La Copa del Mundo debe servir para promover los derechos humanos en Qatar

03/11/2022
Declaración
en es fr
Karim Jaafar / AFP

3 de noviembre de 2022 - La Copa Mundial de la FIFA, uno de los mayores acontecimientos deportivos del mundo, debe utilizarse para promover los derechos humanos, no para socavarlos. La FIDH pide a la FIFA y a los 14 patrocinadores de la Copa del Mundo de 2022 que se comprometan de forma concreta con los derechos humanos y que ofrezcan una compensación real a las víctimas.

El 20 de noviembre sonará el primer pitido que dará inicio a la Copa del Mundo de 2022 en Qatar. Para acoger un acontecimiento de tal magnitud, el país ha emprendido proyectos de construcción a gran escala que han dado lugar a nuevos estadios, hoteles, carreteras y aeropuertos, entre otros. Sin embargo, detrás de la euforia global de uno de los eventos deportivos más vistos del mundo se esconden miles de muertes, recurrentes abusos de los derechos humanos y un historial medioambiental desastroso. Que Qatar pueda ser elegido como país anfitrión de un evento de este tipo es especialmente aberrante, teniendo en cuenta el régimen dictatorial hereditario del Emir y la difícil situación de los trabajadores inmigrantes, las mujeres, las personas LGBTQIA+ y los disidentes políticos, cuyos derechos más básicos se violan sistemáticamente.

Qatar, un competidor en un Mundial de violaciones de los derechos humanos

Ya en 2013, en una carta dirigida al ex presidente de la FIFA, Joseph Sepp Blatter, la FIDH denunció la muerte de más de 350 trabajadores involucrados en la construcción de las infraestructuras del Mundial desde finales de 2010. Casi diez años después, se calcula que más de 6.500 personas han muerto en relación con las condiciones de trabajo en las obras. A pesar de este asombroso balance, Qatar sigue negándose a investigar las causas de la elevada tasa de mortalidad de estos trabajadores, la mayoría de los cuales eran jóvenes y sanos. El 95% de la mano de obra está formada por trabajadores inmigrantes, principalmente del este y el sur de Asia, que están sometidos a condiciones de trabajo extremadamente precarias.

Se han documentado elevadas tasas de contratación, confiscación de pasaportes, promesas incumplidas de salarios a la llegada, ritmos de trabajo insostenibles y condiciones de alojamiento deletéreas con campamentos de trabajo superpoblados sin agua ni electricidad. Como la ley qatarí prohíbe a los trabajadores formar sindicatos, no están protegidos cuando denuncian o se manifiestan contra sus condiciones de trabajo y corren el riesgo de ser detenidos o deportados. El pasado mes de agosto, por ejemplo, varios de los 60 trabajadores que se reunieron para exigir el pago de sus salarios fueron deportados o detenidos por el gobierno qatarí. Aunque el país ha colaborado con organizaciones internacionales de derechos laborales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), incluso para reformar los aspectos más duros del sistema de patrocinio impuesto a los trabajadores extranjeros, los cambios aún no se están aplicando de forma efectiva (véase el informe anual de la OIT sobre el trabajo forzoso).

"Se supone que la Copa del Mundo es un momento de alegría, cohesión y unión para todos, no podemos aceptar que se construya sobre el dolor, la pobreza y el abuso".

Alice Mogwe, Presidenta de la FIDH.

No se puede defender el hecho de que Qatar acoja la Copa del Mundo, ya que confiere al país un aura internacional a pesar de la persistencia de graves violaciones de los derechos humanos. Además del desprecio por los derechos humanos de los trabajadores, las mujeres de Qatar siguen siendo objeto de muchas formas de discriminación, como el sistema de tutela que soportan. Deben obtener el permiso de sus tutores masculinos para casarse, estudiar en el extranjero con becas del Estado, desempeñar diversos empleos públicos, viajar al extranjero y recibir atención sanitaria reproductiva. Los trabajadores domésticos se ven especialmente afectados por las malas condiciones de trabajo. Las personas LGBTQIA+ son objeto de represión. La homosexualidad está tipificada como delito, y el Código Penal prevé una pena de hasta siete años de prisión para las relaciones entre personas del mismo sexo. Asimismo, los defensores de derechos humanos son objeto de medidas represivas, como la prohibición de viajar, la detención arbitraria e incluso la desaparición forzada, lo que los convierte en presos de conciencia.

Además, los organizadores subestiman en gran medida el impacto medioambiental de la celebración de un evento de estas características en plena región desértica. Se instalan enormes sistemas de aire acondicionado para cada uno de los estadios construidos. Aunque los organizadores se han comprometido a celebrar la primera Copa del Mundo "neutra en carbono", lo que significa que todas las emisiones se contendrían y compensarían, se ha afirmado que las emisiones previstas se han subestimado enormemente en comparación con la huella generada por la infraestructura de alto consumo energético. Parece que el Consejo Olímpico de Asia sigue el ejemplo de la FIFA, ya que ha aprobado por unanimidad la candidatura de Arabia Saudí para organizar los próximos Juegos Asiáticos de Invierno, que también se celebrarán en un desierto.

Los socios y patrocinadores de la FIFA deben actuar de acuerdo con sus compromisos

Los socios y patrocinadores de la FIFA tienen la clara responsabilidad de utilizar su influencia para mejorar la situación e instar a la FIFA y al gobierno qatarí a que compensen a los trabajadores y a las familias de las víctimas que han sufrido las violaciones cometidas en el periodo previo al evento. Por ejemplo, la Federación Francesa de Fútbol (FFF) ha propuesto la creación de un fondo de compensación para todas las víctimas de incidentes laborales. Según los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos (UNGP), las empresas deben aplicar un proceso detallado de diligencia debida mediante el cual identifican los impactos sobre los derechos humanos asociados a su cadena de valor y adoptan medidas para abordarlos. Este requisito se convertirá pronto en una obligación legal para las empresas europeas y una parte de las empresas que operan en Europa, con consecuencias legales en caso de incumplimiento.

La FIFA, aunque afirma estar alineada con los Principios Rectores desde 2016, tras las denuncias de corrupción generalizada a finales de 2015, tiene una responsabilidad innegable de respetar los derechos humanos en sus operaciones y debería haber evitado los abusos de derechos humanos durante la preparación del evento. En el contexto actual, en el que no lo ha hecho, está claro que la FIFA debe contribuir a la reparación de las violaciones de los derechos humanos que se produjeron. La FIFA no sólo tiene que respetar los derechos humanos reconocidos internacionalmente, sino que también tiene que cumplir con sus propias políticas y reglamentos.

Además, la FIFA, sus patrocinadores y socios deberían utilizar su influencia para presionar a Qatar a fin de que lleve a cabo las reformas legislativas necesarias para proteger a los trabajadores inmigrantes, a las mujeres y a las personas LGBTQIA+, ya que los esfuerzos realizados hasta la fecha han sido insuficientes.

La FIDH lamenta que este acontecimiento unificador se celebre una vez más en un país en el que se violan sistemáticamente los derechos humanos. La FIDH insta a Qatar a poner fin a estas violaciones de los derechos humanos. La FIDH hace un llamamiento a la FIFA y a los patrocinadores de la Copa del Mundo para que levanten el velo sobre estas violaciones sistemáticas y asuman la responsabilidad de garantizar la reparación de las víctimas del evento.

Leer más
statement