Es necesario reforzar el mandato de la MONUSCO antes de las elecciones

24/03/2015
Comunicado
en es fr

Con motivo de la renovación del mandato de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO), la FIDH organizó una reunión en Nueva York entre una delegación de defensores y defensoras de los derechos humanos congoleños y de Estados miembros del Consejo de Seguridad, entre el 16 y el 20 de marzo de 2015, para compartir preocupaciones e informar de las recomendaciones de la sociedad civil congoleña.

La delegación, compuesta por Dismas Kitenge, vicepresidente de la FIDH y presidente del Grupo Lotus, Paul Nsapu Mukulu, secretario general de la FIDH y presidente de la Liga de Votantes, y Benjamin Kalombo, presidente de Aprodec (Asociación por la Promoción de la Democracia y el Desarrollo en la República Democrática del Congo), aportó una perspectiva única sobre los desafíos a los que la MONUSCO puede tener que enfrentarse en el contexto del periodo previo a las elecciones del próximo año y de la oleada de protestas populares de mediados de enero de 2015.

"A la vista de las dificultades existentes en materia de seguridad, del proceso de democratización y del establecimiento del estado de estado de derecho, el Consejo de Seguridad debería replantearse la estrategia de la misión de la ONU en la RDC, antes de estas cruciales elecciones," afirmó Paul Nsapu Mukulu, secretario general de la FIDH y presidente de la Liga de Votantes.

Ante los diferentes comicios que deben organizarse en la RDC antes de noviembre de 2016, nuestras organizaciones alertaron a los Estados miembros del Consejo de Seguridad de la ONU de los riesgos que conlleva mantener la mayor parte de las fuerzas encargadas de misiones de la ONU al este del país, mientras en las zonas centrales y occidentales ya se están cometiendo serias violaciones de los derechos humanos, normalmente a manos de las fuerzas de seguridad congoleñas, el ejército, la policía y los servicios de inteligencia, y es muy probable que vaya en aumento. Esta situación ya se daba el 19-20 de enero de 2015, cuando las protestas pacíficas contra el proyecto de ley electoral se vieron reprimidas de manera violenta, lo que causó al menos 42 muertos entre los manifestantes.

Por tanto, nuestras organizaciones recomiendan que las unidades militares y civiles de la MONUSCO se distribuyan por el país para mejorar la protección de la población civil, incluidas las personas que atacadas por las autoridades congoleñas a causa de su activismo y de su defensa de las libertades fundamentales, ya sean defensores de los derechos humanos, periodistas independientes u opositores y disidentes políticos.
En este sentido, la FIDH y sus organizaciones miembros y colaboradoras recomendamos que el mandato de la MONUSCO se refuerce explícitamente en lo que respecta a los defensores y defensoras de los derechos humanos.

Desde nuestras organizaciones también instamos al Consejo de Seguridad a que recuerde que, en su resolución de renovación del mandato de la misión de la ONU, se refirió a la necesidad de terminar con el ciclo de impunidad para los responsables de violaciones de los derechos humanos en la RDC.

También pedimos al fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) que haga llegar un mensaje claro a las autoridades de la RDC sobre la necesidad de combatir la impunidad y de iniciar procesos judiciales contra los responsables de los crímenes cometidos, al tiempo que se mejora la colaboración con la CPI.

En palabras de Dismas Kitenge, vicepresidente de la FIDH, " Teniendo en cuenta lo enrarecido del ambiente entre el Gobierno de la RDC y la comunidad internacional, así como el creciente riesgo de represión que afecta a la sociedad civil congoleña, es absolutamente esencial que las Naciones Unidas proporcionen una serie de puntos de referencia sobre derechos humanos y buena gobernanza en el marco de la estrategia de salida de la MONUSCO. Tras 15 años de presencia de la ONU en el Congo, no existen todavía las condiciones necesarias para una transición democrática pacífica, que no será posible a menos que se convoquen elecciones de consenso en el país y se haga justicia a las víctima de crímenes internacionales."

La renovación del mandato de la MONUSCO sin duda se produce en un ambiente muy tenso. En un informe al Consejo de Seguridad, Martin Kobler, representante especial del secretario general y jefe de la misión, confesó que la ONU y la RDC estaban atravesando una "zona de turbulencias". Además, expresó su "preocupación" en la reunión que mantuvo con la delegación de la FIDH.

Un documento de posición (en inglés) publicado por la FIDH y sus miembros pone de manifiesto otras prioridades que se deberían tener en cuenta para definir el nuevo mandato de la MONUSCO. Aunque el Consejo de Seguridad parece querer concentrar sus esfuerzos en la lucha contra los grupos armados situados al este del país, a pesar de su intención de reducir el número de tropas que forman la misión, nuestras organizaciones señalan que la preparación de unas elecciones libres y justas, previstas según un calendario creíble, requiere la consolidación del terreno político mediante el fortalecimiento de la asistencia técnica a la Comisión Electoral Nacional Independiente y la actualización, inspección y acceso internacional al sospechoso censo electoral en su poder.

"Nuestra evaluación continua y objetiva del proceso electoral de la RDC desde 2007 nos permite afirmar que el censo electoral que se utilizará en las próximas elecciones incluye entre 9 y 10 millones de votantes ficticios. Obviamente, este fraude masivo abre la puerta a un gran tráfico, empezando por carnés de identidad falsos, puesto que en el Congo el carné de votante da derecho a un pasaporte. Teniendo en cuenta el ambiente de seguridad nacional e internacional, supone una amenaza potencial a la paz y la seguridad internacional que el Consejo de Seguridad no puede ignorar," dijo Benjamin Kalombo, presidente de Aprodec.

En 2015 y 2016 van a tener lugar muchas elecciones en el continente africano. Por ello, y en vista de la similitud de contextos y dificultades, nuestras organizaciones instan a la MONUSCO a que, como hacen otras misiones de la ONU involucradas en procesos políticos en el continente, interactúe más con la sociedad civil, inclusive a través de una coalición de ONG africanas establecida por la FIDH a través de la campaña #MonVoteDoitCompter (#MiVotoCuenta), formada por cien miembros.

Por último, nuestras organizaciones instan al Representante Permanente de Jordania, miembro del Consejo de Seguridad y presidente del Comité de Sanciones de RDC (Comité 1533), a que se reúna con representantes de la sociedad civil independiente congoleña durante su visita al país en mayo.

Leer más
communique