Argelia: Las autoridades deben dejar de acosar a los activistas de los derechos laborales

13/03/2015
Llamado urgente
ar en es fr

Copenhague-París-Ginebra, 13 de marzo de 2015 – La Red Euromediterránea de Derechos Humanos (EMNHR), el Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos, un programa conjunto de la FIDH (Federación Internacional de los Derechos Humanos) y la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT) denuncian las graves violaciones del derecho a un juicio justo ocurridas durante la última vista contra nueve activistas del Comité Nacional para la Defensa de los Derechos de los Trabajadores Desempleados (Comité National pour la Défense des Droits de Chômeurs - CNDDC), celebrado el 11 de marzo de 2015 en Laghouat, a 400 kilómetros al sur de Argel.

Ese día, se desplegó un número desproporcionado de policías, impidiendo así que el público y los testigos de la defensa entraran en la sala del juzgado, lo que constituye una violación de los derechos de la defensa y a un juicio justo. Fuera del tribunal, la policía detuvo a casi cincuenta manifestantes pacíficos que estaban expresando su solidaridad con los nueve acusados. Todos los manifestantes fueron puestos en libertad poco después. Como protesta, la coalición de abogados de la defensa decidió retirarse.

La audiencia de apelación de Mohamed Rag se ha aplazado hasta el 18 de marzo de 2015; las vistas de apelación de los otros ocho activistas, Khencha Belkacem, Brahimi Belelmi, Mazuzi Benallal, Azzouzi Bubakeur, Korini Belkacem, Bekuider Fauzi, Bensarkha Tahar y Djaballah Abdelkader, se han fijado para el 25 de marzo de 2015.
Estos activistas fueron detenidos el 28 de enero de 2015 y condenados por el juzgado de primera instancia de Laghouat el 11 de febrero a un año de cárcel, con seis meses de libertad condicional y una multa de 5.000 dinares argelinos por "congregarse" (art. 97 del Código Penal) y por "ejercer presión sobre las decisiones de los magistrados" (art. 147 del Código Penal). Mohamed Rag, en la cárcel desde el 22 de enero de 2015, fue condenado ese mismo día a 18 meses de cárcel y a una multa de 20.000 dinares argelinos por "ataque contra un agente de las fuerzas de seguridad en el ejercicio de sus funciones", al amparo del artículo 148 del Código Penal. Nuestras organizaciones han denunciado repetidamente las condiciones de su arresto y detención, que parecen tener como objetivo únicamente sancionar sus actividades en el ámbito de los derechos humanos.

Nuestras organizaciones también condenan el aumento del número de casos de acoso judicial aparentemente dirigido contra otros activistas, en particular contra Rachid Auine y otros tres miembros del CNDDC, en la ciudad de El Oued, a 620 kilómetros al sureste de Argel. El Sr. Aouine fue condenado por el juzgado de primera instancia de El Oued el 9 de marzo de 2015 a seis meses de cárcel y a una multa de 50.000 dinares argelinos por "instigar una congregación no armada de personas" en virtud del artículo 100 del Código Penal argelino. Publicó un comentario en Facebook instando a la policía a defender sus derechos en vez de reprimir a los manifestantes. Abdelhamid Brahimi, que criticó a la policía de El Oued en Facebook por el brutal arresto de los miembros de la familia de Rachid Aouine, reunidos pacíficamente el 3 de marzo para pedir la puesta en libertad de Rachid, fue detenido ese mismo día y se le acusó de "instigar una congregación de personas", apoyándose en sus comentarios en esta red social.

Finalmente fue puesto en libertad el 9 de marzo. Por último, Ferhat Missa y Yussef Sultani fueron detenidos el 1 y el 3 de marzo de 2015 respectivamente, y posteriormente puestos en libertad. Se les juzgará el 16 y 19 de marzo por "instigar una congregación" al haber participado en manifestaciones pacíficas en El Oued.

Nuestras organizaciones piden a las autoridades argelinas:
• La inmediata e incondicional puesta en libertad de Rachid Aouine, Mohamed Rag, Khencha Belkacem, Brahimi Belelmi, Mazuzi Benallal, Azzuzi Bubakeur, Korini Belkacem, Bekouider Fauzi, Bensarkha Tahar y Djaballah Abdelkader, ya que su detención parece tener como único objetivo sancionar sus actividades en el ámbito de los derechos humanos;

• El fin del acoso contra todos los defensores de los derechos humanos antes mencionados, incluido el acoso judicial, en cumplimiento de las disposiciones de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Defensores de los Derechos Humanos;

• Que garanticen el derecho a un juicio justo y velen por que existan unas garantías mínimas para los derechos de la defensa, en cumplimiento del artículo 14(3) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), ratificado por Argelia.

• Que garanticen el derecho a la libertad de reunión, asociación y expresión, en cumplimiento de la Constitución argelina y de las disposiciones del PIDCP.

Leer más
appelobs