Violencia contra los defensores de los derechos humanos: la inseguridad continua incrementándose y la impunidad domina la sociedad colombiana.

20/10/2001
Comunicado

El Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos, programa conjunto de la FIDH y de la OMCT, saluda con gran expectativa la visita de la Representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para los Defensores de los Derechos Humanos, la Sra. Hina Jilani, invitada por el gobierno colombiano, y reitera en esta ocasión su apoyo a la labor de la misma y a su compromiso en favor del trabajo que desarrollan los defensores de los derechos humanos.

El cargo de Representante especial para los Defensores de los Derechos Humanos fue creado por las Naciones Unidas hace tan solo un año. Destacamos que una de las primeras visitas de Hina Jilani se realiza en Colombia. Este hecho constituye una clara señal de la gravedad de la situación de los defensores de los derechos humanos en Colombia, así como de la necesidad de llevar a cabo un diálogo urgente con las autoridades, con la sociedad civil y con las organizaciones de derechos humanos del país.

El Observatorio publicó en octubre del año 2000, tras efectuar una misión en Colombia, un informe titulado : " Colombia, Los defensores de los Derechos Humanos : estigmatización - eliminación ". Desde entonces, la situación de inseguridad y los obstáculos para el ejercicio del trabajo de los defensores, descritos en el mencionado informe, han empeorado.

Efectivamente, desde la publicación del informe hasta ahora, el Observatorio ha realizado 26 llamados Urgentes que solicitan acciones concretas respecto al hostigamiento, amenazas y asesinatos realizados contra 64 sindicalistas, organizaciones femeninas, y/o miembros de organizaciones no gubernamentales de derechos humanos. Dichos llamados incluyen 25 casos de amenazas y/o hostigamientos, 7 secuestros, 6 detenciones, 2 allanamientos de morada, 2 casos de atentados fallidos y 1 desaparición.

Los métodos utilizados para intimidar a los defensores, tales cómo el envío de sufragios a sus casas (cartas de pésame), el establecimiento de listas negras, las amenazas directas a familiares o las constantes llamadas anónimas imponen un clima de inseguridad que ha llegado a un nivel sin precedente.

Aun mas preocupante es el aumento del número de ejecuciones. Mientras que el pasado año, el Observatorio actuó sobre 8 casos de ejecuciones sumarias, en 2001 por las mismas fechas, se han registrado 21 casos de asesinato de defensores de derechos humanos. El empeoramiento de la situación de los defensores de derechos humanos es pues muy alarmante. En el presente año, los asesinatos se han dirigido principalmente contra dirigentes sindicalistas, defensores de los derechos económicos y sociales.

Los secuestros y detenciones mencionados también se han dirigido esencialmente contra dirigentes sindicales. De este modo, hace tres días (19 de octubre) 6 dirigentes sindicales fueron detenidos de manera arbitraria, lo que muestra la implicación del gobierno de Colombia en la obstaculización del trabajo de los defensores de derechos humanos.

El Observatorio recuerda que el gobierno colombiano tiene la responsabilidad de garantizar la protección de los defensores de los derechos humanos frente a toda violencia, amenaza, represalia y discriminación, tal y como establece en su artículo 12.2 la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1998.

Igualmente, debe destacarse la responsabilidad del gobierno en lo que se refiere al clima de impunidad en Colombia y especialmente la impunidad de los casos de violaciones de defensores de derechos humanos.

El gobierno colombiano no solo debe respetar las medidas adoptadas por Naciones Unidas, sino que también debe respetar la resolución sobre defensores de derechos humanos en las Américas, [AG/RES. 1671 (XXIX-O/99)], adoptada por la Organización de los Estados Americanos el 7 de junio de 1999 y las medidas cautelares tomadas por la Comisión interamericana de derechos humanos. El Observatorio reitera en esta ocasión su solicitud para que los Estados miembros de la OEA adopten la creación de una Relatoría Especial sobre los Defensores de los derechos humanos, hecho que constituirá un gran paso para la protección y apoyo a los mismos y que sería un complemento del trabajo de la Representante Especial Hina Jilani.

Finalmente, el Observatorio solicita al gobierno la adopción de todas las medidas necesarias para facilitar el trabajo de la Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas, la Sra. Hina Jilani.

Leer más
communique