Orange en los Territorios Palestinos Ocupados: La empresa debería reconocer su responsabilidad, el socio del Estado debería dejar de apoyar a los asentamientos israelís

Con motivo de la reunión anual de accionistas de Orange, celebrada el pasado 27 de mayo de 2015, varias organizaciones de la sociedad civil (ONG y sindicatos) pidieron a la empresa y al Estado francés, accionista del grupo, que interviniesen y pusiesen fin a las violaciones de los derechos humanos a las que estarían contribuyendo indirectamente a través de sus relaciones comerciales con Partner, una empresa israelí de telecomunicaciones que opera en los asentamientos israelíes situados en los Territorios Palestinos Ocupados, considerados ilegales por la comunidad internacional.
Tras lapublicación el pasado 6 de mayo del informe titulado Las amistades peligrosas de Orange en los Territorios Palestinos Ocupados (en inglés), AFPS, CCFD-Terre Solidaire, CGT, FIDH, LDH, Solidaires y el Colectivo Nacional por una paz justa y duradera entre palestinos e israelís (CNPJDPI) acogen con satisfacción el hecho de que el 26 de mayo de 2015 haya tenido lugar por fin una reunión con Orange. En esta reunión constataron que Orange reconoce que mantener relaciones comerciales con Partner supone un riesgo para la reputación de la empresa. El representante de Orange recordó que en marzo de 2015 se realizó una modificación del contrato de licencia de marca, de modo que hiciera posible su finalización en un plazo de diez años. Los grupos de la sociedad civil no consideran satisfactoria esta respuesta. A pesar de ello, los autores del informe solicitaron a Orange que anunciase pública y explícitamente su decisión de desvincularse y de denunciar las violaciones de los derechos humanos en las que Partner está involucrada en los asentamientos israelíes de los TPO.

Las organizaciones de la sociedad civil volvieron a escribir el 7 de mayo de 2015 a la Agencia de Participaciones de Estado (APE), a la BPI y al Gobierno para insistir en la falta de coherencia en este asunto, entre la posición diplomática francesa y las prácticas del Estado como accionista. El Estado francés debe respetar sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos y pedir a Partner que ponga fin a sus actividades en los asentamientos. En caso de no ser así, Orange debería finalizar su relación comercial con Partner. Hasta el momento, estos llamamientos han quedado sin respuesta.

Un accionista formuló una cuestión escrita solicitando que se incluyera en el programa de la reunión general anual la finalización del contrato con Partner.
Leer el informe: Amistades peligrosas en los asentamientos israelíes[en inglés]




Leer más
communique