La ONU reconoce que los derechos de Ales Bialiatski han sido violados por Bielorrusia

17/11/2014
Comunicado
en es fr ru

Una decisión notable contra los estados que violan la libertad de asociación.

París, Minsk, 17 de noviembre 2014 - En una decisión histórica, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas reconoce oficialmente que el Estado de Bielorrusia ha violado los derechos de Ales Bialiatski, Presidente de Viasna y Vice- Presidente de la FIDH, garantizados por los artículos 9 (derecho a la libertad y a la seguridad personal), 14 (derecho a un juicio justo) y 22 (libertad de asociación) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Esta decisión es consecuencia de una comunicación personal de la esposa de Ales Bialiatski, Natalia Pinchuk, representada por Antoine Bernard, Director Ejecutivo de la FIDH, y es una fuerte señal dirigida a todos los regímenes que manipulan sus leyes para asfixiar cualquier voz que critique la violación de la libertad de asociación.

Después de que al centro Viasna lo privaran de su registro estatal en 2003, sus fundadores hicieron tres peticiones de reinscripción en el registro al Ministerio de Justicia entre 2007 y 2009. No obstante, el estado se negó a inscribirlos en el registro en cada ocasión. Como consecuencia, Viasna no pudo abrir una cuenta bancaria a su nombre ni recibir fondos para sus actividades.

Según el Comité, Bielorrusia violó el derecho de esta organización a la libertad de asociación cuando le denegó el registro a Viasna, basando su decisión únicamente en el argumento de que los documentos presentados por Viasna necesitaban ligeros ajustes para cumplir cabalmente con los requisitos del Ministerio de Justicia, que pudieron haber sido realizados si el Ministerio hubiera brindado la posibilidad de hacerlo.

La denegación de registro de Viasna ocasionó que sus actividades fueran ilegales en Bielorrusia e impidió que sus miembros accedieran a sus derechos. El haber condenado a Ales Bialiatski a una larga pena de cárcel por acciones relacionadas con el recibo y gasto de fondos destinados a la realización de las actividades legítimas de su organización fue una consecuencia directa de la violación de la libertad de asociación.

Los tribunales Bielorrusos desestimaron las pruebas de que dichos fondos estaban destinados y fueron utilizados para dichos objetivos y no consideraron el caso de una manera que pudiera salvaguardar la libertad de asociación. Como consecuencia, imponer la responsabilidad penal en Ales Bialiatski violó dicha libertad.

« Esta decisión del Comité de Derechos Humanos, fundamentada en el derecho internacional, reconoce la legitimidad de las actividades de Viasna y rehabilita completamente a Ales Bialiatski » , afirmó complacido Valentin Stefanovic, Vice Presidente de Viasna.

El Comité también consideró que la detención de Ales Bialiatski durante la investigación inicial fue arbitraria, ya que la decisión de detenerlo emanó del fiscal/procurador y no del tribunal y se basó únicamente en la gravedad de los cargos y no sobre ninguna prueba de que esta medida fuera necesaria o aconsejable.

El Comité consideró que en el transcurso del procedimiento penal, se violó la presunción de inocencia de Ales Bialiatski, como se observa en el tratamiento de este caso por parte de los medios de comunicación estatales y en las declaraciones del presidente de Belarús. Se presuponía que Ales Bialiatski era culpable antes de que el tribunal hubiera dado su veredicto. Igualmente, fue mantenido en una jaula durante su juicio y fue introducido en la sala esposado.

La decisión del Comité estipula que Bialiatski tiene derecho a recursos jurídicos de remediación como la reconsideración de la petición de Viasna para su inscripción en el registro estatal, limpiar su registro de antecedentes penales, una compensación adecuada, incluyendo el reembolso de las multas pagadas con arreglo a las resoluciones judiciales. Además, el Comité consideró que el Estado debería revisar sus leyes sobre las asociaciones y ponerlas en conformidad con el artículo 22 de la ICCPR.

“El Comité comunicó la decisión al Estado, que tiene la obligación ahora de aportar remedios jurídicos a Ales Bialiatski” , afirmó Karim Lahidji, Presidente de la FIDH. Esta decisión es crucial para Viasna, para otras organizaciones bielorrusas de protección de los derechos humanos y para el respeto de la libertad de asociación en todo el mundo, cuando un cierto número de regímenes tratan de callar las voces críticas”.

La decisión que adoptó el Comité sobre este caso sienta un precedente. Demuestra claramente que las acciones de un estado destinadas a la obstrucción de las actividades de las organizaciones de derechos humanos, que van desde la denegación de registro a una asociación, hasta el enjuiciamiento de sus miembros por ejercer su derecho de asociación, están en violación del derecho internacional. Ninguna manipulación de la legislación interior por parte de los estados individuales puede ocultar estas violaciones a la comunidad internacional.

Nuestras organizaciones consideran que esta decisión constituye una fuente de argumentos jurídicos expertos ante la cada vez mayor presión de los defensores de los derechos humanos y sus organizaciones.

Leer más
communique