El Campeonato del Mundo de Hockey se retira de Belarús tras las protestas por los derechos humanos

24/01/2021
Impacto
en es fr

París-Minsk-Zurich — Tras la presión ejercida por la sociedad bielorrusa, entre otros, por atletas, periodistas y activistas, así como por algunos patrocinadores y organizaciones de derechos humanos, la FIDH y Viasna –su organización miembro en el país–, para denunciar la represión que ejerce el Estado sobre la oposición, la Federación Internacional de Hockey sobre Hielo (IIHR) ha decidido retirar de Minsk el próximo Campeonato del Mundo de Hockey sobre Hielo.

Está previsto que este evento anual se celebre en mayo y junio de 2021. El 18 de enero, el Consejo de la IIHF declaró que "en estos momentos es imposible garantizar el bienestar de los equipos, del público y del personal durante la celebración del Campeonato del Mundo en Belarús."

La IIHR afirmó en una declaración que había consultado con "personas expertas independientes y todas las partes interesadas" sobre la viabilidad de celebrar el Campeonato del Mundo de Hockey sobre Hielo de 2021 en Belarús, teniendo en cuenta la "creciente preocupación por la seguridad, relacionada tanto con el aumento de los disturbios políticos como con la covid-19".

El 15 de enero, Nivea Men amenazó con retirar su patrocinio si el Campeonato del Mundo se celebraba en Minsk. Al día siguiente, el fabricante checo de automóviles Skoda, el sponsor principal, anunció que, por respeto a todos los derechos humanos, dejaría de patrocinar el Campeonato del Mundo de Hockey sobre Hielo de 2021 de la IIHF si se confirmaba que Belarús organizaba conjuntamente el evento". La empresa alemana Liqui Moly no tardó en seguir su ejemplo, al igual que el fabricante de relojes suizos Tissot, que afirmó que, "los derechos humanos son valores fundamentales que Tissot representa".

El 12 de enero, después de que René Fasel, presidente de la IIHF, y el presidente bielorruso Alexander Lukashenko celebraran una reunión en Minsk, la FIDH y Viasna pidieron a la Federación que respetara la dignidad humanay su propio código de conducta y retirase la competición de Belarús. La FIDH y Viasna sostenían que, si el campeonato se desarrollaba en Belarús, tal como estaba previsto, no solo sería poco ético, sino que también resultaría peligroso para la afición, los y las atletas y periodistas. Ambas organizaciones enviaron una carta abierta la IIHF en la que pedían el traslado del campeonato y el nombramiento de otro país coorganizador.

Leer más
impact