Carta abierta al presidente de la República Francesa sobre la acogida de los refugiados y migrantes en Francia y en Europa

11/09/2015
Carta abierta
en es fr
Creative Common

París, 10 de septiembre de 2015

Estimado Sr. presidente:

El lunes pasado usted ofreció una conferencia de prensa durante la que realizó varias declaraciones relacionadas con la migración y el asilo, manifestando la posición que adoptará Francia durante la próxima reunión de ministros de Interior de la Unión Europea, el 14 de septiembre en Bruselas.

Observamos que tanto el tono como el contenido de su discurso contrastan claramente con la posición defendida por Francia el verano pasado. Los trágicos acontecimientos que se han producido desde entonces parecen haber llevado finalmente a un despertar, largamente pospuesto, para que las personas que desean entrar en Europa en busca de protección o de mejores condiciones de vida sean consideradas como lo que son, seres humanos que merecen, ante todo, nuestra simpatía y nuestra solidaridad, y no sospechas ni el rechazo que suponen los muros, las alambradas y la represión policial.

Sin embargo, aunque su declaración es más generosa que la posición adoptada antes del verano, consideramos que está muy lejos de la que se requiere para hacer frente al desafío al que se enfrenta nuestro país y la Unión Europea en su conjunto, que es dar una respuesta adecuada a las expectativas de las personas migrantes y refugiadas, estén ya dentro de la UE o aún en terceros países.

Francia debe tomar decisiones valientes sin demora, lo que significa que debe hacerlo durante la reunión de ministros de Interior de la Unión Europea el 14 de septiembre. Entre estas decisiones se incluyen, sin limitarse necesariamente a ellas, las tres siguientes:

1.- Personas refugiadas y migrantes que ya se encuentran en territorio francés.
Habida cuenta de la historia de Francia en materia de acogida de personas exiliadas, que usted ha reafirmado, ¿cómo puede justificarse la inadecuada acogida que se les está ofreciendo? Debe ponerse fin a la "lógica de los campamentos", como demuestra claramente el ejemplo de Calais. Francia tiene capacidad, tanto logística como económica, para proporcionar alojamientos permanentes en Calais y en todas las ciudades que se encuentran a lo largo de las rutas de migración y, especialmente, en París. Estos alojamientos deben permitir atender las necesidades básicas de las personas, como la comida, la bebida, el aseo personal, el acceso a la atención médica y, para la mayoría, el acceso a apoyo y a seguimiento psicológico. Es indispensable que existan condiciones dignas de acogida para que se informe a las personas migrantes y refugiadas de forma adecuada y puedan así ejercer sus derechos sin impedimentos indebidos, especialmente el derecho a solicitar asilo.

Al igual que usted, acogemos con satisfacción la movilización de muchas ciudades y pueblos de Francia −algunos de los cuales no han esperado a que ocurrieran estos trágicos acontecimientos para actuar−. Esperamos que el Estado y las autoridades locales desplieguen recursos humanos y financieros suficientes para transformar la posición declarada de Francia en acciones concretas de solidaridad y se ofrezca una acogida digna a estas personas.

2.- Recepción de las personas que actualmente se encuentran en alguno de los primeros países de llegada (Grecia, Italia, Hungría, etc.)
Usted anunció que Francia admitiría a 24 000 personas en el marco de un mecanismo de reubicación permanente y vinculante. Acogemos con satisfacción el apoyo de Francia a este mecanismo, que debería permitir una mejor distribución entre los Estados miembros de la UE del esfuerzo de acoger a los solicitantes de asilo.

Sin embargo, la propuesta de la Comisión Europea −24 000 personas a reubicar en un período de dos años− no refleja la realidad. ACNUR estima que es necesario "reubicar" como mínimo a 200 000 personas en Europa, teniendo en cuenta que han llegado ya 350 000. Es necesaria una mayor y más ambiciosa muestra de solidaridad europea, especialmente en lo que se refiere a Grecia e Italia.

Además, usted mismo ha subrayado la importancia de abrir "centros de identificación y registro" en los países de llegada, para distinguir a los solicitantes de asilo de las personas que deben ser "devueltas" con "dignidad". Manifestamos nuestra profunda preocupación sobre los medios que se utilizarán y las condiciones materiales en las que se efectuará esta selección. ¿Podrá usted garantizar que estos centros no se convierten en lugares de detención o en prisiones a las puertas de Europa?

Además, nuestras organizaciones están conmocionadas por la posibilidad de que se rechace a ciertas categorías de personas desde el comienzo, cuando la mayoría de ellas han arriesgado sus vidas para llegar a Europa y cuando, además, la creciente complejidad de las razones de su salida hace cada vez más difícil diferenciar entre el asilo "político" y el exilio "económico". No es aceptable rechazar a quienes se encuentran ya en una situación extremadamente precaria simplemente porque son "pobres" y no "refugiados". La única respuesta digna a la llegada de las personas que huyen de la guerra, la opresión o la miseria es la que se basa en la aceptación y el respeto de los derechos humanos.

La crisis actual ha llevado a Alemania a suspender unilateralmente el Reglamento de Dublín para los ciudadanos sirios. Durante mucho tiempo nuestras organizaciones han venido alertando a la UE sobre las desastrosas consecuencias de este mecanismo injusto, desigual e ineficiente. Por consiguiente, le pedimos que aprenda de la crisis actual y que inste a la UE a que se reanuden las negociaciones para revisar el sistema europeo de asilo, a comenzar por la suspensión del Reglamento de Dublín para todos los solicitantes de asilo, sea cual sea su nacionalidad, tal como han pedido el comisario de derechos humanos del Consejo de Europa y el relator especial de la ONU sobre los derechos humanos de los migrantes.

