
rapport