Camboya: la UE condena el continuo deterioro de la democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho

En las conclusiones adoptadas por el Consejo (EN) el 26 de febrero de 2018, la UE expresó una serie de preocupaciones, en particular, por la creciente represión ejercida sobre la oposición, los medios de comunicación y la sociedad civil, condena especialmente la disolución forzosa del principal partido de la oposición, el Partido de Salvación Nacional de Camboya (PSNC) y solicita la inmediata liberación de Kem Sokha. Además, instó a poner fin al uso del poder judicial como instrumento contra los oponentes políticos, la sociedad civil, los defensores de los derechos laborales y los defensores de los derechos humanos. Recordó que el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales sirve de base para la concesión de preferencias comerciales por parte de la UE; Camboya tiene acceso preferente gracias a la iniciativa Todo menos armas (TMA). El Consejo ha presionado a la Comisión para que refuerce el seguimiento de la situación y obtenga un compromiso activo del Gobierno de Camboya al respecto. Desde entonces, la Comisión ha lanzado lo que se conoce como proceso de “compromiso reforzado”. El Consejo puede considerar tomar medidas concretas y específicas, en el caso de que la situación no mejore.

La FIDH ha abogado sistemáticamente por la liberación de Kem Sokha y presentó una denuncia al Grupo de Trabajo sobre la detención arbitraria en relación con su arresto y detención. Las conclusiones del Consejo no solo reflejan y refuerzan la labor de incidencia de la FIDH sobre la concesión y la supervisión de las preferencias comerciales de la UE si no que, además, ponen de manifiesto la importancia de reforzar el apoyo de la UE a los defensores de los derechos humanos.

Seguir las actualizaciones sobre Camboya aquí

Leer más
impact