Irán: Es necesario acabar con los ataques contra las cuentas feministas en Instagram

26 de julio de 2022.- La Federación Internacional por los Derechos Humanos (FIDH) y otras 22 organizaciones internacionales y regionales de derechos humanos y de las mujeres han firmado una declaración en la que condenan el ataque coordinado en línea contra las cuentas de Instagram pertenecientes a colectivos feministas e influencers iraníes. Estas organizaciones instan a las autoridades iraníes a que pongan fin al acoso en línea de las personas defensoras de los derechos, especialmente de las mujeres defensoras de los derechos humanos. Además, instan a que Meta, la empresa matriz de Instagram, trabaje con la sociedad civil iraní para garantizar la seguridad de las defensoras iraníes en línea.

Firmamos la presente declaración como representantes de varias organizaciones internacionales y regionales de derechos humanos y de las mujeres y condenamos enérgicamente el último ataque coordinado contra cuentas de Instagram de colectivos feministas y de derechos de las mujeres iraníes por parte de cuentas falsas que, al parecer, pertenecen a las fuerzas de seguridad iraníes. Este ataque parece formar parte de una campaña de represión contra la sociedad civil y, especialmente, contra el movimiento de mujeres en Irán, y se produce en un momento en el que las autoridades iraníes están atacando los derechos de las mujeres y su autonomía física de una manera preocupante y sin precedentes.

Pedimos a las autoridades iraníes que pongan fin a su acoso sistemático contra las defensoras de los derechos humanos y que, de conformidad con los principios expuestos en la "Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos", faciliten el trabajo de estas mujeres defensoras. Además, instamos a Meta a tomar medidas para garantizar la seguridad de sus plataformas de redes sociales para las mujeres defensoras de los derechos humanos iraníes y todas las demás personas que sufren un acoso selectivo alentado por el Estado.

Las feministas y las defensoras de los derechos humanos en Irán se enfrentan a multitud de presión en su esfuerzo por promover los derechos de las mujeres. Por un lado, deben hacer frente a leyes discriminatorias y creencias culturales que pretenden marginar a las mujeres y controlar sus cuerpos y sus vidas. Por otro lado, se enfrentan a una represión sistemática y a presiones en materia de seguridad, como interrogatorios, detenciones, prohibiciones de viajar, acoso judicial y condenas de prisión de larga duración que pretenden obligarlas a renunciar a su activismo.

La represión generalizada y las continuas medidas represivas que llevan a cabo múltiples organismos de seguridad han obligado a las defensoras de los derechos humanos a reducir sus actividades en la esfera pública y, en su lugar, a recurrir más a las redes sociales para concienciar y dar impulso a sus reivindicaciones. Instagram es una de las plataformas más populares en Irán y, como tal, las activistas feministas han recurrido a ella para llevar a cabo su trabajo crítico sobre las cuestiones relativas a las mujeres y los derechos de las personas LGBTQI, como las actividades de sensibilización sobre la discriminación de género, el fin de la violencia de género, la prevención del acoso sexual en el espacio público y en el lugar de trabajo, el trabajo de incidencia por el fin de las leyes discriminatorias y la promoción de la justicia reproductiva y los derechos físicos de las mujeres.

En los últimos años, se ha producido un aumento de los ataques en línea contra las defensoras de los derechos humanos debido a sus posiciones en determinados temas o en respuesta a su actividad en las redes sociales. Estos ataques son perpetrados por una serie de actores, entre ellos, usuarios comunes de las redes sociales, grupos de la oposición política y, sobre todo, hackers y cuentas falsas patrocinadas por la seguridad del Estado. No solo se ataca a las cuentas en línea, sino que a menudo las propias defensoras de los derechos humanos son objeto de acoso y difamación. Estos ataques, independientemente de quienes los inicien, suelen acabar con la detención o el acoso judicial de las activistas de derechos que son objeto de ellos. De forma general, los ataques contra las cuentas en línea de las defensoras de los derechos humanos han provocado el silenciamiento de las defensoras y han limitado su activismo.

En la más reciente ofensiva contra las defensoras de los derechos humanos de las mujeres, se ha atacado a los colectivos de mujeres en Instagram, que es una de las plataformas más populares entre la población iraní y que, a diferencia de otras redes sociales, no está bloqueada en el país. En estos ataques, miles de seguidores falsos que, según cabe deducir de la pauta de ataques precedentes, están asociados a las fuerzas de seguridad iraníes, siguen cuentas de grupos feministas o de personas influyentes individuales y denuncian las cuentas con el objetivo de cerrarlas o de que Instagram elimine sus publicaciones.

En los dos meses que se vienen produciendo estos ataques contra los colectivos feministas en Instagram se ha producido un notable aumento en el número de cuentas atacadas. Las gestoras de estas cuentas, tanto de colectivos feministas como de influencers feministas, se han visto obligadas a hacerlas privadas, así como a eliminar diariamente cientos de seguidores falsos. Ante esta serie de amenazas y al acoso de las fuerzas de seguridad, las feministas iraníes han acudido a Meta en busca de apoyo y protección.

Como firmantes de esta declaración, condenamos enérgicamente los extensos ataques contra colectivos y cuentas feministas en Instagram. Recordamos a las autoridades iraníes que los ataques sistemáticos de los organismos de seguridad contra las cuentas de las mujeres defensoras de los derechos humanos en Instagram y otras plataformas de redes sociales constituyen una violación de las obligaciones del gobierno en virtud de los tratados internacionales de derechos humanos de los que es Estado parte. Se trata además de una violación del compromiso de Irán de defender y proteger la libertad de expresión, tal y como se recoge en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Además, pedimos al gobierno iraní que ponga fin a su acoso sistemático contra las personas defensoras de los derechos y que, en su lugar, facilite su importante labor destinada a construir una sociedad más dinámica e inclusiva, con la intención de promover la igualdad, acabar con la discriminación y eliminar la violencia de género.

Por otra parte, nos sumamos a las feministas y activistas iraníes para pedir a Meta que investigue estos ataques, identifique y elimine las cuentas falsas de Instagram y refuerce sus medidas de respuesta y protección para las defensoras de los derechos humanos que llevan a cabo este vital trabajo de promoción de la igualdad de género y los derechos de las mujeres y las personas LGBTQI.

Meta solo puede hacer que las plataformas de redes sociales sean seguras para las defensoras de derechos humanos en cooperación con la sociedad civil. Hacemos un llamado a Meta para que se comprometa de forma proactiva a establecer un canal de comunicación directo con las organizaciones de la sociedad civil iraní como socios de confianza en esta importante tarea.

Leer más
statement