Estado de emergencia: la FIDH presenta una denuncia contra Bernard Cazeneuve y contra el director de libertades públicas

09/03/2016
Comunicado
en es fr

La FIDH, junto a la LDH y a cinco personas que fueron sometidas a arresto domiciliario, presentó el pasado jueves 25 de febrero una denuncia contra el ministro francés de Interior y contra el director de libertades públicas.

Estas denuncias se refieren a vulneraciones de la libertad individual así como a actos de discriminación. Las denuncias [1]contra Bernard Cazeneuve, ministro del Interior, fueron presentadas ante el Tribunal de Justicia de la República único órgano competente para juzgar a un ministro por actos cometidos en el ejercicio de sus funciones.

Las denuncias [2]contra el director de las libertades públicas del Ministerio del Interior —que firmó los arrestos domiciliarios bajo la autoridad del ministro— son denuncias con constitución de partes civiles, presentadas ante el tribunal de primera instancia de París.

Los cinco denunciantes fueron objeto de arresto domiciliarios en virtud del estado de emergencia, tras registros efectuados en sus respectivos domicilios entre noviembre y diciembre de 2015. Estas detenciones se fundamentaban en informaciones provenientes de "notas blancas" de los servicios de inteligencia franceses, es decir, informaciones sin fuentes conocidas y sin corroborar por parte de ningún otro elemento serio, a pesar de que ya se habían realizado registros en el domicilio de cada una de estas personas.

Los cinco demandantes habían presentado un recurso ante los tribunales administrativos y todas las veces el Ministerio del Interior había decidido suprimir las medidas antes de que los órganos competentes pudieran examinar los recursos. Fueron por tanto sometidos a graves vulneraciones a su libertad, sin que un juez pudiese pronunciarse sobre estas violaciones y sobre sus consecuencias relativas a la responsabilidad de las autoridades que dictaron estas medidas.

Para la FIDH es importante participar en estas denuncias. En efecto, nuestra organización, desde la primera vez que se amplió el estado de emergencia, ha expresado públicamente su preocupación y lo ha reiterado el 25 de febrero mediante el envío de una carta abierta firmada por más de sesenta organizaciones miembros de la FIDH —entre ellas, la LDH, por supuesto—, dirigida al jefe del Estado francés, en la que se le pedía que levantase el estado de emergencia y se denunciaban las posibles derivas.

Estas denuncias pretenden que se abran investigaciones penales de modo que los tribunales puedan ejercer un control efectivo sobre las medidas que se han tomado en virtud del estado de emergencia. De hecho, desde que se proclamó el estado de emergencia se desposeyó a los tribunales de la capacidad de ejercer control sobre las posibles vulneraciones graves de las libertades individuales.

La FIDH, que también se moviliza en el seno del colectivo "Nous ne céderons pas" [No cederemos], organizará con la LDH del 14 al 18 de marzo, una misión de investigación internacional sobre la reciente evolución de la lucha contra el terrorismo en Francia, las constataciones y las consecuencias.

Leer más
communique