FIDH/OMCT/ECDHR/BCHR/BIRD/ADHRB carta conjunta a la UE sobre la detención de Nabeel Rajab en Bahrain

Bruselas, 7 de abril de 2015

Señora Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión Europea:
El pasado 2 de abril de 2015, aproximadamente a las cuatro de la tarde hora local (GMT+3), la fuerzas de seguridad de Bahrein detuvieron a Nabeel Rajab, destacado defensor de los derechos humanos y presidente del Centro Bahreiní de los Derechos Humanos (BCHR). Las informaciones recibidas indican que más de veinte policías rodearon su casa en Bani Jamra. En una declaración realizada poco después de su detención, el Ministerio del Interior de Bahrein confirmó las acusaciones contra Nabeel, indicando que "publicó información susceptible de incitar a otras personar a alterar la paz civil" y que "difamó ilegalmente a un organismo oficial".

Se ha acusado a Nabeel Rajab de insultar a un organismo oficial, por denunciar actos de tortura en la prisión de Jaw, y de difundir rumores en época de guerra, por criticar la implicación Bahrein en el actual conflicto de Yemen. Nabeel sigue detenido en régimen de aislamiento y no se espera su puesta en libertad antes del 11 de abril de 2015, en el mejor de los casos. Nabeel Rajab se enfrenta a hasta diez años de cárcel por estas dos acusaciones.

En un artículo de opinión que Nabeel Rajab publicón en el Huffington Post la semana pasada, declaró que "los presos tienen derechos y las prisiones deberían ser centros de rehabilitación. En Bahrein, se castiga a los reclusos por ser reclusos y se les castiga de forma colectiva. La tortura es un crimen contra la humanidad, pero es un hecho constante en Jaw."

No es esta la primera vez que el Gobierno castiga a Rajab por ejercer su derecho, internacionalmente garantizado, a la libertad de expresión. En mayo de 2014, Rajab cumplió una condena a dos años de prisión por haber participado en asambleas y protestas pacíficas criminalizadas por el Gobierno. El Sr. Rajab se enfrenta actualmente a otro juicio por dos tuits anteriores que escribió en septiembre de 2014. Su apelación contra la sentencia de seis meses estaba programada para el 15 de abril, si bien se celebró el 5 de abril y fue entonces pospuesta hasta el 4 de mayo, debido a que el fiscal señaló la existencia de nuevas pruebas en este caso. Posteriormente, la casa de Nabeel fue allanada y ese mismo día se confiscaron como pruebas todos los dispositivos electrónicos que había en la vivienda, tanto suyos como ajenos.

Nabeel ha apelado anteriormente a la UE en busca de apoyo para su caso y para la larga batalla que sostiene en favor de los derechos humanos en Bahrein. En las ocasiones anteriores, el Servicio Europeo de Acción Exterior y el Parlamento Europeo emitieron sendas declaraciones formales solicitando su inmediata puesta en libertad, así como la liberación de otros defensores de los derechos humanos de Bahrein y de ciudadanos bahreinís criminalizados por el Gobierno por expresar pacíficamente su opinión sobre las violaciones de los derechos humanos y el déficit democrático de Bahrein. A pesar de estos abusos flagrantes de los derechos humanos y de la evidente injusticia de la que son objeto, las instituciones de la UE no han utilizado toda su influencia en esta cuestión.

El caso de Nabeel es tan solo un ejemplo de las muchas injusticias cometidas diariamente en Bahrein y en la región del Golfo contra personas que osan expresarse para defender los derechos humanos básicos y sus ideales. La injusticia no acaba aquí. El trato que reciben los detenidos en la cárcel equivale a graves actos de tortura y trato inhumano o degradante a la vez que supone un grave riesgo para su salud física y mental, así como para la salud y la seguridad de sus familiares.

El Centro Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos (que representa a Americanos por la Democracia y los Derechos Humanos en Bahrein (ADHRB), al Centro Bahreiní para los Derechos Humanos (BCHR) y al Instituto de Bahrein para los Derechos y la Democracia (BIRD)) y el Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos, un programa conjunto de la FIDH y del OMCT, desean que se tome conciencia urgentemente de la situación de los derechos humanos en Bahrein y en la región del Golfo e instan a la Unión Europea a que actúe con firmeza contra estos abusos de las libertades de tantas personas. Les instamos igualmente a que soliciten la inmediata retirada de las acusaciones contra Nabeel, así como contra otros presos bahrainís, y su puesta en libertad incondicional.

Ver carta abierta aquí debajo:

07.04.2015_FIDH ECDHR Joint Letter on Bahrain

Leer más
communique