Camboya y la comunidad de defensores de los derechos humanos pierden un gran activista - Un tributo a Chan Soveth

10/12/2014
Comunicado
en es fr

La FIDH está profundamente triste por la muerte, en el Día Internacional de los Derechos Humanos 2014, de Chan Soveth, un amigo y destacado defensor de los Derechos Humanos en Camboya. Fue un investigador senior en: Derechos Humanos y Desarrollo Asociación Camboyana (ADHOC, una organización miembro de la FIDH). Soveth fue un gran hombre, un activista respetado unánimemente, y una inspiración para muchos camboyanos, para quien fue un ejemplo de coraje y justicia.

Karim Lahidji, Presidente de la FIDH dijo: “ Chan Soveth era una voz para los que no tenían voz. Durante décadas trabajó sin cesar para las víctimas de violaciones y abusos de los derechos humanos, en particular los pobres y quienes viven en zonas remotas, adonde ADHOC trabajaba para llegar” . Lahidji añadió: “La muerte de Soveth es una gran pérdida para su familia, sus colegas y la comunidad de derechos humanos de Camboya, pero el legado de coraje y dedicación que dejó quedará para las generaciones” .

En varias ocasiones, el trabajo y dedicación personal de Soveth por los derechos humanos le causó ser objeto de amenazas, intimidación y represalias en forma de acoso judicial. En 2012, se vio forzado a permanecer fuera de su país durante varios meses. A su regreso, y a pesar de recibir otra citación para presentarse ante el corrupto Sistema Judicial de Camboya, y a pesar del riesgo de ser detenido arbitrariamente, decidió quedarse en Camboya entre sus compatriotas camboyanos.

La multitud que le animó el 24 de diciembre 2012, al salir como hombre libre del Tribunal Municipal de Phnom Penh, fue una alegoría del poder de una causa justa frente a la fuerza bruta y arbitrariedad.

Soveth luchó sin descanso contra las violaciones de los derechos humanos – desde desahucios de tierras y violaciones de los derechos de la gente y comunidades a los alimentos, agua o vivienda, a las matanzas extrajudiciales, detención arbitraria, tortura y violaciones de los derechos a la libre expresión y libre asamblea. Su último deseo era ver una mejor Camboya, donde se respeten los derechos humanos, las leyes y la democracia, y donde todos estén libres de temor y nadie quede impune.

No sólo fue un gran investigador, formador y abogado de los derechos humanos, sino también una inspiración para muchos. Siempre quería mejorar sus impresionantes conocimientos de los derechos humanos y profesionales y celebrar el éxito de los demás.

La FIDH y sus 178 organizaciones miembros sienten un gran dolor por la muerte de Chan Soveth y presentan su sincero pésame a su familia, su esposa e hijos, y a todos aquellos que trabajaron con él o para quienes fueron una inspiración. Pensamos, en particular, en el Presidente de ADHOC Thun Saray, sus amigos y colegas, y expresamos nuestra profunda solidaridad para con ellos.

Chan Soveth, Credit : CLEC

Leer más
communique