La FIDH, junto con la CDHP, acogen con satisfacción la ampliación de la moratoria de la pena de muerte

04/10/2013
Impacto
en es fr

La declaración oficial de hoy llega unos días después de que la FIDH y la CDHP enviasen una carta conjunta al Gobierno de Pakistán, en la que le instaban a mantener la moratoria de la pena de muerte como un primer paso hacia su abolición.

La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (CDHP) acogió con satisfacción el anuncio del gobierno federal sobre la extensión de la moratoria de la pena capital e hizo un llamamiento para la revisión total de la situación de pena de muerte en el país.

En una declaración del viernes pasado, la Comisión afirmaba: “La CDHP acoge con satisfacción la declaración del gobierno en la que anuncia que continuará con la moratoria de la pena de muerte. Estas noticias suponen un alivio para los miles de prisioneros que están en el corredor de la muerte, especialmente aquellos cuya ejecución era inminente, así como para sus familias.

Es alentador que el gobierno no haya cedido a la presión y que haya actuado no solo en defensa del interés nacional sino en consonancia con las normas de la justicia. La CDHP se congratula especialmente de que el gobierno haya mencionado los compromisos internacionales del país como la base que ha motivado esta decisión.

Aunque se trate de un primer paso positivo, la decisión actual tan solo será significativa si se logra una revisión completa de la situación de la pena de muerte en Pakistán, y cuanto antes, mejor.

Es este un momento de especial relevancia ya que Pakistán pasa a una nueva etapa, tras la moratoria informal puesta en práctica en el país en los últimos años. Sin embargo, existe aún un número anormalmente elevado de delitos que siguen acarreando la pena capital según las leyes nacionales, a pesar de que existan numerosas investigaciones realizadas en diversos países que desvelado la falsedad del mito del supuesto efecto disuasorio del castigo capital. Los tribunales continúan condenando a pena de muerte a personas que vienen a sumarse a los 8.000 prisioneros que se hacinan en el corredor de la muerte de las superpobladas cárceles del país. No ha disminuido la preocupación pública por los errores judiciales que afectan a las diversas fases de investigación y resolución.

La CDHP hace un llamamiento al gobierno para que solucione también estos problemas.

Leer más
impact