Los derechos humanos deben encabezar el programa de la cumbre UE-China

29/06/2015
Comunicado
en es

La FIDH, Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Campaña Internacional por el Tibet hacen un llamamiento a los líderes de la EU y China para que los derechos humanos ocupen el lugar principal en la cumbre de la Unión Europea y China en Bruselas, tanto en las discusiones actuales como en el futuro.

Este año se cumple el 40.° aniversario de las relaciones diplomáticas entre China y la UE. La cumbre de hoy debería ser una oportunidad para establecer una colaboración esencial que contribuya a mejorar de forma concreta la situación de los derechos humanos de la población china. Gracias a la adopción del Marco Estratégico y del Plan de Acción Conjunto de la UE sobre derechos humanos y democracia en 2012, la UE y sus Estados miembros se comprometieron a incluir los derechos humanos en toda su acción exterior. Según este compromiso adquirido deben actuar para respetar, promover y proteger los derechos humanos universales en diversos aspectos de la relación entre la UE y China, lo que incluye la seguridad, las relaciones comerciales, las oportunidades de inversión y otro tipo de cooperación política.

No hay tiempo que perder. La UE y sus Estados miembros deben hacer frente de forma urgente al aumento de la represión de la disidencia y de la libertad de expresión y reunión en China, pues se sigue acusando y deteniendo a un número cada vez mayor de defensores y defensoras de los derechos humanos. Concretamente, el año pasado se produjo una amplia campaña de represión gubernamental de la sociedad civil en relación a las manifestaciones prodemocracia de Hong Kong y al 25.º aniversario de la plaza de Tiananmen, además de la permanente obstrucción de las labores legítimas y vitales de numerosas organizaciones no gubernamentales (ONG).

Las nuevas leyes represivas, incluidos los proyectos de Ley de Seguridad Nacional y de Ley sobre Antiterrorismo contienen definiciones excesivamente amplias de "terrorismo" y de "extremismo", que permiten que las autoridades persigan a las minorías, incluso en las zonas de Tibet y Uighur, así como a los defensores y defensoras de los derechos humanos y a las voces críticas con el Gobierno. Otras propuestas de legislación sobre ONG pueden tener una notable repercusión sobre sus actividades y financiación, lo que constituiría un serio retroceso para los proyectos de derechos humanos financiados por la UE y sus Estados miembros, así como para los beneficiarios de dichas organizaciones, que con frecuencia se encuentran en la vanguardia del debate sobre cuestiones importantes para la sociedad. Además, sigue existiendo una seria inquietud en relación a la pena de muerte, la tortura y los malos tratos, así como otras violaciones de los derechos humanos en China.

Esta cumbre se celebra una semana antes del 80.º cumpleaños del Dalai Lama. A pesar de la inestabilidad de la situación actual, ya han empezado las celebraciones en el Tíbet. La UE y sus Estados miembros deben instar urgentemente a China a que se abstenga de reprimir de forma violenta estas celebraciones y a que respete la libertad de religión y los derechos culturales del pueblo tibetano.

Habida cuenta del deterioro de la situación de los derechos humanos en China, la UE y sus Estados miembros deben promover un enfoque más estratégico, coordinado, público y proactivo en lo relativo a los derechos humanos en China. Mediante el reconocimiento del lugar que corresponde a la diplomacia silenciosa, la adopción de una posición pública explícita en cuanto a las cuestiones relativas a los derechos humanos por parte de la UE y sus Estados miembros es vital para los sufridos defensores y defensoras de los derechos humanos en China y, de forma más amplia, para toda la sociedad civil.

El Marco Estratégico y Plan de Acción Conjunto de la UE sobre Derechos Humanos y Democracia de 2012 obliga a la UE y a sus 28 Estados miembros a incluir los "derechos humanos en el centro mismo de sus relaciones con todos los terceros países, incluidos sus asociados estratégicos", y a plantear "claramente las cuestiones de derechos humanos en todas las formas apropiadas de diálogo bilateral, hasta los más altos niveles". Si, ante estos graves y preocupantes abusos contra los derechos humanos, la UE y sus Estados miembros dejasen de manifestarse y de conseguir que se produzcan debates de fondo sobre los derechos humanos, estarían minando su propia política exterior, incluso el compromiso de poner los derechos humanos en el centro mismo de sus relaciones con todos los terceros países, inclusive con sus asociados estratégicos.

Además, cualquier compromiso sobre el planteamiento de los asuntos de derechos humanos en esta cumbre perjudicaría también la imagen de los esfuerzos de la UE para promover la universalidad y la indivisibilidad de los derechos humanos.

Con este fin, instamos a (en inglés) la UE, a sus Estados miembros y a China a que:

• Garanticen que su cooperación se fundamenta en la universalidad de los derechos humanos, en los compromisos internacionales sobre derechos humanos adquiridos por ambas partes y en el compromiso de avanzar hacia la consecución de los más elevados niveles de protección de los derechos humanos;
• Otorguen la mayor importancia a las cuestiones relativas a los derechos humanos a todos los niveles de su relación, tanto en esta ocasión como en todas las reuniones de alto nivel, no solamente en los diálogos de derechos humanos y reuniones con una perspectiva explícita en materia de derechos humanos;
• Tomen medidas para alcanzar todos los objetivos de cooperación destinados a avanzar en materia de derechos humanos a través de compromisos y resultados concretos, que incluyan los casos individuales de defensores y defensoras de los derechos humanos detenidos;
• Consigan que se tengan verdaderamente en cuenta las voces de la sociedad civil tanto chinas como europeas en las futuras cumbres y debates, incluyendo, pero sin limitarse a, el diálogo de derechos humanos, las discusiones sectoriales y, de manera más general, en el pilar de pueblo a pueblo;
• Evalúen el impacto de todos los sectores de la cooperación UE-China en Europa, en China y a escala mundial, con el fin promover y proteger activamente los derechos humanos e impedir resultados negativos.

Cartas:
FIDH, "After forty years, do human rights have a place in China-EU strategic ambitions?" [Cuarenta años después, ¿hay lugar para los derechos humanos en las ambiciones estratégicas de China y la UE?], 27 de junio de 2015.

Amnistía Internacional, "EU must not compromise its human rights policy for China” [La UE no debe comprometer su política de derechos humanos por China], 22 de junio de 2015.

Human Rights Watch, “Letter on European Union-China Summit”[Carta sobre la Cumbre Unión Europea-China], 24 de junio de 2015.

Campaña Internacional por el Tibet, “EU Member States must raise Tibet at next EU-China Summit" [Los Estados miembros de la UE deben abordar la cuestión del Tibet en la próxima cumbre UE-China], 26 de junio de 2015.

Leer más
communique