Salven el Aquarius, salven Vidas

03/10/2018
Carta abierta
en es fr

(Bruselas) Hoy, cinco años después de la tragedia del Lampedusa en la que murieron al menos 368 personas, las operaciones de rescate en el Mar Mediterráneo son más importantes que nunca. Resulta alarmante que el último barco de rescate en el Mediterráneo central se pueda ver forzado a dejar de operar. Hacemos un llamamiento a los líderes europeos para que el Aquarius pueda continuar salvando vidas en el mar.

La decisión de las autoridades panameñas de retirar su bandera al Aquarius, un barco de rescate no gubernamental operado por SOS MEDITERRANÉE y Médicos Sin Fronteras (MSF), aparentemente por presiones del gobierno italiano, es una acción reprochable. Negará una ayuda que puede salvar la vida de personas vulnerables en situación de riesgo, entre otras, de personas heridas, mujeres embarazadas, supervivientes de tortura, personas traumatizadas por naufragios y menores no acompañados.

Se trata tan solo del último movimiento de toda una serie de acciones dirigidas a deslegitimizar y bloquear a los grupos no gubernamentales que realizan operaciones vitales de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central. Es posible que las demás ONG se vean forzadas a alejarse de la franja de mar más peligrosa del mundo, lo que supondría el fin del rescate no gubernamental que en esta zona ha contribuido a salvar miles de vidas durante años. El resto de ONG se encuentran bloqueadas en puertos italianos o malteses por acciones judiciales o se han visto forzadas a suspender las operaciones, lo que ocasiona demoras sin sentido para el desembarco de las personas rescatadas en puertos europeos.

Las muertes en el Mediterráneo central podrían aumentar aún más. Aunque las salidas de África del Norte a Europa se han reducido drásticamente y las personas refugiadas y migrantes se han visto atrapadas en condiciones infrahumanas en una Libia en conflicto, las posibilidades de morir en el mar han crecido exponencialmente. Desde principios de año, al menos 1260 personas han muerto o desaparecido en aguas de la costa de Libia. Pedimos a los países europeos que ofrezcan registrar al Aquarius en condiciones justas y con criterios adecuados. SOS MEDITERRANÉE y MSF, junto con otras organizaciones que ya no pueden operar, representan lo mejor de los valores europeos y universales: respeto a la vida y dignidad humana y solidaridad con las mujeres, hombres y niños que huyen de la persecución, la guerra y los abusos de los derechos humanos. Estas organizaciones civiles intervienen allí donde los gobiernos europeos se han retirado.

No ofrecer el registro al Aquarius supondría adoptar una estrategia deliberada para obstruir la asistencia humanitaria legítima a seres humanos en riesgo de ahogamiento en aguas internacionales a las costas de Europa.

Es crucial la respuesta que den los líderes europeos en estos momentos. En las sociedades europeas se debe estimular y celebrar la solidaridad, no castigar. Les instamos a hacer todo lo posible para que el Aquarius y su tripulación de socorristas profesionales, capaces y comprometidos puedan continuar salvando vidas en el mar y que las demás organizaciones no gubernamentales que actualmente se enfrentan a procesos judiciales puedan retomar sus operaciones de salvamento de vidas.

Atentamente,
Amnistía Internacional
Consejo Europeo de Refugiados y Exiliados
Human Rights Watch
Comisión Internacional de Juristas
Federación Internacional de Derechos Humanos

SOS MEDITERRANÉE y MSF han lanzado una petición, fírmela aquí.

Leer más
lettreouverte