Tíbet: resolución sobre la situación de los derechos humanos

31/05/2013
Comunicado
en es fr

Adoptada por el 38° Congreso de la FIDH.

Presentado por: International Campaign for Tibet

El 38º Congreso de la FIDH

VISTO el informe de la FIDH y la Campaña Internacional pro Tíbet, titulado “Violaciones de los derechos humanos y autoinmolaciones: testimonios de tibetanos exiliados” (mayo de 2012);

VISTA la declaración de 2 de noviembre de 2012 del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU sobre la situación en el Tíbet;

VISTA la resolución adoptada el 27 de noviembre de 2012 por el Senado francés sobre la acción europea en favor de la protección de los derechos humanos del pueblo tibetano;

CONSIDERANDO que los enviados de Su Santidad el Dalái Lama y los dirigentes tibetanos electos se han acercado al gobierno de la República Popular China para encontrar una solución pacífica y mutuamente benéfica a la cuestión del Tíbet; que el diálogo entre ambas partes se ha estancado desde enero de 2010; que el enviado especial de Su Santidad el Dalái Lama, Lodi Gyari, y el enviado Kelsang Gyaltsen dimitieron en junio de 2012 como consecuencia de la intensa frustración que les causaba la ausencia de una respuesta positiva por parte china;

CONSIDERANDO que, según se informa, más de 104 tibetanos se han inmolado desde 2009 para protestar contra la política restrictiva china en el Tíbet y para apoyar el regreso del Dalái Lama y el derecho a la libertad de religión en distintas zonas tibetanas de la República Popular China;

CONSIDERANDO que la continuación de la represión por parte de las autoridades chinas amenaza con empeorar la situación; que el gobierno chino está efectuando una escalada militar, imponiendo un aparato de seguridad abrumador, así como a policías y mandos del partido en los monasterios y otras instituciones religiosas;

CONSIDERANDO que Gedhun Choekyi Nyima, XI Panchen Lama, fue detenido por las autoridades de la República Popular China y se encuentra en paradero desconocido desde el 14 de mayo de 1995;

REITERA que es menester adoptar un nuevo enfoque en el Tíbet. El gobierno chino debe tomar medidas inmediatamente para resolver la emergencia en las zonas tibetanas;

INSTA a la comunidad internacional a persuadir a los dirigentes chinos de que vuelvan a evaluar el enfoque de “mantenimiento de la estabilidad” tal como se aplica al Tíbet, a que cesen su escalada militar y a que pongan coto al aparato de seguridad;

ALIENTA a los diplomáticos, así como a los representantes de las organizaciones multilaterales y a los periodistas, a que continúen solicitando acceder a todas las áreas tibetanas hasta que se les autorice a ello, en base al principio de reciprocidad por el que los diplomáticos y periodistas chinos gozan actualmente de acceso relativamente abierto y pueden viajar sin restricciones en los países a los que están asignados;

RATIFICA los principios estipulados en la “Memoria sobre una autonomía genuina para el pueblo tibetano”, propuesta por los enviados de Su Santidad el Dalái Lama a sus homólogos chinos en 2008, que brinda la base de una solución política realista y sustentable para la cuestión del Tíbet;

LLAMA a la “quinta generación de líderes” del PCC (Partido Comunista Chino) a reanudar el diálogo con los representantes tibetanos a fin de entablar un diálogo más amplio y más sólido sobre las amenazas actuales más serias para la cultura tibetana, lo que incluye la política china en materia de práctica y expresión religiosa, la educación y la lengua, la inmigración de los no tibetanos y el desarrollo económico;

INSTA al gobierno chino a que reconozca la importancia del Dalái Lama para el pueblo tibetano y su papel crucial para el futuro del Tíbet y a que cese los discursos agresivos y otros esfuerzos propagandísticos contra el Dalái Lama;

ALIENTA a las autoridades chinas a efectuar una evaluación independiente de la política, la legislación y la normativa vigentes que han impactado la cultura tibetana, recurriendo a expertos internacionales y con la participación de los tibetanos;

INSTA al gobierno chino a que evalúe de nuevo su política de seguridad cuando responde a los desórdenes, autoinmolaciones y protestas en zonas tibetanas y a que, donde sea posible, reduzca la presencia de las fuerzas de seguridad en las zonas tibetanas.

Leer más
communique