Amistades peligrosas en los asentamientos israelíes: Orange y su accionista, el Estado francés

Varias organizaciones de la sociedad civil denuncian la relación comercial entre el grupo Orange y Partner Communications, que opera en los asentamientos israelíes situados en los territorios palestinos ocupados, así como la participación en Orange del Estado francés como accionista.

6 de mayo de 2015 - Tras numerosos intentos infructuosos de entablar un diálogo con Orange*, cinco organizaciones no gubernamentales y dos sindicatos** publican hoy un informe que indica que, a través de su relación comercial con la empresa de telecomunicaciones israelí Partner, Orange estaría contribuyendo indirectamente al mantenimiento y al fortalecimiento de los asentamientos israelíes situados en los territorios palestinos ocupados, asentamientos considerados ilegales por la comunidad internacional.

Partner está construyendo en estos asentamientos infraestructuras situadas sobre tierra palestina confiscada y presta servicios a los colonos y al ejército israelí. Además, Partner se beneficia de las restricciones impuestas por las autoridades israelíes a la economía Palestina, contribuyendo así a su asfixia.

En repetidas ocasiones a lo largo de los últimos años estas organizaciones de la sociedad civil han manifestado su preocupación por este contrato, que autoriza a Partner a utilizar la marca internacional Orange en su publicidad y con otros fines. Este contrato de licencia de marca, fundamental en la estrategia de marketing de Partner, se renovó en 2011 e incluye el pago de derechos Orange, lo que permite que Orange se beneficie de esta relación comercial. En 2015 se realizó una modificación del contrato de licencia de marca, para, entre otras cosas, aumentar el importe de los derechos que se pagan a Orange; esta modificación entrará en vigor en 2019. El informe sostiene que Orange debería poner fin a su relación comercial con Partner para adecuar sus prácticas comerciales a su responsabilidad en materia de respeto de los derechos humanos, tal como establece el código ético del grupo y los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de la ONU.

A pesar de los repetidos contactos mantenidos con Orange, las organizaciones responsables de la elaboración de este informe lamentan que, según las informaciones de las que disponen, ni Orange ni las autoridades francesas hayan dado aún los pasos necesarios.

El Gobierno francés, como principal accionista minoritario del grupo Orange (25,05% del capital) y en consonancia con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, debe tomar todas las medidas necesarias para garantizar que Orange examine su relación comercial con Parner y termine con toda actividad que signifique una implicación en violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional. La situación actual supone que las autoridades franceses han mantenido una postura de tolerancia y por lo tanto han permitido indirectamente a la empresa obtener beneficios de las acciones israelíes, internacionalmente ilícitas, ligadas al establecimiento y al mantenimiento de las colonias en los territorios ocupados palestinos de Cisjordania, incluido Jerusalén este. Esto es contrario a los compromisos políticos que la propia Francia ha adquirido sobre la ilegalidad de los asentamientos, así como a las abrumadoras condenas de este tipo de actos cometidos por Israel que han emitido las instituciones de la UE y la comunidad internacional en general.

La situación resulta especialmente paradójica ya que Francia, la Unión Europea y otros Gobiernos europeos han declarado en repetidas ocasiones que los asentamientos israelíes son ilegales de acuerdo con el derecho internacional y constituyen un obstáculo para la paz. En junio de 2014, el Gobierno francés emitió una advertencia a las empresas francesas (en francés) sobre los riesgos legales y económicos que suponen sus actividades y transacciones realizadas en los asentamientos israelís o que les beneficien. En consonancia con esta declaración, las autoridades francesas se habrían puesto en contacto recientemente con Safege, una empresa que estaba llevando a cabo un estudio preliminar para un proyecto de instalación de cable en Jerusalén este, y que ha anunciado su retirada del proyecto. Se espera que las autoridades francesas se dirijan a Orange en términos similares.

El presente informe forma parte de la campaña "Made in Illegality" que pide a los Gobiernos europeos que acaben con sus relaciones económicas con los asentamientos de Israel para lograr así terminar con estas colonias sancionadas por el Gobierno, uno de los prerrequisitos para alcanzar una paz justa y duradera en la región.

* El 28 de abril Orange se puso en contacto con los autores del informe para organizar una reunión. La última vez que los autores habían solicitado una reunión fue el 20 de febrero de 2015.

** Las organizaciones autoras del informe son las siguientes: CCFD-Terre Solidaire, Federación internacional de los Derechos Humanos (FIDH), Al Haq, Association France Palestine Solidarité, Confederación General del Trabajo (CGT), Liga de los Derechos Humanos (LDH), Unión Sindical unSolidarios

Informe - Las amistades peligrosas de Orange en los TPO
Este informe está disponible en francés y pronto lo estará también en inglés.

Rapport - Les liaisons dangereuses d Orange dans le TPO

Leer más
communique