India: organizaciones de derechos humanos piden la liberación de Khurram Parvez tras un año de detención arbitraria

21/11/2022
Declaración
en es fr
Sameena Mir / Creative Commons

21 de noviembre de 2022 - Las organizaciones abajo firmantes piden la liberación inmediata e incondicional del defensor de derechos humanos de Cachemira, Khurram Parvez, que fue detenido hace un año, el 22 de noviembre de 2021, por motivos políticos de terrorismo y otros cargos.

Khurram Parvez, coordinador de la Coalición de la Sociedad Civil de Jammu y Cachemira (JKCCS) y presidente de la Federación Asiática contra las Desapariciones Involuntarias (AFAD), lleva más de 20 años defendiendo los derechos humanos, documentando e investigando, incluso en la región de Jammu y Cachemira.

El 22 de noviembre de 2021, el organismo antiterrorista de India, la Agencia Nacional de Investigación (NIA), allanó el domicilio y la oficina de Parvez durante aproximadamente 14 horas, incautando su ordenador portátil, su teléfono móvil y sus libros y los de sus familiares. A continuación se le llamó para interrogarle en la oficina de la NIA, donde fue detenido sobre la base de un primer informe de información presentado por la NIA el 6 de noviembre de 2021. En la nota de detención se indicaba que Parvez estaba acusado en virtud del Código Penal indio y de la Ley de Prevención de Actividades Ilícitas (UAPA), la abusiva ley antiterrorista de India, que dificulta la libertad bajo fianza. En concreto, se le acusaba de "conspiración criminal", "librar o intentar librar una guerra, o instigar a librar una guerra, contra el gobierno de India", "castigo por conspiración para librar una guerra contra el gobierno de India", "recaudación de fondos para actividades terroristas", "castigo por conspiración", "reclutamiento de cualquier persona o personas para cometer un acto terrorista", "delito relacionado con la pertenencia a una organización terrorista" y "delito de recaudación de fondos para organizaciones terroristas". En mayo de 2020, expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) plantearon su preocupación por varias disposiciones de la UAPA que son incompatibles con el derecho y las normas internacionales de derechos humanos.

Las autoridades indias han atacado en repetidas ocasiones a Khurram Parvez por su trabajo en favor de los derechos humanos en un intento de silenciarlo e intimidar a otras personas. A lo largo de los años, la NIA y otros organismos encargados de hacer cumplir la ley le han acusado de "llevar a cabo actividades secesionistas y separatistas" en la región y han realizado redadas en su casa y en sus oficinas. En 2016, las autoridades le prohibieron viajar a Suiza para asistir a la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y luego lo encarcelaron durante 76 días en virtud de la Ley de Seguridad Pública de Jammu y Cachemira. En diciembre de 2021, expertos de la ONU instaron a las autoridades indias a dejar de atacar a Parvez.

El 13 de mayo de 2022, tras 173 días de detención, la NIA presentó un pliego de cargos preliminar ante el Tribunal Especial de la NIA en Nueva Delhi contra Parvez y declaró que seguiría investigando el caso. La NIA acusó a Parvez de "dirigir una red de trabajadores sobre el terreno de la [organización militante armada con sede en Pakistán] Lashkar-e-Taiba (LeT) para promover las actividades de LeT y cometer atentados terroristas en India", según el comunicado de prensa publicado por la NIA el 13 de mayo de 2022. Desde entonces, su detención ha sido prorrogada al menos cinco veces por el Tribunal Especial de la NIA en Nueva Delhi en virtud del artículo 43D (2) (b) de la UAPA, que permite ampliar el periodo de detención hasta 180 días si la agencia de investigación no puede completar la investigación de un caso en un periodo de 90 días.

Parvez lleva ya un año detenido. Su detención arbitraria forma parte de una larga lista de violaciones de derechos humanos cometidas por las autoridades indias contra defensores de los derechos humanos, organizaciones de la sociedad civil, periodistas y activistas de Jammu y Cachemira. En lugar de trabajar para que se rindan cuentas por estas violaciones, las autoridades han perseguido y detenido a quienes han sacado a la luz y han buscado la justicia por dichas violaciones. Las autoridades indias también han reprimido la libertad de los medios de comunicación y han cerrado Internet para reprimir las protestas pacíficas y restringir el acceso a la información. Esto ha causado un efecto escalofriante, reduciendo aún más el espacio cívico en una región que ya se enfrenta a una creciente represión de la disidencia desde que el Parlamento indio revocó el estatuto especial de autonomía de Jammu y Cachemira en agosto de 2019.

Las autoridades indias deben poner en libertad a Parvez de forma inmediata e incondicional, y deben retirarse todos los cargos contra él, ya que son una represalia por su labor pacífica en favor de los derechos humanos. Los defensores de los derechos humanos deben ser protegidos, no perseguidos. Las autoridades indias deben dejar de criminalizar el trabajo de los defensores de los derechos humanos y poner fin a todos los intentos de silenciar e intimidar a los defensores de los derechos humanos y a otras voces críticas con el gobierno. En su lugar, las autoridades indias deben dar prioridad a acabar con la impunidad de las violaciones de derechos humanos que los defensores de los derechos humanos han documentado y denunciado con valentía, especialmente en Jammu y Cachemira, y garantizar que los defensores de derechos humanos pueden trabajar en un entorno seguro y propicio sin temor a represalias.

Leer más
statement