Un mes después de las manifestaciones que condujeron al presidente Zine Al-Abidine Ben Ali a abandonar el país, la FIDH sigue con particular atención el proceso de transición democrática en Túnez.

09/02/2011
Comunicado
ar en es fr

La FIDH constata la orden de arresto internacional emitida por la justicia tunecina contra el antiguo presidente Zine Al-Abidine Ben Ali, y también contra su esposa Leila Trabelsi, por «adquisición ilegal de bienes muebles e inmuebles» y por «transferencia ilícita de divisas al extranjero», según el ministro de Justicia. También hace un llamamiento a la comunidad internacional para que proporcione a Túnez la cooperación jurídica y la asistencia necesarias para la ejecución de esta orden. Por petición de las autoridades de Túnez, la Interpol ha lanzado una alerta mundial con el fin de localizar y arrestar a Ben Ali y a seis de sus allegados.

La FIDH constata también la creación de tres comisiones por parte del gobierno de transición. Estas deben constituir una etapa importante en favor de las víctimas de violaciones graves de los derechos humanos y también para la construcción de instituciones responsables y transparentes que permitan el acceso y la garantía de una sociedad libre y democrática. Sin duda el desarrollo de un proceso de justicia transitoria, que comprenda la instauración de una comisión verdad, justicia y reconciliación, contribuirá también a conseguirlo. La FIDH reitera su llamamiento a la comunidad internacional para que acompañe estos crecientes esfuerzos. Este es el mensaje que la FIDH ha dirigido al señor Vimont, secretario general del Servicio europeo para la Acción Exterior de la Unión Europea, a la señora Pillay, alta comisionada de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos, y al señor Diouf, secretario general de la Organización Internacional de la Francofonía. La FIDH ha llevado también este mensaje a la 16ª Cumbre de la Unión Africana (UA) en Adís Abeba.

Por otra parte, la FIDH se preocupa por la situación de la seguridad que continúa siendo frágil en el país. La situación de las prisiones es alarmante. Según nuestras informaciones, numerosas personas en varia prisiones del país habrían muerto por tiroteos. A varias de las familias de los prisioneros se les ha impedido visitarles y llevarles alimentos. Tras estos incidentes, algunos prisioneros se han fugado (9500 prisioneros siguen fugados). Un motín en la prisión de Monastir se ha saldado con alrededor de cuarenta muertos.

Por otro lado, la FIDH se preocupa por el campo de aplicación de la ley de amnistía y espera que permita la liberación de todas las personas detenidas de manera arbitraria.

Además, se han señalado varios incidentes estos últimos días y se temen enfrentamientos con las milicias de Ben Ali. Efectivamente, los locales de la Unión General de los Trabajadores de Túnez (UGTT), de Monastir y de Beja, han sido ocupados por las milicias del antiguo presidente Ben Ali el martes 25 de enero de 2011. La FIDH está preocupada por la ausencia de informaciones sobre el estado de las milicias y de los grupos de apoyo del régimen de Ben Ali.

La FIDH hace un llamamiento al gobierno de transición sobre todas estas cuestiones, para que tome todas las medidas oportunas y que consten públicamente las decisiones tomadas.

Particularmente presente sobre el terreno a través de sus tres organizaciones afiliadas y de los elegidos de su Buró Internacional, la FIDH continua llevando a cabo con gran atención el seguimiento de la evolución de la situación.

Leer más
communique