Carta abierta a la red de la UE contra el genocidio para que convoque una reunión extraordinaria sobre las conclusiones del informe del Senado de los Estados Unidos sobre las torturas de la CIA

Antes de la 18.ª reunión de la red europea de puntos contacto, que se celebrará en La Haya el 22 y 23 de abril, la FIDH, REDRESS, HRW, ECCHR y TRIAL, escribimos esta carta (en inglés) en la que instamos a la red a convocar una reunión extraordinaria para debatir las investigaciones y los procesos judiciales actuales y potenciales, tras la publicación del "Estudio sobre el programa de detención e interrogatorio de la CIA" del Comité Inteligencia del Senado de los Estados Unidos.

Open Letter to EU Genocide Network requesting special meeting

Carta abierta a la Red de la UE contra el genocidio para que convoque una reunión extraordinaria

A los puntos de contacto nacionales:

Nos dirigimos a ustedes en vísperas de la 18.ª reunión de la red de puntos de contacto en relación con las personas responsables de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra (red de la UE contra el genocidio o red) para llamar su atención en relación al resumen del Comité de Inteligencia del Senado de los Estados Unidos sobre el "Estudio sobre el programa de detención e interrogatorio de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)", publicado el 9 de diciembre de 2014 [1]. Nos congratulamos de la publicación del resumen del Senado, pero pedimos a las autoridades estadounidenses que den a conocer el informe íntegro [2] y les instamos a que, en su calidad de puntos de contacto de la red de la UE contra el genocidio, convoquen una reunión extraordinaria de la red para analizar el contenido de dicho resumen, su trascendencia para los puntos de contacto y sus respectivas jurisdicciones y para el papel de la red, que es procurar que los autores de los crímenes que ha puesto de manifiesto el informe del Senado rindan cuentas.

Nuestras organizaciones consideran que es necesario que la red celebre una reunión extraordinaria dado que algunos Estados miembros de la UE que podrían ser competentes para conocer de los delitos documentados en el resumen del Senado, habida cuenta de que algunos de estos Estados están analizando o han analizado ya estos delitos. El resumen del Senado contiene una considerable cantidad de información nueva que podría ser muy relevante en las investigaciones de las autoridades nacionales de los Estados miembros de la UE. Además, podría darse el caso de que las pruebas de estos delitos —víctimas y testigos incluidos— se hallen bajo la jurisdicción de Estados miembros de la UE, lo que en algunos casos obligaría a las autoridades encargadas de la acusación a investigarlos y, si procede, a enjuiciarlos. Los estrechos vínculos de algunos Estados miembros de la UE con los Estados Unidos y su implicación en el programa de la CIA justifican que se celebre una reunión para garantizar que todos los responsables de graves abusos rindan cuentas. [3]

1. Los Estados miembros de la UE deberían investigar y perseguir judicialmente las denuncias de tortura y malos tratos cometidos por agentes estadounidenses y otros cómplices en el programa de la CIA

El resumen del informe del Senado es un documento de síntesis de 525 páginas parcialmente redactado, que recoge los resultados y conclusiones de un informe de 6 700 páginas —todavía clasificado como secreto— que documenta la utilización a gran escala de torturas y malos tratos por parte de agentes de la CIA entre finales de 2001 y principios de 2009. El resumen aporta nuevos datos importantes sobre el programa de la CIA y confirma las conclusiones de informes previos: [4] la CIA estableció un "programa de detenciones e interrogatorios" que comprendía el empleo de "técnicas de interrogatorio mejoradas" constitutivas de tortura y malos tratos, en prisiones secretas en todo el mundo —también en Europa— así como en el centro militar de detención de los Estados Unidos en la bahía de Guantánamo, Cuba. Según el resumen del informe del Senado, las técnicas de tortura empleadas eran mucho más brutales, sistemáticas y generalizadas de cuanto se había reconocido anteriormente e incluían la privación prolongada del sueño, la "alimentación rectal" o la "rehidratación rectal" forzadas, el simulacro de ahogamiento, el uso de posturas tensas dolorosas y la exposición prolongada a luz intensa y al ruido. El resumen reveló que el número de personas detenidas y sometidas a estas técnicas de interrogatorio, incluidas las que fueron objeto de simulacros de ahogamiento, era más alto de lo que la CIA había informado previamente.

