Inicio del proceso a Leyla y Arif Yunus tras un año en prisión

10/07/2015
Llamado urgente
en es ru

El 13 de julio de 2015 comenzará el juicio contra Leyla y Arif Yunus ante el tribunal económico administrativo de Bakú. Tras permanecer detenidos durante casi un año, periodo en el que se les negó el tratamiento médico que necesitaban con urgencia, deben ahora responder por acusaciones como "actividades empresariales ilícitas". El Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos pide a las autoridades de Azerbaiyán a su puesta en libertad inmediata e incondicional.

Leyla Yunus, directora de Instituto para la Paz y la Democracia (IPD) y miembro de la Asamblea General de la OMCT, y Arif Yunusov, jefe del Departamento de Conflictología del IPD, fueron detenidos en el marco de una amplia ofensiva dirigida contra los defensores y defensoras de los derechos humanos y la sociedad civil que comenzó en el verano de 2014. Además de las acusaciones mencionadas, también se les acusa de "traición al Estado", cargo que se analizará posteriormente en un proceso separado. El Observatorio recuerda que los defensores de los derechos humanos Intigam Aliyev y Rasul Jafarov cumplen actualmente siete años y medio y seis años y medio de prisión, respectivamente, por acusaciones similares e igualmente falsas de evasión de impuestos, actividades empresariales ilícitas y abuso de poder.

"Los pésimos antecedentes del sistema judicial de Azerbaiyán demuestran tristemente que no existe ninguna posibilidad en absoluto de que el matrimonio Yunus disfrute de las garantías de un juicio justo e imparcial" , señaló Karim Lahidji, presidente de la FIDH.
"Por ello, pedimos una vez más a las autoridades de Azerbaiyán que pongan en libertad inmediata e incondicionalmente a nuestra colega Leyla y a su esposo Arif, así como a todos los defensores y defensoras de los derechos humanos actualmente detenidos por llevar a cabo su trabajo" , añadió Gerald Staberock, secretario general del OMCT.

Desde su detención, Leyla y Arif Yunus han pasado por graves problemas de salud y se les ha negado la atención médica adecuada. Leyla Yunus perdió 16 kilos desde el momento en que fue detenida y padece las secuelas de un agrandamiento del hígado, así como una diabetes muy severa, a pesar de lo cual se le ha denegado la dieta especial que requiere. Finalmente, a pesar de haber sido agredida en varias ocasiones por su compañera de celda, las autoridades penitenciarias no han tomado medida alguna para garantizar su integridad física.

Arif Yunusov, que había sido hospitalizado poco antes de su detención por un inicio de ataque vascular cerebral, sufre de hipertensión. Está detenido en la Prisión de Investigación del Ministerio de Seguridad Nacional, la única cárcel de Azerbaiyán que no está bajo la jurisdicción del Ministerio de Justicia, por lo que corre un alto riesgo de ser objeto de torturas y malos tratos. Varios organismos internacionales de derechos humanos, como el Comité contra la Tortura de la ONU (CAT) y el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura (CCT), ya denunciaron el alto grado de aislamiento y la falta de una unidad médica apropiada en esta prisión.

Leer más
appelobs