Irán: “Se deben levantar las sanciones económicas lo más completa y rápidamente posible”

27/07/2015
Comunicado
en es fa fr

Entrevista con Karim Lahidji, Presidente de la FIDH, tras el acuerdo del 14 de julio de 2015 entre Irán y el “P 5 + 1” (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) sobre el programa nuclear iraní.

¿Por qué es tan importante el acuerdo?

Karim Lahidji: En sentido general, este acuerdo, el resultado de 12 años de negociaciones intermitentes, demuestra a la comunidad internacional, y todos los Estados, que es mejor dialogar. Cuando un Estado adopta una estrategia de aislamiento, pierde, y también su gente. El aislamiento nunca aporta solución. Esa es la principal lección de este acuerdo, en particular para países como Irán que se consideran cerrados al mundo exterior.

Aunque las sanciones relacionadas con armas eran, en mi opinión, absolutamente necesarias, las sanciones económicas han causado enormes miserias a los iraníes. Es por esto que, como activista de los derechos humanos y Presidente de la FIDH, creo que se deberían eliminar las sanciones económicas lo más completa y rápidamente posible, para que los iraníes puedan beneficiarse por fin del acuerdo. La abolición de las sanciones sobre productos farmacéuticos, en particular, es un tema de gran urgencia.

¿Cuál es el impacto nacional del acuerdo?

KL: El martes 14 de julio, tras el final del ayuno del Ramadán, miles de hombres y mujeres iraníes salieron a las calles. Fue como una gran victoria para ellos, y un tremendo alivio. Para ellos, esta apertura hacia la comunidad internacional también significa mayor apertura a nivel nacional. En Irán se ha sufrido la ruptura de relaciones entre el gobierno y la comunidad internacional como una ruptura de lazos entre ellos y su propio gobierno. Es por esto que la demostración ha servido como un mensaje indirecto para el gobierno iraní:

“Durante diez años ustedes han usado su disputa y la guerra de prensa con el Oeste y la comunidad internacional como un justificante para la represión nacional. Esa guerra fría ya ha terminado. ¿Por qué están abriéndose a la comunidad internacional, pero no a su propia gente?”.

Sabemos que durante varios años, y en particular desde 2009, la represión en Irán ha ido en continuo aumento. Cientos de activistas políticos, abogados, defensores de derechos humanos, como nuestros amigos y miembros de la FIDH Abdolfattah Soltani, Mohammad Seifzadeh, Nargess Mohammadi, así como docenas de periodistas, están aún en la cárcel. Se les han impuesto sentencias como criminales. Abdolfattah Soltani, por ejemplo, un abogado, fue sentenciado a 13 años de cárcel simplemente por defender a los prisioneros de conciencia y promover pacíficamente los derechos humanos. ¡Es incomprensible!

Una vez que Hassan Rouhani se hizo cargo del puesto, esperábamos que cumpliera con las promesas electorales que hizo durante la campaña presidencial. En la tarde del 14 de julio, la gente en las calles quería enviar un mensaje: “Está bien, has triunfado en enviar tu mensaje a las seis potencias mundiales. Ahora tienes que ir más allá, y llevar a cabo tu Proyecto y cumplir con tus promesas electorales”.

A pesar de la continua represión, creo que el acuerdo creará más dinamismo en la sociedad civil iraní. A medio plazo, creo que la sociedad civil iraní obligará al Presidente Rouhani, y quizás también al Líder Supremo, a alejarse de su política de represión, y hacer más abierta la sociedad iraní.

La próxima prueba importante de si han recibido el mensaje del pueblo será desde luego las elecciones generales de marzo en 2016. Dialogar con el pueblo iraní también significa respetar la elección del pueblo.

¿Cuál es el impacto en la región?

KL: El acuerdo es un paso adelante hacia la paz, para Irán y para la región. Es una región en la que hay víctimas de conflicto cada día, especialmente desde la invasión de los Estados Unidos en Irán en 2003. Por lo tanto es un alivio para el pueblo iraní, y para la región, que se haya evitado un nuevo conflicto armado. ¿Facilitará eso un acuerdo tácito entre la República Islámica y los países Occidentales presentes en la región? No sé.

Desde luego hay un enemigo común, el Estado Islámico (ISIS). ISIS es un enemigo de los Estados en la región, incluido Siria e Iraq, pero también de los países occidentales presentes en el Oriente Medio (los Estados Unidos en particular, pero también Francia). Sin embargo, a mí me parece que será muy difícil que se pongan de acuerdo sobre un plan común para luchar contra ISIS.

Siempre que haya una guerra en la región, será difícil hablar de cualquier mejora en el respeto a los derechos humanos. Por otro lado, el acuerdo ha enviado, quizás, un mensaje a la región: las negociaciones pueden triunfar sobre la violencia.

¿Qué pasos se deberán tomar en los próximos meses?

KL: El Parlamento Iraní debe aprobar primero el acuerdo. Creo que lo hará, porque el Líder Supremo – cuya autoridad no pueden discutir ni los conservadores, ni los reformistas – ha respaldado implícitamente el acuerdo agradeciendo a su equipo. Veremos en los próximos días. En cualquier caso, los conservadores continuarán oponiéndose y continuarán tratando de bloquear las reformas de Rouhani; pero no creo que habrá demasiados obstáculos a la aprobación del acuerdo, ni en el Congreso de los Estados Unidos, ni en el Parlamento Iraní.

Por otra parte, el final de las sanciones tardará un poco más de tiempo. El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el acuerdo sin demora, pero levantar las sanciones no puede comenzar antes de que la ONU reciba confirmación de que Irán ha introducido ciertas reformas en sus instalaciones nucleares. Creo que la República Islamita cumplirá con el acuerdo, al menos hasta que las sanciones estén prácticamente levantadas y desbloqueen los activos congelados.

En este sentido, son indispensables las inspecciones regulares por parte de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). La AIEA tiene un papel muy importante que desempeñar, y se deben hacer visitas regulares para asegurar que se cumplen con los términos del acuerdo.

No creo que veremos continuas tensiones entre Irán y la comunidad internacional en 2016. Todos sabemos que aún es posible una vuelta atrás de la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre levantar las sanciones. Si la comunidad internacional se da cuenta que el régimen iraní no cumple sus promesas, los países opuestos al acuerdo no dudarán en volver al tema con Irán y las seis naciones signatarias.

Leer más
communique