Avances hacia el etiquetado de los productos de los asentamientos israelís

14/12/2016
Comunicado
en es fa fr

El 25 de noviembre, el ministro francés de Economía y Finanzas emitió una recomendación que exige a los minoristas etiquetar los productos de los asentamientos israelís con el lugar exacto de origen, para garantizar que no induce al error a los consumidores. Esto significa que se debe añadir explícitamente la expresión “asentamiento israelí” u otra equivalente.

Esta recomendación responde a la presión de las ONG y la sociedad civil (FR) que acogen con satisfacción los avances en la implantación de un sistema de etiquetado de la UE (EN) que indique el origen de los alimentos de los territorios ocupados.

Este paso positivo forma parte de un paquete de medidas que los Estados, la Unión Europea y las Naciones Unidas han tomado en los últimos años para condenar la actividad empresarial en los Territorios Palestinos Ocupados y mejorar las normas mundiales de conducta que se espera de todas las empresas, así como también a la presión ejercida por la campaña Made in Illegality (FR). En marzo de 2016, el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas aprobó una resolución (EN) para crear una base de datos sobre todas las entidades empresariales que participan en la construcción, mantenimiento y desarrollo de los asentamientos [1]. Desde 2009, el Reino Unido ha puesto en marcha unas directrices voluntarias de etiquetado para diferenciar los productos de Cisjordania realizados en los asentamientos israelís de los productos procedentes de la Cisjordania palestina. Directrices similares se han puesto en marcha en Bélgica y Dinamarca.

Sin embargo, aunque se trata de pasos importantes y positivos, la FIDH considera que los consumidores europeos no deberían ser los únicos responsables a la hora de decidir si desean o no apoyar los asentamientos ilegales mediante la compra de bienes y productos. Es, ante todo, responsabilidad de los Estados y de la Unión Europea tomar todas las medidas necesarias para garantizar que no reconocen ni contribuyen a mantener los asentamientos ilegales. Esto exigiría la prohibición de la importación de productos de los asentamientos, ya que negociar con los asentamientos israelís únicamente contribuye a reforzar su viabilidad.

Leer más
communique