Tribunales rusos asestan un golpe a la sociedad civil al cerrar la ONG Memorial

29/12/2021
Comunicado
en es fr

En los últimos dos días, los tribunales rusos han asestado dos duros golpes a la sociedad civil del país al liquidar dos de sus más antiguas y destacadas organizaciones sin ánimo de lucro, International Memorial y el Centro de Derechos Humanos Memorial, por haber infringido supuestamente la célebre ley sobre "agentes extranjeros". Estas decisiones, motivadas políticamente, son una reafirmación de la determinación del régimen de controlar la narrativa histórica del pasado soviético y marcan un nuevo hito en la represión política de la Rusia moderna. La FIDH denuncia estas actuaciones judiciales y pide a la comunidad internacional la más enérgica condena, su solidaridad y una respuesta judicial.

En el día de hoy, el tribunal de la ciudad de Moscú ha ordenado la disolución del Centro de Derechos Humanos Memorial, una de las ONG más importantes de Rusia, conocida por mantener una lista de presos/as políticos/as, representar a miles de víctimas de violaciones de los derechos humanos ante los tribunales nacionales e internacionales y prestar asistencia jurídica a los/as presos/as políticos/as, así como a las personas refugiadas y migrantes. HRC Memorial es y seguirá siendo miembro de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

"La orden de liquidar HRC Memorial no nos ha sorprendido. Todavía no tenemos el texto completo de la sentencia del tribunal, pero nuestra intención, en cualquier caso, es apelar",

comentó Anna Dobrovolskaya, directora ejecutiva de Memorial.

Previamente, el 28 de diciembre de 2021, el Tribunal Supremo de Rusia había ordenado la liquidación de la Sociedad Internacional Memorial, la ONG más antigua del país cuyo principal objetivo era descubrir y archivar pruebas de los abusos contra los derechos humanos cometidos en la era soviética, localizar lugares de enterramiento, conmemorar a las víctimas y sensibilizar a la población en general en materia de derechos humanos.

Estas actividades han puesto de manifiesto el carácter represivo del actual régimen y su labor de manipulación de la memoria histórica del pasado soviético en detrimento de los derechos humanos de la población rusa de a pie, por lo que ambas entidades de Memorial se han convertido en una auténtica molestia para las autoridades.

"Sin duda, la persecución de las dos entidades relacionadas con Memorial se lleva a cabo como represalia por su incansable labor de conmemoración y protección de las víctimas de los abusos de los derechos humanos. La destrucción de estas conocidas ONG es un ataque a la justicia, la memoria y la humanidad, y una enorme pérdida para Rusia,"

dijo Alice Mogwe, presidenta de la FIDH.

La asfixia de la sociedad civil, que comenzó en torno a 2012, ha llegado a su punto álgido a finales de 2021 con el ataque coordinado de las autoridades contra las dos entidades de Memorial. El 8 de noviembre de 2021, la Fiscalía General de la Federación Rusa y la Fiscalía de la ciudad de Moscú presentaron sendas denuncias administrativas en las que solicitaban la liquidación de Memorial Internacional y de HRC Memorial. Entre los principales motivos de ambas denuncias se cita el supuesto incumplimiento de la ignominiosa ley sobre "agentes extranjeros", entre otras, de la disposición que exige etiquetar todos los materiales como producidos por un "agente extranjero". También se acusó a HRC Memorial de justificar el terrorismo y el extremismo.

Ambos juicios fueron absurdos, incluso según los estándares de los juicios estalinistas, lo que puso de manifiesto su verdadero motivo. Con una duración de solo cinco vistas en el caso de HRC Memorial y de tres en el caso de International Memorial, en los juicios no se aportó ninguna prueba fiable que corroborara ninguna de las afirmaciones de las autoridades o que justificara la necesidad de liquidar las organizaciones, y ambas sentencias se dictaron basándose únicamente en afirmaciones que figuraban en las denuncias iniciales, entre otras, que ambas organizaciones violaban los tratados internacionales de derechos humanos, como la Convención sobre los Derechos del Niño. En los alegatos finales del caso contra International Memorial, la Fiscalía admitió que el intento de cerrar Memorial se justificaba porque, al conmemorar a las víctimas de las atrocidades de la era soviética, "da una falsa imagen de la URSS como estado terrorista".

Leer más
communique