Momento decisivo para la democracia en Kirguistán: aumenta la presión sobre los defensores y defensoras

25/09/2015
Comunicado
en es fa

Conclusiones preliminares de la misión de investigación sobre las condiciones y la vulnerabilidad de los defensores, defensoras y organizaciones de derechos humanos

(Biskek) Según advierte hoy el Observatorio (FIDH-OMCT) varias leyes que se están debatiendo en el parlamento de Kirguistán podrían limitar drásticamente las actividades de la sociedad civil del país en caso de que se aprueben. El Observatorio también ha denunciado el aumento, durante los últimos años, de la presión que se ejerce contra la sociedad civil: registros ilegales de las oficinas de las ONG, vigilancia e intimidación por parte de los servicios de inteligencia, amenaza de uso (indebido) de las disposiciones penales sobre la lucha contra el extremismo, campañas de difamación en la prensa, etc. Estas preocupaciones fueron presentadas durante una conferencia de prensa en Biskek, celebrada tras una misión de investigación y de promoción política de una semana realizada a cabo en el país.

La delegación del Observatorio se reunió con el viceprimer ministro, el viceministro del Interior, el defensor adjunto del pueblo de la República Kirguisa, el defensor del pueblo de Jalal-Abad, el defensor del pueblo de Osh, el fiscal general adjunto de la República, el jefe de Asuntos Interétnicos y Religiosos de la Presidencia, así como representantes de la sociedad civil en Biskek, Osh y Jalal-Abad.

La delegación les instó a que protegieran el espacio de los defensores y defensoras de los derechos humanos y se opusieran a la aprobación de varias leyes, principalmente la que estigmatiza como "agentes extranjeros" a las ONG que reciben financiación extranjera y otra que penaliza la "promoción" de la igualdad de derechos de personas LGBTI.

La FIDH y el OMCT temen que la aprobación de estas leyes no solo silenciará a los defensores y defensoras de los derechos humanos, sino que también pondrá fin a la construcción de un sistema democrático en Kirguistán", declaró Karim Lahidji, presidente de la FIDH, que lideraba la misión.

Durante muchos años se ha considerado a la sociedad civil de Kirguistán como una de las más fuertes de Asia Central, pero, recientemente, aunque el país se ha unido a la Unión Aduanera Eurasiática, Rusia también ha aportado malas prácticas, con la introducción de proyectos de ley similares a los suyos propios, que ponen en peligro las libertades de asociación, expresión y reunión pacífica.

A pesar del hecho de que las autoridades kirguisas han creado instituciones de derechos humanos en los últimos años, la mayoría de ellas, siguiendo con la tradición soviética, siguen siendo una fachada y no funcionan de forma efectiva", declaró Tatiana Glushkova, abogada del Centro de Derechos Humanos "Memorial.

Un día antes de que concluyese la misión, las autoridades aún no habían emitido un permiso para visitar al defensor de los derechos humanos de la minoría uzbeka, Azimjan Askarov, condenado a cadena perpetua en 2010, tras los enfrentamientos étnicos en el sur de Kirguistán.

Ver la conferencia de prensa (Biskek, 25 de septiembre 2015)

Azimjan Askarov está pagando el precio más alto de una política cada vez más represiva. La comunidad de derechos humanos de Kirguistán sigue siendo dinámica, pero sufre con el aumento de actos de intimidación

, declaró Alexandra Pomeon, directora del Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos, que también formaba parte de la misión.

La misión publicará un informe en los próximos meses, que presentará conclusiones y recomendaciones detalladas al Gobierno de Kirguistán, a los actores no estatales, a las Naciones Unidas, a la Unión Europea y a las embajadas extranjeras en Kirguistán.

Leer más
communique