Gaza: Los Estados deben seguir las recomendaciones de la Comisión de la ONU

29/06/2015
Comunicado
ar en es fa

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU recibió y debatió el informe de la Comisión de Investigación de la ONU (COI) sobre el Conflicto de Gaza, que documenta las graves violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho humanitario cometidas en Gaza y en el sur de Israel en 2014.

Nuestras organizaciones [1] instan a los Estados y a los organismos internacionales a aplicar las recomendaciones del informe de la COI con el fin de impedir que se repitan los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad en Gaza y para garantizar la rendición de cuentas por dichos crímenes.

"La Comisión de Investigación ha destacado la magnitud sin precedentes de la devastación ocurrida durante el conflicto de Gaza de 2014. Estamos de acuerdo cuando afirma que se han cometido crímenes que constituyen crímenes de guerra. Condenamos todas las vulneraciones del derecho internacional cometidas y descritas en el informe de la COI. Sin embargo, la realidad sobre el terreno es que existe una ocupación y un desequilibrio estructural de fuerzas. La diferencia de magnitud entre las violaciones cometidas y los daños infligidos por cada parte sigue estando muy marcada" , han declarado nuestras organizaciones.

En su informe "Trapped and Punished" [Atrapados y castigados] la FIDH documentó, además de los crímenes de guerra, otros que podrían considerarse crímenes contra la humanidad. Según dicho informe, se privó a la población palestina de medios de subsistencia al dañar y destruir las infraestructuras de suministro eléctrico y de agua, así como sus recursos económicos y agrícolas. Los daños fueron sistemáticos y se realizaron como parte integrante de la política estatal antes de la Operación Margen Protector, que no hizo más que reforzarla.

"Tal como observó la Comisión, el bloqueo de la Franja de Gaza impuesto por Israel produjo en la población una terrible sensación de estar atrapada y de no poder salir ni huir durante el conflicto. Las repercusiones del bloqueo, junto con la imposibilidad de acceder a cualquier recurso legal durante muchos años equivalen a una persecución constante de la población civil. Estamos de acuerdo en que es fundamental abordar las consecuencias de la prolongada ocupación," han declarado nuestras organizaciones.
Las organizaciones miembros de la FIDH, tanto israelís como palestinas, han señalado desde hace tiempo la falta de mecanismos nacionales de rendición de cuentas y la absoluta impunidad que rodea estos crímenes en ambos países. Por consiguiente, hemos destacado la necesidad de establecer mecanismos internacionales de rendición de cuentas con el fin de acabar con la impunidad, incluyendo la que disfrutan los dirigentes políticos y militares israelís.

"Frente a la continua impunidad de los crímenes internacionales cometidos durante el conflicto israelo-palestino, reiteramos el llamamiento de la Comisión a todos los Estados para que cooperen con la Corte Penal Internacional y contribuyan con la actual investigación preliminar de la situación palestina. Hacemos igualmente un llamamiento a los Estados para que cumplan de forma efectiva con su obligación de iniciar verdaderos procesos judiciales contra los causantes apelando a su competencia extraterritorial" , añadieron nuestras organizaciones.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) debe igualmente dar continuidad al seguimiento del informe de la COI mediante la creación de un mecanismo que garantice la aplicación de sus conclusiones y recomendaciones. Nuestra organización hace un llamamiento al CDH para que durante su 29.ª sesión ordinaria apruebe una resolución sobre los medios necesarios para lograr la rendición de cuentas, la garantía de no repetición y el acceso a la justicia y a la reparación para las víctimas de los crímenes internacionales. El CDH debe efectuar un análisis completo de la aplicación de las recomendaciones hechas a las partes.

Antecedentes

La COI ha documentado la muerte de 1 483 civiles palestinos en la Franja de Gaza, un tercio de los cuales eran niños. Además, han muerto 27 palestinos en Cisjordania, junto con 6 civiles y 67 soldados israelíes. El informe documenta asimismo el amplio y sistemático mecanismo de destrucción de las propiedades civiles y de las infraestructuras en Gaza, que "puede haber constituido una táctica militar que refleja un pensamiento político más amplio, aprobado al menos tácitamente por los responsables del Gobierno de Israel al más alto nivel." Debido al bloqueo impuesto por Israel desde 2007, los palestinos de la Franja de Gaza no pueden ni salir ni huir.

La FIDH documentó los efectos de la Operación Margen Protector durante una misión de investigación realizada en Gaza en octubre de 2014, contenidos en un informe publicado en marzo de 2015 que fue entregado a la COI. La FIDH documentó los elementos necesarios para calificar los actos que se afirma han sido cometidos en Gaza por el ejército israelí como crímenes de guerra y como crímenes en contra la humanidad. La FIDH obtuvo pruebas de supuestos delitos de homicidio, de ataques tanto selectivos como indiscriminados contra la población civil y sus propiedades, destrucción de infraestructuras indispensables para la vida, ataques a las misiones de búsqueda y salvamento y a vehículos e instalaciones humanitarios, desplazamiento forzado de civiles de sus residencias y vecindarios debido a los bombardeos así como alertas incoherentes e ineficaces, imposición de condiciones de vida extremas, y haber causado miedo, sufrimiento y humillaciones a toda la población de Gaza.

Leer más
communique