Declaración conjunta de las organizaciones miembros de la FIDH, İHD y HRFT, sobre el intento de golpe en Turquía

16/07/2016
Nuestro Movimiento
en es fa

Estamos en contra de cualquier tipo de golpe de Estado, intento de organización de un golpe de Estado y de cualquier práctica antidemocrática, y defendemos la vida civil auténticamente democrática y el respeto por los derechos humanos...

El 15 de julio de 2016 hubo un intento de organizar un golpe de Estado en Turquía y persiste el peligro de que se produzca un golpe. Muchos civiles, soldados y agentes de policía han perdido la vida o han resultado heridos a causa de la violencia y de los enfrentamientos que han tenido lugar durante este intento. La actividad desplegada por vehículos militares y aviones de combate en los centros urbanos, especialmente en asentamientos civiles y barrios residenciales, así como los enfrentamientos que se produjeron en estas zonas, causaron honda preocupación y miedo entre la ciudadanía. Por otra parte, observamos igualmente que en algunos casos hay ciudadanos que mostraron reacciones que van más allá de los principios democráticos y se produjeron algunos intentos de linchamiento. En resumen, Turquía avanza hacia rápidamente hacia una situación de profundo caos cuyo alcance se ignora.

Nosotros, la Asociación de Derechos Humanos (IHD) y la Fundación de Derechos Humanos de Turquía (HRFT), desearíamos poner de manifiesto que defendemos la democracia y los principios de derechos humanos en cualquier circunstancia y en todo momento. Esta es nuestra posición fundamental, que hemos defendido desde la creación de nuestras organizaciones. Condenamos cualquier tipo de golpe de Estado y de intento de golpe, que suponen una negativa total de la democracia y de los derechos y libertades fundamentales, y condenamos igualmente la violencia y los linchamientos que recuerdan escenas de guerra civil. Manifestamos nuestras condolencias a las familias de las víctimas y deseamos una rápida recuperación a las personas heridas.

Esta situación de caos está directamente relacionada con el hecho de que Turquía no ha sido capaz de resolver sus problemas en materia de democracia y de derechos humanos. El Gobierno no ha aplicado principios democráticos como pluralidad, transparencia y participación, sino que ha perjudicado a los derechos y libertades fundamentales así como el propio Estado de derecho, ha aprobado leyes antidemocráticas como la ley de impunidad para los soldados —lo que refuerza la tutela militar—, ha adoptado políticas basadas en la violencia en vez de resolver la cuestión kurda por medios pacíficos y democráticos y ha llevado a cabo una guerra tanto internamente como en otros países. Todos estos problemas condujeron a una profunda crisis política y estatal en Turquía.

Lamentablemente, algunas declaraciones relativas a volver a implantar la pena de muerte en Turquía despiertan serias preocupaciones sobre las posibilidades que plantea nuestro futuro. La única salida ante este caos es acatar y respetar el Estado de derecho, la democracia y los derechos humanos, así como adoptar políticas pacíficas tanto internamente como en otros países.

Las fuerzas democráticas de Turquía continuarán luchando por una verdadera democracia y contra regímenes militares o golpes de Estado, prácticas antidemocráticas y administraciones civiles cada vez más autoritarias. La İHD y la HRFT quisieran reiterar que continuaremos llevando a cabo nuestras actividades de derechos humanos para establecer y documentar las vulneraciones de los derechos humanos que se produzcan y para proporcionar asistencia jurídica y médica.

¡No a los golpes de Estado ni a los gobiernos antidemocráticos!

¡La democracia y los derechos humanos son lo más importante!

Leer más