Por una comisión de investigación internacional

24/01/2011
Comunicado
ar en es fr

Por una comisión de investigación internacional

París, enero de 2011 – La FIDH llama a crear una comisión de investigación internacional sobre la represión sangrienta de las manifestaciones en Túnez, cuando la situación empeora y es susceptible de incumbir al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, reunido en sesión urgente. El balance es cada vez peor, las manifestaciones se extienden y el uso desproporcionado de la fuerza, disparos de bala incluidos, por parte de la policía parece estar haciéndose sistemático.

La intervención, el 10 de enero de 2011, del jefe del Estado manifiestamente no aportó las respuestas que esperaba la población, cuya movilización calificó de “terrorista”. La decisión anunciada esta mañana por el primer ministro de despedir al ministro del Interior y de liberar a “las personas detenidas desde el principio de los desórdenes” merece ser puesta de relieve. Nada indica, no obstante, que esta medida baste para responder a las legítimas reivindicaciones de los manifestantes, ni el despliegue del ejército en la capital.

La FIDH teme que la situación se deteriore todavía más, en un contexto en el que las libertades fundamentales son sistemáticamente restringidas y en el que la impunidad de los autores de violaciones de los derechos humanos es total. (véase informe en francés en: Instrumentalisation de la justice en Tunisie : ingérence, violations et impunité).

Amordazando a la sociedad civil, a la prensa independiente y a los partidos políticos se deja a la sociedad sin ningún puente entre el poder y la población. Cabe señalar los excepcionales esfuerzos que han hecho en estas condiciones abogados y sindicalistas, y las autoridades deben tenerlos en cuenta. Ningún otro poder está en condiciones de desempeñar el indispensable papel protector que necesita toda sociedad abierta y pluralista.

En estas condiciones, la FIDH llama a crear una comisión de investigación internacional para establecer los hechos y las responsabilidades en lo relativo a la represión arbitraria de las manifestaciones. Los principales responsables del uso de balas reales contra manifestantes desarmados deben saber que sus actos no dejarán de ser sancionados. La FIDH llama en particular a los relatores especiales de las Naciones Unidas sobre las ejecuciones sumarias y sobre la libertad de opinión y de expresión, sobre la independencia del poder judicial y sobre los defensores de los derechos humanos a que tomen conjuntamente todas las iniciativas que puedan ser útiles con este fin.

La FIDH llama además a la suspensión de las negociaciones de asociación entre la Unión Europea y Túnez relativas a la recalificación de su estatuto.

Por último, la FIDH llama a los Estados asociados con Túnez para que manifiesten ante sus dirigentes sus preocupaciones y para que obren en pro del cese inmediato de las ejecuciones sumarias y para que se aporte una respuesta pacífica y respetuosa de los derechos humanos a las legítimas reivindicaciones de la población.

Leer más
communique