Los ataques contra periodistas independientes en Rusia deben cesar

10/07/2020
Comunicado
en es ru

Moscú, París, Bruselas – El 7 de julio, el Servicio Federal de Seguridad detuvo a Ivan Safronov, un conocido experiodista de Kommersant y Vedomosti, acusándolo de alta traición. En las últimas semanas, otros periodistas cercanos fueron perseguidos judicialmente, agredidos físicamente y acosados de diferentes modos. La FIDH y sus organizaciones miembros, el Centro contra la Discriminación "Memorial" y el Centro de Derechos Humanos "Memorial", están alarmados por el aumento de los casos de ataques contra periodistas y consideran que se trata de un intento intencionado de las autoridades de socavar la libertad de expresión y los derechos de la prensa en Rusia.

El 7 de julio, en Moscú, el Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en inglés) detuvo a un antiguo periodista de Kommersant y Vedomosti, Ivan Safronov, acusado de traición. Según el FSB, estaba entregando información secreta a los servicios especiales checos. Este autor de numerosos artículos sensacionalistas y de otros artículos críticos con el Gobierno en asuntos de política interna, militar e industrial de Rusia se enfrenta ahora a una pena de 12 a 20 años de prisión.

Las audiencias judiciales en los casos de alta traición suelen celebrarse a puerta cerrada y los materiales del caso se mantienen en secreto, por lo que ni siquiera el equipo de la defensa de Safronov ha recibido la información sobre los hechos que se le imputan. El Kremlin sostiene que las acusaciones no están relacionadas con las actividades periodísticas de Safronov y se niega a garantizar la transparencia de las actuaciones, lo que da motivos para dudar de la validez de la acusación. Muchos periodistas calificaron la acusación de absurda, señalando que el artículo sobre "alta traición" está formulado en el Código Penal de Rusia de manera que puede utilizarse contra cualquier periodista que cubra asuntos militares.

El arresto de Ivan Safronov se produjo un día después de que otra periodista, Svetlana Prokopieva, fuera condenada el 6 de julio por "justificar el terrorismo" debido a un comentario radiofónico que sugería la existencia de una relación entre el clima político de Rusia y la muerte de un adolescente que había puesto una bomba en la ciudad de Arjanguelsk. Ese mismo día las autoridades abrieron una causa penal contra un conocido periodista y editor de un medio de comunicación independiente en línea, Mediazona, Petr Verzilov. La policía efectuó ocho registros en su apartamento y lo detuvo varias veces en las últimas semanas por diferentes motivos, hasta que el 6 de julio se le acusó de no notificar a las autoridades rusas que tenía con una segunda nacionalidad.

El 8 de julio, la periodista gráfica Victoria Ivleva fue detenida arbitrariamente en Petrozavodsk cuando asistía a la audiencia judicial contra Yuri Dmitriev, un historiador de la represión soviética falsamente acusado. El 9 de julio, la policía realizó registros en la oficina del periódico de la oposición "MBKh Media" y de su editor jefe Sergei Prostakov. Anteriormente, el 30 de junio, un famoso fotógrafo y periodista, David Frankel, fue agredido físicamente en un colegio electoral de San Petersburgo mientras intentaba filmar un intento de expulsar a un comisionado electoral del colegio, dos policías lo atacaron y le rompieron el brazo.

Se ha detenido arbitrariamente a un gran número de periodistas y activistas que protestaban contra esta nueva ola de represión contra el periodismo independiente y la libertad de expresión en Rusia. Solo después del arresto de Ivan Safronov, la policía de Moscú detuvo a 20 manifestantes que se encontraban en piquetes solitarios cuando, en algunos casos, solo estaban desenvolviendo sus pancartas.

La práctica de presentar procedimientos penales contra periodistas socava la libertad de expresión, incluida la libertad de prensa, y puede considerarse un intento orquestado por el Estado de silenciar las voces críticas y desalentar la disidencia. Estos ataques son especialmente inquietantes en el contexto del referéndum ilegítimo sobre las enmiendas a la Constitución rusa que se ha llevado a cabo el 3 de julio de 2020 y que es contrario a las leyes rusas y a las normas internacionales.

La FIDH y sus organizaciones miembros, el Centro contra la Discriminación "Memorial" y el Centro de Derechos Humanos "Memorial", condenan el aumento de ataques contra periodistas y piden a las autoridades rusas que pongan fin a las restricciones injustificadas a la libertad de reunión, la libertad de expresión y la libertad de prensa, y que pongan fin a todos los casos de hostigamiento judicial contra periodistas objeto de ataques por sus actividades profesionales. En el caso de Ivan Safronov, instamos a las autoridades a que garanticen la transparencia de la investigación –incluida la publicación de los cargos contra él– y un juicio justo y abierto.

Leer más
communique