Finalmente, creemos que tanto Francia como la UE deben renegociar urgentemente con el Reino Unido las reglas de entrada al territorio británico. Estas reglas son la causa subyacente de los serios problemas a los que se enfrenta la región de Calais desde hace casi 20 años. Si esta crisis, tal como usted afirmó, realmente exige de nosotros que se tomen "decisiones que cuenten" que "la historia juzgará" y que se trate a los inmigrantes con "humanidad y responsabilidad", es urgente que se reabra este debate.

3.- Personas que desean llegar a Europa.
Igualmente se refirió usted a los retos internacionales que plantean los flujos migratorios, especialmente teniendo en cuenta la Cumbre Euroafricana que se celebrará en La Valeta (11 de noviembre de 2015) y la conferencia internacional sobre refugiados que podría celebrarse en Francia.

En nuestra opinión, la urgencia de la situación es tal, que requiere que se tomen medidas inmediatas para evitar más tragedias y muertes que, tal como usted mismo afirmó al dirigirse a la prensa, suman ya 3 000. Francia y sus socios europeos deben abrir urgentemente vías de acceso legales y seguras para las personas de terceros países (Líbano, Jordania, Libia, etc.) que deseen llegar a Europa, de manera que no tengan que arriesgar sus vidas o acudir a traficantes. La situación exige que se expidan visados y que se suspendan las obligaciones de visados de tránsito aéreo, así como que se tomen medidas para favorecer la reunificación familiar y los viajes en condiciones seguras.

Para hacer frente a este reto urgente, la UE podría asimismo aplicar el mecanismo previsto en la Directiva 2001/55/EC del 20 de julio de 2001 sobre las normas mínimas para la concesión de protección temporal en caso de afluencia masiva de personas desplazadas, directiva que se adoptó precisamente para conceder protección inmediata en caso de "una afluencia masiva de personas desplazadas procedente de terceros países imposibilitadas para el regreso."

En cuanto a las negociaciones con los países de origen y de tránsito, cabe observar que durante muchos años se han aplicado políticas de cooperación y desarrollo destinadas a externalizar el control migratorio. Algunas veces esto ha tenido graves consecuencias sobre los derechos humanos de las personas migrantes. Nos producen una gran alarma las actuales conversaciones y la cooperación que se contempla dentro en el marco del proceso de Jartum, que prevé la externalización de algunos elementos de la política migratoria de la UE, incluso hacia regímenes dictatoriales. Nuestras organizaciones le instan solemnemente a que rechace el inicio de toda cooperación con terceros países en materia de migración, ya sea de países de origen o de tránsito, cuando no respeten los derechos y libertades fundamentales.

Señor presidente, la profunda emoción expresada por el público en respuesta a las imágenes que han circulado recientemente es algo que nosotros hemos venido sintiendo durante años. Los líderes europeos deben mostrar una firme voluntad política si desean estar a la altura del reto que plantea la necesidad de proteger a las personas que llaman a las puertas de la Unión Europea. Si manifiestan esta voluntad claramente, si usted y su Gobierno muestran el compromiso y la determinación necesarios, estamos convencidos que nuestros ciudadanos estarán cada vez más dispuestos a dar la bienvenida a estas personas que buscan paz y protección.

Desearíamos abordar personalmente estas cuestiones con usted, especialmente teniendo en cuenta la próxima Cumbre Europea y las futuras conferencias internacionales. Nuevamente le solicitamos que se reúna con todas las partes interesadas de la sociedad civil que reclaman medidas activamente, algunas desde hace mucho tiempo, para garantizar que las personas refugiadas y migrantes reciban una bienvenida digna y respetuosa. Juntos podremos hacer frente este reto.

Atentamente,

Firmantes
ACAT-Francia; ACORT; Acción Tunecina; ADTF; Anafé; ARDHIS; ATMF; CCFD Tierra Solidaria; Centro Primo Levi; La Cimade; Coordinación 93 de Lucha por los Sin Papeles; Coordinación SUD; CRID; DIEL (Derechos Aquí y Allí); Elena-Francia; Emmaüs Francia; Emmaüs Internacional; Enda Europa; EuroMed Rights – EMHRN; FASTI (Federación de las Asociaciones de Solidaridad con todos y todas las Inmigrantes); Federación de Ayuda Mutua Protestante; FIDH:; FNARS; Fundación Francia-Libertades - Danielle Mitterrand; FORIM; Francés Lengua de Acogida; Francia América Latina; FSU; FTCR; Gisti; GRDR Migración, Ciudadanía y Desarrollo; IDD; Liga de los Derechos Humanos; Médicos del Mundo; Migreurop; Movimiento por la Paz; Movimiento por la Dignidad y los Derechos de los Malienses; MRAP; Observatorio Ciudadano del CRA de Palasieau; Organización por una Ciudadanía Universal; Red Fe y Justicia África Europa; Socorro Católico - Cáritas Francia; Socorro Islámico Francia; Sindicato de la Magistratura; Sindicato de los Abogados de Francia (SAF); Tierra de Hombres Francia; Unión Sindical Solidaires.

CC: Sr. Manuel Valls, Sr. Laurent Fabius, Sr. Bernard Cazeneuve, Sra. Marisol Touraine, Sra. Annick Girardin, Sr. Harlem Désir

Leer más
lettreouverte