Secretario General de la ONU, de visita en Vietnam, debe presionar al Gobierno en materia de derechos humanos

21/05/2015
Comunicado
en es

El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, debe presionar al Gobierno vietnamita durante su próxima visita al país para que resuelva las graves violaciones de los derechos humanos, afirmaron hoy la FIDH y su organización miembro el Comité de Derechos Humanos de Vietnam (VCHR). Ban Ki-moon visitará Vietnam entre el 22 y el 23 de mayo, invitado por el presidente Truong Tan Sang.

"El Secretario General debe usar la autoridad moral de las Naciones Unidas para exigir a Hanoi que aborde de forma inmediata las graves violaciones de los derechos humanos y ponga en libertad a todos los prisioneros políticos," afirmó el presidente de la FIDH, Karim Lahidji.

La FIDH y el VCHR están especialmente preocupados por el aumento de la brutalidad policial y por los actos de hostigamiento e intimidación contra los activistas de la sociedad civil, blogueros y defensores y defensoras de los derechos humanos.

En los últimos meses, policías de paisano y matones a sueldo han atacado en repetidas ocasiones activistas en las calles de Hanoi y de la ciudad de Ho Chi Minh. El 19 de mayo, policías de paisano golpearon al bloguero Dinh Quang Tuyen en la ciudad de Ho Chi Minh tras denunciar en su página de Facebook actos de una brutalidad similar contra los y las activistas Nguyen Chi Tuyen (Anh Chi), Tran Thi Nga, Trinh Anh Tuan, Truong Minh Duc y otros. El 11 de mayo, un grupo de personas desconocidas agredió a Anh Chi con tubos de metal cerca de su casa en Hanoi. Anh Chi participó en una exitosa campaña contra un plan de tala de árboles en la capital de Viet Nam.

Las autoridades han continuado también hostigando a blogueros y activistas. El 18 de mayo, las autoridades del el aeropuerto internacional de la ciudad de Ho Chi Minh confiscaron el pasaporte del destacado intelectual Nguyen Hue Chi y le impidieron viajar a los Estados Unidos para visitar a su esposa y a su hija. Nguyen Hue Chi es uno de los fundadores de Bauxite.vn, un influyente sitio de Internet disidente que critica las políticas del Gobierno. Ese mismo día, las autoridades del aeropuerto internacional de Hanoi detuvieron durante un período de tiempo breve al bloguero Mai Xuan Dung a su regreso de Singapur, donde había asistido a un taller sobre periodismo ciudadano.

Muchos activistas continúan detenidos, en unas condiciones sumamente duras, en virtud de la imprecisa formulación de las disposiciones del código penal relativas a la "seguridad nacional", como el artículo 88 ("la distribución de propaganda contra la República Socialista de Viet Nam") y el artículo 258 ("el abuso de las libertades democráticas para perjudicar los intereses del Estado"). Nguyen Kim Ngan, de 66 años, cumple una pena de cinco años y medio de prisión en el campo de prisioneros nº. 6 de Thanh Chuong, en la provincia de Nghe An, ha visto denegado desde septiembre de 2013 su derecho a recibir visitas de su esposa. El activista Pham Minh Vu, condenado en febrero 2015 a dieciocho meses de prisión por tomar fotografías durante una protesta contra China, permanece detenido con delincuentes comunes en el campamento Xuan Loc Camp, en la provincia de Dong Nai, donde ha recibido palizas en repetidas ocasiones.

La libertad de religión queda seriamente amenazada por el nuevo proyecto de Ley sobre Creencias y Religión que impone controles aún más estrictos que la actual legislación sobre las comunidades religiosas y sus actividades. Las actividades que llevan a cabo grupos religiosos independientes no reconocidos por el Gobierno están prohibidas en virtud de disposiciones que prohíben estrictamente cualquier cosa que pueda ser considerada "una afrenta contra las creencias religiosas de los miembros de las organizaciones religiosas reconocidas por el Estado." El cuarto borrador de la ley ha suscitado un profundo malestar en el seno de muchas comunidades religiosas.

"En lugar de proteger la libertad de religión y de creencias, este proyecto de ley amordazaría a los grupos religiosos, en flagrante contravención con las obligaciones adquiridas por Viet Nam en virtud del artículo 188 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos," afirma el presidente del VCHR, Vo Van Ai.

La represión religiosa contra las comunidades religiosas independientes prosigue con la misma intensidad. Desde 2003, el patriarca Thich Quang Do, líder de la Iglesia Budista Unificada de Viet Nam, se halla en arresto domiciliario sin cargos en el monasterio de Zen Thanh Minh en la ciudad de Ho Chi Minh. Ha pasado más de tres décadas sometido a diferentes tipos de detención. Docenas de católicos, de protestantes, de cristianos hmong, de budistas hoa-hao, cao-dai y jemeres krom, siguen encarcelados únicamente en razón de sus pacíficas creencias religiosas.

La FIDH y el VCHR instan al Secretario General a que exija la puesta en libertad inmediata e incondicional de todos los presos y presas políticos de Viet Nam, la derogación de la legislación que sea contraria a las obligaciones del país en virtud del derecho internacional y que se ponga fin a las actuales restricciones de la libertad de religión y de creencias.

Leer más
communique