México: Tras 365 días de detención injusta y en plena pandemia, Fredy García Ramírez debe ser puesto en libertad inmediatamente

09/11/2020
Declaración

Ginebra-París, 9 de noviembre de 2020 - El Estado mexicano no ha tomado aún ninguna medida para poner fin a la detención arbitraria del Sr. Fredy García Ramírez, defensor de la tierra, el territorio y los derechos de los pueblos indígenas, injustamente encarcelado desde hace ya 365 días, denuncia el Observatorio (OMCT-FIDH).

El 6 de noviembre se cumplió un año desde que Fredy García Ramírez, portavoz del Comité de Defensa de los pueblos Indígenas (CODEDI)[1] , fue detenido de manera violenta y arbitraria,junto con otro compañero tambiénintegrante del CODEDI, por 12 hombres armados sin identificar, quienes les agredieron físicamente, les apuntaron con un arma y no les informaron de la orden de aprehensión en su contra.Su compañerofue liberado sin cargostrasvarias horasdetenido, mientras que el Sr. García fue puesto a disposición de una autoridad ocho horas después de su detención e incomunicación. Contra el Sr. García Ramírez se dictó prisión preventiva y se le trasladó al Centro Penitenciario Varonil de Tanivet, Tlacolula, Oaxaca. Desde entonces, se encuentra encarcelado de manera injusta. El Observatorio recuerda que Fredy García ha sufrido malos tratos incluyendo golpes y aislamiento[2].

En un momento como el actual, con la pandemia de la COVID-19, la detención puede conllevar también graves riesgospara la salud de las personas privadas de libertad, lo que refuerza la necesidad de justificación de la prisión preventiva a la espera de juicio al tratarse de personas cuya culpabilidad no ha sido probada. Como el resto de reclusosen el penal de Tanivet, el Sr. Garcíase enfrenta al hacinamiento y a las malas condiciones sanitarias, sincontar con medidas de protección básicas para evitar posibles contagios.

Ante esta situación, la detención arbitraria del Sr. García se vuelve doblemente injusta. El Observatorio quiere recordar los llamados de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos[3] y de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos[4] a tomar de manera urgente medidas alternativas a la pena privativa de libertad para aquellas personas detenidas sin motivos jurídicos suficientes y para las personas privadas de libertad enfermas, con el fin de proteger su salud, la salud pública y evitar brotes de COVID-19 en las cárceles.

El Observatorio recuerda que esta detención arbitraria sucedió en conexión con una fuerte campaña de difamación y criminalización contra el CODEDI, así como ataques y criminalización sistemáticas contra sus miembros, que han incluido cinco asesinatos, intentos de asesinato[5], detenciones arbitrarias, allanamiento y robo, así como amenazas permanentes y la militarización de la zona en que se encuentra el centro de capacitación de CODEDI. Estos ataques se mantienen impunes hoy en día, a pesar de las comunicaciones emitidas por relatores y relatoras de las Naciones Unidas[6].

El Observatorio reitera su preocupación por la persistencia en México de un patrón de criminalización contra las personas defensoras de derechos humanos para acallar sus voces, particularmente contra aquellas que defienden el derecho a la tierra y el territorio. La detención arbitraria y el uso indebido del proceso penal se convierten en instrumentos con los que el Estado obstaculiza y castiga a aquellos que, como el Sr. García, trabajan día a día por la defensa, protección y promoción de derechos humanos. El Observatorio recuerda que este patrón de criminalización, particularmente en el Estado de Oaxaca, ha sido corroborado por el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas que, en los últimos años, ha emitido 8 Opiniones en las que ha declarado la detención arbitraria de 32 personas defensoras en México y ha exigido su liberación inmediata [7]; 6 de las 8 opiniones vertieron sobre casos de Oaxaca.

Dado el régimen de detención del Sr. García Ramírez, así como la arbitrariedad de ésta y el alto riesgo para la salud por el contexto de pandemia de COVID-19, el Observatorio se une a la campaña de la Coordinación para la Libertad de Personas Defensoras Criminalizadas en Oaxaca[8] y urge a las autoridades oaxaqueñas y mexicanas a liberar de manera inmediata al Sr. Fredy García Ramírez y a poner fin a todo hostigamiento en su contra, incluido a nivel judicial. Además, el Observatorio reitera su llamado a que se ponga fin al patrón de criminalización de la defensa de derechos humanos en Oaxaca y, particularmente, a poner fin a la campaña de ataques contra CODEDI.

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos (el Observatorio) es un programa creado en 1997 por la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y la FIDH y tiene por objetivo intervenir para prevenir o remediar situaciones concretas de represión contra los defensores y defensoras de los derechos humanos. OMCT y FIDH son ambos miembros de ProtectDefenders.eu , el Mecanismo de la Unión Europea para Defensores de Derechos Humanos implementado por sociedad civil internacional.


[1] El CODEDI es una organización que defiende los derechos a la autonomía y al territorio de los pueblos indígenas en un contexto donde existe tala ilegal de árboles, así como imposición de megaproyectos mineros, hidroeléctricos y turísticos en las regiones de Sierra Sur y la Costa del Estado de Oaxaca.
[2] Véase para más información:
https://www.omct.org/es/human-rights-defenders/urgent-interventions/mexico/2020/06/d25889/
[3] Véase Par.45, en CIDH, Pandemia y Derechos Humanos en las Américas, Resolución 1/2020, disponible aquí.
Véase, Par. 24, en CIDH, Derechos Humanos de las Personas con COVID-19, Resolución 4/2020, disponible aquí.
[4] Véase llamado emitido por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, el 25 de marzo de 2020, disponible aquí.
[5] Los Sres. Alejandro Antonio Díaz Cruz , Ignacio Basilio Ventura Martínez y Luis Ángel Martínez, integrantes del CODEDI, fueron asesinados el 12 de febrero de 2018 en Oaxaca. El Sr. Abraham Ramírez Vásquez, líder indígena originario de Santiago Xanica y miembro cofundador del CODEDI, también resultó herido. Además, el Sr. Abraham Hernández González, Coordinador Regional de CODEDI en la Sierra Sur, fue asesinado el 17 de julio de 2018. Finalmente, el 25 de octubre de 2018 el Sr. Noel Castillo Aguilar fue asesinado alrededor de las 13 horas en el municipio de Santiago Astata, en el Estado de Oaxaca
[6] Véase para más información :
https://spcommreports.ohchr.org/TMResultsBase/DownLoadPublicCommunicationFile?gId=240550
[7] Véase en relación a la situación de criminalización en Oaxaca las opiniones con núms. 23/2014, 19/2015, 17/2016 y 23/2017 del Grupo de Trabajo.
[8] Véase el comunicado y la conferencia de prensa a un año de la detención arbitraria del defensor Fredy García realizado porla Coordinación para la Libertad de Personas Defensoras Criminalizadas en Oaxaca.

Leer más
statement