Irán: resolución sobre las violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos

Resolución adoptada por el 38° Congreso de la FIDH

Presentada por: Ligue iranienne des droits de l’Homme (LDDHI)

Considerando que la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán se ha deteriorado drásticamente en los últimos tres años:

  • El secretario general de las Naciones Unidas y el relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Irán han publicado informes anuales que describen el empeoramiento de las condiciones de los derechos humanos en Irán;
  • Las resoluciones de la Asamblea General anual de la ONU sobre Irán que denuncian las violaciones de los derechos humanos recaban un número creciente de votos;
  • El gobierno ha ignorado por completo las recomendaciones de la Revisión Periódica Universal de 2010 y ni siquiera ha cumplido las recomendaciones que había aceptado;

CONSIDERANDO que la pena de muerte se aplica ampliamente y con frecuencia:

  • La República Islámica de Irán es el país donde se registran más ejecuciones por habitante en el mundo, el segundo después de China en cuanto al número de ejecuciones en total. En los últimos tres años, han sido registradas respectivamente por lo menos 553 (2010), 634 (2011) y más de 500 (2012). Se ejecuta a menores por crímenes presuntamente cometidos cuando todavía no habían cumplido 18 años. Las ejecuciones en público y las ejecuciones en secreto son comunes;
  • La sentencia de muerte es dictada para más de veinte categorías de delitos, incluso delitos que no son graves, como los que están relacionados con la droga o los delitos de carácter económico; pero también para delitos de denominación ambigua, como moharabeh (animadversión a Dios), o “corrupción en la tierra”, principalmente para los presos políticos;
  • El estrangulamiento es el métodos de ejecución más frecuente e inhumano; la lapidación es otro método cruel que dicta la ley y se practica. Varias personas han sido sentenciadas a ser ejecutadas por lapidación;
  • Miles de presos están pendientes de ejecución;

CONSIDERANDO que las garantías procesales se ignoran y deniegan sistemáticamente:

  • Los imputados, sobre todo en causas de carácter político, son detenidos sin orden de detención, sometidos a largos períodos de incomunicación y se les niega el acceso a sus familiares y abogados, así como a un juicio justo;
  • Las personas condenadas a muerte por haber cometido un delito relacionado con la droga no tienen derecho a apelar la sentencia;

CONSIDERANDO que la libertad de conciencia, de pensamiento, de expresión, de reunión y de asociación prácticamente no existe:

  • Centenares de periodistas han sido obligados a huir del país y aproximadamente sesenta periodistas, escritores y blogueros estaban presos en febrero de 2013. Se cierran periódicos frecuentemente;
  • Reuniones pacíficas han sido atacadas y sus participantes han sido detenidos. Las reuniones literarias están prohibidas;
  • Varias organizaciones, como la Asociación de Periodistas, la Asociación de Escritores y partidos políticos disidentes y pacíficos están prohibidos y sus miembros han sido condenados a largas penas de cárcel;
  • Sindicatos independientes de trabajadores y docentes han sido atacados y sus miembros han sido condenados a largas penas de cárcel;
  • Cineastas han sido encarcelados por su trabajo;
  • Y las editoriales están sometidas a controles estrictos y severos, así como a una censura rigurosa que ha provocado la quiebra de numerosas empresas;

CONSIDERANDO que los defensores de los derechos humanos, incluidos abogados, militantes feministas, sindicalistas que intentan organizar sindicatos independientes, militantes estudiantes, periodistas y escritores, defensores de los derechos de las minorías, enfrentan una severa persecución, han sido víctimas de represión y condenados a largas penas de cárcel. Entre ellos:

  • Cuatro miembros de la liga miembro de la FIDH, Centro de Defensores de los Derechos Humanos: don Mohammad Seifzadeh, don Abdolfattah Soltani, don Mohammad Ali Dadkhah y doña Nasrin Sotoudeh (galardonada con el premio Sájarov del Parlamento Europeo a la libertad de conciencia en 2012) están actualmente cumpliendo condenas respectivas de 8, 13, 9 y 6 años de cárcel, y los tres últimos han sido inhabilitados para el ejercicio de su profesión de abogado durante 20, 10 y 10 años respectivamente. Mohammad Sadiq Kaboudvand, presidente de la Organización de Derechos Humanos de Kurdistán, cumple una condena a 11 años de cárcel desde 2007.

