Tailandia: El abuso de la ley de lesa majestad obstaculiza la expresión creativa

París, Ginebra, 4 de junio de 2015: El abuso por parte de Tailandia del artículo 112 del Código Penal sobre lesa majestad ha restringido de manera considerable la expresión creativa en relación a la monarquía tailandesa y ha llevado al encarcelamiento de varios artistas y escritores, afirmó la FIDH en un nuevo informe publicado hoy.

El informe, titulado Dark Ages −Violations of cultural rights under Thailand’s lèse-majesté law [La Edad de las tinieblas − Las violaciones de los derechos culturales en virtud del artículo de lesa majestad de Tailandia] explica el modo en que las restricciones impuestas en el país de conformidad con lo establecido por el artículo 112 vulneran las obligaciones adquiridas como signatario del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), del que Tailandia es Estado parte. La FIDH publicó su informe con ocasión de la revisión del informe periódico de Tailandia por parte del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CDESC), el 4 y 5 de junio en Ginebra.

"Las autoridades han bloqueado sistemáticamente sitios web, prohibido libros y suprimido otras actividades y materiales, escritos y orales, considerados críticos con la familia real. Estas medidas, unidas a la imposición de duras penas de prisión para quienes vulneren el artículo de lesa majestad, impiden en la práctica todo debate público sobre la monarquía tailandesa," afirmó el presidente de la FIDH, Karim Lahidji.

El artículo 112 del Código Penal tailandés impone condenas de cárcel para quienes difaman, insultan o amenazan la figura del rey, la reina, el heredero al trono o el regente. Las personas consideradas culpables de incumplir el artículo 112 se enfrentan a penas de prisión que pueden ir desde los tres hasta los quince años para cada infracción.

El informe documenta el exceso de celo de Tailandia en la aplicación del artículo 112, lo que ha llevado al país a incumplir su obligación de respetar y proteger el derecho de todas las personas a participar en la vida cultural, derecho garantizado por el artículo 15 del PIDESC.

El encarcelamiento de los actores de teatro Pornthip Munkong, conocido como Golf, y Patiwat Saraiyaem, conocida como Bank, por acusaciones de lesa majestad tras haber actuado en una obra política, ilustra claramente la relación entre el abuso del artículo 112 por parte de Tailandia y la falta de protección del derecho a participar en la vida cultural. Otras personas que participaron en esa representación teatral han huido del país por miedo a ser detenidas y acusadas de haber cometido algún delito contra el artículo 112.

En los últimos años, se han producido varios casos de acusaciones de lesa majestad, así como encarcelaciones, motivadas por la publicación de material relacionado con la monarquía tailandesa. Desde que la junta tomó el poder mediante un golpe de Estado el 22 de mayo de 2014, el país está dirigido por el Consejo Nacional para la Paz y el Orden (CNPO) y se ha producido un notable aumento del número de detenciones y enjuiciamientos en virtud del artículo 112. Trece de los dieciséis casos de lesa majestad que se han producido desde el golpe de Estado de 2014 y que han dado lugar a sentencias de encarcelamiento presentan elementos relacionados con el derecho a libertad de expresión y con el derecho a participar en la vida cultural. En muchos casos, se imputan estos cargos de lesa majestad a personas que han compartido a través de Facebook opiniones y contenidos relacionados con la monarquía. Una persona acusada del delito de lesa majestad, Siraphop Komarut, ha permanecido en prisión desde junio de 2014 y continúa encarcelado por escribir un poema que aludía al venerado rey Bhumibol Adulyadej.

Tailandia también ha prohibido habitualmente libros y otras publicaciones que proporciona una perspectiva crítica del rey Bhumibol y de otros miembros de la familia real. El clima de miedo ocasionado por estas medidas ha dado lugar a una autocensura generalizada.

Además, las autoridades han llevado a cabo una interesante y extensa campaña para censurar el contenido en línea considerado ofensivo para la monarquía, tendencia que ha continuado bajo el gobierno del Consejo Nacional para la Paz y el Orden. Del desde el 22 de mayo las autoridades han bloqueado cientos de sitios web que supuestamente difamaban la monarquía. A principios de enero de 2015 el Consejo Nacional para la Paz y el Orden aprobó un proyecto de ley sobre ciberseguridad con el objetivo de legalizar el control generalizado de las comunicaciones electrónicas. El general Prayuth Chan-ocha, líder del Consejo Nacional, indicó que uno de los objetivos del proyecto de ley sobre ciberseguridad era la represión de los contenidos en línea considerados de lesa majestad. La legislación propuesta contempla la creación de un comité gubernamental con autoridad para acceder a la información de los ordenadores personales, teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos sin necesidad de una orden judicial.

"Quienes critican a la monarquía tailandesa se enfrenta, previsiblemente a la censura, la prisión o el exilio," afirmó el Sr. Lahidji. "Tailandia debe, cuando menos, modificar el artículo 112 del Código Penal para eliminar las penas de prisión para los delitos vinculados a legítimo ejercicio del derecho a la libertad de opinión y expresión. Las autoridades deben igualmente poner fin con la censura del material impreso y electrónico relacionado con la monarquía tailandesa, para garantizar la libre circulación de ideas e información," instó.

El informe de la FIDH formula numerosas recomendaciones para garantizar que las limitaciones impuestas en virtud del artículo 112 al derecho a participar en la vida cultural son compatibles con las obligaciones internacionales adquiridas por Tailandia de acuerdo a lo establecido por el PIDESC.

El informe es una versión actualizada del informe paralelo presentado por la FIDH el 55.º Período de sesiones del CDESC.

Leer más
communique