El resumen del informe del Senado complementa la información previamente hecha pública sobre el programa de entregas de la CIA, que incluía el traslado ilegal de personas de todo el mundo —inclusive procedentes de Europa y en vuelos que atravesaban ese continente— a lugares de detención secretos —denominados "agujeros negros"—, algunos de los cuales estaban situados en Estados miembros de la UE, como Polonia, Rumanía y Lituania. [5]

Los tribunales nacionales de los Estados miembros de la UE podrían enjuiciar los delitos documentados como tortura y crímenes de guerra, entre otros. El 11 de febrero de 2015, el Parlamento Europeo adoptó una resolución en la que formulaba las siguientes recomendaciones, a la luz de la información revelada en el resumen del informe del Senado de Estados Unidos:

5. Reitera sus llamamientos a los Estados miembros para que investiguen la supuesta existencia en sus respectivos territorios de prisiones secretas, en las que podría haber personas detenidas en el marco del programa de la CIA, y para que persigan a las personas involucradas en estas operaciones teniendo en cuenta todas las pruebas que han salido ahora a la luz;
6. Pide a los Estados miembros que investiguen plenamente las recientes acusaciones de entregas, encarcelamientos y torturas ilegales en sus territorios y que persigan judicialmente a los responsables.

 [6]

Asimismo, es necesario que las autoridades de los Estados miembros de la UE enjuicien a los responsables porque entre las víctimas de tortura y malos tratos cometidos en el marco del programa de la CIA hay ciudadanos de esos Estados y tienen derecho a una reparación efectiva. Además, los sospechosos de infligir torturas y malos tratos en el contexto del programa de la CIA, entre ellos algunos funcionarios de los Estados Unidos y extranjeros (incluso de Estados miembros de la UE) que apoyaron el programa, podrían hallarse en Estados miembros de la UE o podrían viajar a estos, lo que ofrecería la oportunidad de detenerlos y, siempre que existan pruebas suficientes, de enjuiciarlos en un Estado miembro de la UE. Varios Estados miembros de la UE ya han realizado esfuerzos para que los agentes de los Estados Unidos rindan cuentas por las torturas y otros abusos cometidos en el marco del programa de la CIA, en particular a través de denuncias penales presentadas por víctimas y organizaciones no gubernamentales. En un número limitado de casos —concretamente en Francia y España— hay investigaciones judiciales en curso. [7] La Fiscalía federal alemana todavía debe decidir si abre una investigación a varios agentes estadounidenses de alto rango a raíz de la denuncia que el Centro Europeo por los Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR, por sus siglas en inglés) presentó en diciembre de 2014.ECCHR, “Criminal Complaint against Bush-Era Architects of Torture,” 17 December 2014, http://www.ecchr.de/us_accountability.html.

Hasta la fecha, Italia es el único país que ha llevado con éxito un caso a juicio, que dio lugar a la condena de veintidós agentes de la CIA, un coronel del ejército de los Estados Unidos y dos agentes de inteligencia del ejército italiano, en relación con la entrega extraordinaria de un clérigo egipcio. [8]. Aunque el juicio no es un modelo a seguir por otros Estados miembros de la UE ya que los acusados estadounidenses no estuvieron presentes en su propio juicio, [9] ha quedado patente que es posible investigar y enjuiciar abusos cometidos por la CIA, a pesar de la falta de cooperación por parte de las autoridades de los Estados Unidos. [10]

Además, las autoridades nacionales de varios Estados miembros de la UE, como Lituania y Polonia, están actualmente investigando la implicación de sus propios países en acoger a los denominados "agujeros negros" en sus territorios para facilitar que los agentes de la CIA interrogaran a presuntos terroristas empleando la tortura.

