Pakistán desafía a la Unión Europea y al derecho internacional, y ejecuta a un preso condenado cuando era menor de edad

04/08/2015
Comunicado
en es fa fr

La FIDH y su organización miembro en Pakistán, la Comisión de Derechos Humanos en Pakistán (HRCP), han denunciado la ejecución de Shafqat Hussain, delincuente menor de edad, en la madrugada del 4 de agosto de 2015, a manos de las autoridades paquistaníes, que lanzan así un claro desafío contra el derecho internacional, los derechos humanos fundamentales y las peticiones de la sociedad civil, de la UE y de la ONU para que suspendieran la ejecución.

“La ejecución de Shafqat Hussain no es más que otro claro ejemplo de la total falta de respeto de Pakistán por el derecho internacional y por los derechos humanos más fundamentales. Las continuas ejecuciones, sobre todo de delincuentes menores, son una mancha en la reputación de este país y deberían cesar de manera inmediata” , declaró Zohra Yusuf, vicepresidenta de la FIDH y presidenta de la HRCP.

Se cree que Shafqat Hussain tenía 14 años cuando en el 2004 un tribunal “antiterrorista” le condenó por asesinato. Durante los últimos años se había aplazado varias veces su inmediata ejecución gracias a diversas alegaciones que calificaban de ilegal el proceso contra Hussain debido a su minoría de edad y que afirmaban que éste fue obligado a confesar mediante tortura. El 5 de enero de 2015, Chaudhry Nisar, ministro del Interior, detuvo la ejecución de Hussain prevista para la semana siguiente, alegando cierta información procedente de fuentes sociales y legales, según la cual el joven era menor de edad en el momento de la detención. Por ello, anunció que se abriría una investigación para esclarecer el caso. Sin embargo, no se llevo a cabo investigación de ningún tipo en los dos meses siguientes y la ejecución de Hussain se volvió a programar para el 19 de marzo.

Pakistán levantó la moratoria de siete años sobre la pena de muerte en diciembre de 2014, y desde entonces ha ejecutado a casi 200 personas, entre ellas menores delincuentes. [1] Las protestas nacionales e internacionales se tradujeron en un nuevo aplazamiento de la ejecución a sólo horas antes de que se llevara a cabo y el ministro del Interior finalmente nombró a un equipo de investigación de la Autoridad Federal de Investigación de Pakistán (FIA). El 20 de abril la FIA anunció que la investigación, basada casi exclusivamente en los expedientes judiciales, daba como resultado que Hussain no era menor de edad en el momento de cometer el supuesto crimen. La sociedad Pakistaní condena este resultado y acusa a la FIA de falta de transparencia e independencia.

“La UE no puede permanecer impasible y aprobar de manera tácita estas violaciones de los derechos humanos. Tiene que llevar a cabo acciones concretas que demuestren que no va a aceptar ni la ejecución de delincuentes menores ni la negación del derecho a un juicio justo en Pakistán” , declaró Karim Lahidji, presidente de la FIDH.

El 20 de julio de 2015, en sus conclusiones oficiales acerca de Pakistán, el Consejo de la UE recordó que el respeto por el derecho a un juicio justo y la prohibición de la pena de muerte para delincuentes menores son requisitos del Sistema Generalizado de Preferencias (GSP, por sus siglas en inglés), que ofrece a Pakistán unas condiciones preferenciales a la hora de comerciar con Estados Unidos. Dado que, obviamente, Pakistán no está respetando estos requisitos, nuestras organizaciones piden a la UE que inicien el procedimiento descrito en el artículo 5 de la normativa del GSP, que podría desembocar en la retirada de las ventajas de las que Pakistán goza hasta el momento.

Nuestras organizaciones también instan al gobierno paquistaní a que detenga de manera inmediata todas las ejecuciones, particularmente aquellas que atañen a menores de edad, y que restablezca la moratoria de la pena de muerte como primer paso hacia su abolición total.

Leer más
communique