La FIDH y la LDH presentan una denuncia por violación del derecho a la protección de datos

12/07/2013
Comunicado
ar en es fa fr

La FIDH y la LDH han remitido al fiscal del Tribunal de Primera Instancia de París una denuncia basada en los hechos revelados por Edward Snowden.

El objeto social de ambas organizaciones recoge su compromiso de luchar para que toda violación de las libertades individuales relacionada con el tratamiento informático de datos sea debidamente sancionada. Por ello la FIDH y la LDH han interpuesto, a título también personal, una demanda con base en los artículos 323-1, 226-18, 226-1 y 226-2 del Código Penal francés.

Estas disposiciones se refieren al acceso fraudulento a un sistema informático, a la utilización de métodos fraudulentos para la obtención de datos personales, a la violación voluntaria del derecho a la intimidad y al uso y almacenamiento de grabaciones y documentos para cuya obtención se ha violando el derecho a la intimidad.

Las revelaciones realizadas por Edward Snowden a través de la prensa han permitido sacar a la luz la existencia de un programa americano llamado PRISM (Sistema de Planificación y Gestión para la Sincronización y la Integración de Recursos) que recaba información alojada en servidores de diferentes empresas de internet (Microsoft, Yahoo, Google, Paltalk, Facebook, Youtube, Skype, AOL y Apple).
Bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo y contra el crimen organizado, este sistema de captación de datos privados, tanto de ciudadanos norteamericanos como de asociaciones y personas de fuera del país, ha permitido a la NSA -Agencia Nacional de Seguridad de los EE.UU.- y al FBI recopilar datos alojados en los servidores de estas empresas, tales como el historial de búsqueda y de conexiones a internet , el contenido de los correos electrónicos y de comunicaciones audio y vídeo, ficheros fotográficos, ficheros transferidos así como del contenido de conversaciones online.

Este sistema, que permite procesar 500 millones de comunicaciones al mes, se basa en la utilización de palabras clave para llegar hasta el emisor de un mensaje privado y para acceder además al destinatario y al contenido del mismo, sea cual sea el medio técnico utilizado para su transmisión.

Es necesario acabar con esta intrusión en la privacidad de cada uno de nosotros, sobre la que no existe control alguno y que supone un peligro importante para las libertades individuales, so pena de ver desaparecer el estado de derecho.

La FIDH y la LDH presentan hoy esta denuncia ante la justicia francesa para que se abra una investigación judicial sobre estos hechos.

Leer más
communique