CONSIDERANDO que se violan los derechos de la mujer regularmente:

  • La mujer es considerada por ley como la mitad de un hombre en numerosos supuestos; la edad de responsabilidad penal para la mujer es de 9 años lunares; el proyecto de ley de protección de la familia facilitará la poligamia y reducirá los ya muy limitados derechos de la mujer;
  • La policía y las fuerzas de seguridad emplean frecuentemente la fuerza y la violencia, así como medidas legales y multas para imponer estrictas normas vestimentarias a las mujeres;
  • Se han adoptado numerosas medidas para apartar a las mujeres de los hombres en las universidades y servicios estatales, y para excluir a las mujeres de numerosos cursos universitarios;

CONSIDERANDO que las comunidades étnicas han sido objeto de una represión incesante:

  • Han sido privadas del derecho a aprender, enseñar y publicar libros y periódicos en sus propios idiomas;
  • Han padecido una amplia discriminación política y económica;
  • Sus militantes políticos y culturales han padecido una represión todavía más intensa y, en particular las comunidades árabes, kurdas y bloch, han sido víctimas de un número de ejecuciones proporcionalmente más elevado;

CONSIDERANDO que las minorías religiosas han padecido una severa persecución:

  • Las minorías religiosas reconocidas por la Constitución, en particular los musulmanes suníes, los chiíes disidentes, derviches sufís incluidos, los cristianos y otras minorías han padecido una represión rigurosa y decenas de creyentes han sido detenidos y condenados a duras penas de cárcel;
  • Los centros de oración de los derviches han sido atacados y destruidos. Varios derviches, incluidos cinco abogados, se encuentran en prisión preventiva desde septiembre de 2011;
  • Han sido cerradas iglesias. Varios cristianos, pastores incluidos, están en la cárcel;
  • Los bahaístas (doctrina no reconocida) han sido privados de sus derechos sociales. Más de cien creyentes están en la cárcel y muchos de ellos han sido condenados a largas penas;

CONSIDERANDO que se impide constantemente la celebración de elecciones libres:

  • Solamente se pueden presentar a las elecciones candidatos seleccionados con arreglo a una legislación muy discriminatoria. Centenares de candidatos han sido excluidos de las elecciones;
  • No se permite que las mujeres se presenten a las elecciones presidenciales;
  • Tras las concurridísimas manifestaciones de 2009, miles de personas que protestaban contra el fraude electoral fueron detenidas, torturadas y encarceladas; varias de ellas murieron en los centros de detención y los responsables quedaron impunes;
  • Dos candidatos a las elecciones presidenciales de 2009: el ex primer ministro Mir-Hosein Mousaví y el ex presidente del parlamento Mehdi Karroubi, así como la esposa de Mousaví, Zahra Rahnavard, cumplen arresto domiciliario desde febrero de 2011.

El 38º Congreso de la FIDH

EXPRESA su firme apoyo a todos los defensores iraníes de los derechos humanos;

INSTA al gobierno de la República Islámica de Irán a que:

  • Cumpla todas las obligaciones que le impone el derecho internacional de derechos humanos y, en particular:
  • Cese inmediatamente la ejecución de menores y las ejecuciones públicas;
  • Cese inmediatamente la imposición de la pena de muerte por cargos de carácter político;
  • Establezca una moratoria sobre la pena de muerte, con miras a abolirla por completo;
  • Respete y garantice la igualdad de la mujer ante la ley y en la práctica;
  • Respete y garantice la libertad de expresión, pensamiento, conciencia y opinión, de reunión y asociación, así como los derechos de las minorías;
  • Garantice la celebración de elecciones justas y libres;
  • Garantice a todos los presos el debido procedimiento legal, el acceso a atención médica adecuada y a sus familiares y abogados, así como el derecho a un juicio justo conforme a las normas internacionales;
  • Libere a todos los presos políticos; Insta a las Naciones Unidas, la Unión Europea y los gobiernos nacionales a que: 
  • Llamen al gobierno iraní a liberar a todos los presos políticos, defensores de los derechos humanos incluidos;
  • Llamen al gobierno iraní a cooperar con los procedimientos especiales de la ONU y a asegurarles un pronto acceso;
  • Tomen medidas efectivas para remediar y prevenir comportamientos empresariales que podrían constituir complicidad con violaciones de los derechos humanos cometidas en la República Islámica de Irán y, en particular, prohíban la exportación de todos los artículos utilizados para reprimir a los manifestantes, el espionaje y otros materiales utilizados para controlar el acceso de la población a internet y otros medios.
Leer más