2. Reunión de la Red para investigar específicamente las denuncias de torturas y otros malos tratos por parte de agentes estadounidenses y de sus cómplices en el programa de la CIA

Los diversos hechos a los que se ha hecho referencia son una justificación sólida para que se convoque una reunión específica de la red. La red ha señalado repetidamente la importancia de su papel a la hora de coordinar esfuerzos para luchar contra la impunidad en la Unión Europea, ya que proporciona un foro para los "juristas con contacto directo y el intercambio de mejores prácticas e información operativa y, por consiguiente, facilita la cooperación judicial en materia penal y mejora la eficacia de la asistencia judicial recíproca." [11] De hecho, los puntos de contacto consideran que la red es "indispensable en la lucha mundial contra la impunidad." [12]

A fin de lograr su objetivo, la red, entre otras cosas, organiza reuniones específicas sobre contextos particulares o delitos cometidos en un país concreto, siempre que estén vinculados con la red y a los Estados miembros de la UE. La red ha organizado, por ejemplo, sesiones específicas sobre los crímenes cometidos en la ex Yugoslavia y en Rwanda, ya que había Estados miembros que se confrontaban con víctimas y sospechosos de ambas regiones y se enfrentaban a retos similares en las investigaciones y enjuiciamientos de los crímenes cometidos en ellas. Tras la primavera árabe de 2011, y concretamente en respuesta a la situación de las "personas que huían de esos países del norte de África y de Oriente Medio o que los atravesaban", los puntos de contacto recomendaron desarrollar una política de "identificación de testigos y de personas sospechosas de haber cometido delitos comprendidos en el mandato de la red. [13] La red organiza asimismo reuniones específicas sobre el actual conflicto en Siria y los puntos de contacto han destacado la "importancia de proporcionar a los Estados información y pruebas que podrían ser de utilidad en investigaciones posteriores." [14]

Estas reuniones específicas, públicas o celebradas a puerta cerrada, permiten a los puntos de contacto y a otros profesionales compartir experiencias e intercambiar información, identificar los posibles elementos comunes y las mejores prácticas, así como debatir sobre las dificultades que persisten. Los puntos de contacto pueden así recibir información de sus homólogos de otros Estados miembros de la UE sobre investigaciones en curso o sobre posibles futuras investigaciones.

Los puntos de contacto han recalcado que estas reuniones ad hoc sobre situaciones concretas favorecen un enfoque proactivo para combatir la impunidad, inclusive la que se refiere a delitos cometidos en países en los que los puntos de contacto no pueden investigar. [15] La convocatoria de una reunión centrada exclusivamente en las acusaciones de torturas en el contexto del programa de entregas, detenciones e interrogatorios de la CIA contribuiría a un propósito similar y se ajustaría al mandato de la red. [16].Entre otras cosas, esta reunión ofrecería a los puntos de contacto una visión pormenorizada de la información disponible sobre el programa y del grado de implicación de los Estados miembros de la UE, una ocasión para debatir sobre las investigaciones en curso y para compartir información y experiencias.

Como ya se ha señalado, la información de dominio público denota claramente que hay Estados miembros de la UE directamente afectados e incluso involucrados en los presuntos delitos que el resumen del informe del Senado ha puesto de relieve. En varios Estados miembros de la UE hay investigaciones en curso sobre estos abusos. Como plataforma creada para facilitar la cooperación en la investigación de dichos delitos, es evidente que la red debe desempeñar la función de identificar la medida en que las autoridades nacionales de los Estados miembros garantizan "que los responsables no escapan a la justicia y que los países no se convierten puertos seguros para los autores de crímenes internacionales." [17]

Por ello, les instamos a que aprovechen la oportunidad que les brinda la 18º reunión de la red para iniciar el debate para convocar una reunión extraordinaria sobre este asunto. No duden en contactarnos si desean que les prestemos asistencia adicional.

Atentamente,
Antoine Bernard, director general, FIDH
Carla Ferstman, directora, REDRESS
Richard Dicker, director, programa de justicia internacional, HRW
Wolfgang Kaleck, secretario general, ECCHR
Philip Grant, director, TRIAL

Leer más
communique