India: un año después, se pide justicia por la muerte en prisión del sacerdote Stan Swamy

06/07/2022
Declaración
en es fr
Khetfield59 / Creative Commons (CC BY-SA 4.0)

El 5 de julio de 2021, el padre Stan Swamy, de 84 años de edad, abogado y defensor de los derechos humanos, murió en prisión preventiva en el hospital Holy Family, en Mumbai, India. Con motivo del primer aniversario de su muerte, las 13 organizaciones internacionales y nacionales de defensa de los derechos humanos abajo firmantes, recordamos el compromiso de Stan Swamy, que luchaba desde hacía décadas en favor de la realización de los derechos de las personas dalits y de los pueblos autóctonos en la India, en particular en el estado de Jharkhand. Recordamos nuestra petición de que se lleve a cabo una investigación independiente y eficaz sobre su muerte en prisión, así como la puesta en libertad inmediata e incondicional de las otras 15 destacadas personas defensoras de los derechos humanos inculpadas en el mismo caso.

Stan Swamy fundó Vistapan Virodhi Jan Vikas Andolan, una plataforma pan-india destinada a garantizar y proteger los derechos fundamentales de las personas dalits y adivasis, y ha sido un defensor de primera línea contra los desplazamientos forzados de estas poblaciones, relacionados sobre todo con los proyectos de infraestructura y la explotación de las tierras ricas en minerales. Levantó su voz para combatir la discriminación y la violencia sistémica contra la comunidad adivasi y documentó y denunció las detenciones masivas de jóvenes adivasi, a quienes las autoridades acusaban de ser "naxalitas" o "maoístas" y de incitar al terrorismo y a la violencia. Este trabajo que constituye su patrimonio, su herencia, es también la razón de las represalias de las que ha sido objeto. Apoyó e inspiró a las comunidades más marginadas y vulnerables del estado de Jharkhand a las que impulsó para luchar para obtener una reparación contra la violencia y la discriminación.

El 8 de octubre de 2020, la Agencia Nacional de Investigación (NIA, por sus siglas en inglés) de Ranchi, en Jharkhand, detuvo a Stan Swamy por su relación con un incidente violento en razón de la casta que estalló durante la conmemoración de Elgar Parishad en Bhima Koregaon, en el estado de Maharashtra, el 1 de enero de 2018. Junto con otras 15 destacadas personas defensoras de los derechos humanos, de las que 13 continúan en prisión preventiva en la actualidad, se le acusó y se le encarceló por un caso muy conocido, denominado el caso Bhima Koregaon-16 o caso BK-16. [1]

En el momento de su detención, Stan Swamy ya sufría de la enfermedad de Parkinson, tenía una importante pérdida de audición en ambos oídos y otros graves problemas de salud. Sin embargo, según sus propios términos, todo su organismo "era muy funcional". Durante los dos meses de detención que siguieron, las malas condiciones de la prisión, la pandemia de COVID-19 y la falta de una atención médica adecuada causaron el deterioro de su estado de salud. De entrada, las autoridades penitenciarias se negaron a proporcionarle ropa para el frío y el vaso con sifón que necesitaba debido a los efectos del avanzado estado de la enfermedad de Parkinson. El 22 de octubre de 2020, un tribunal especial de la NIA rechazó su solicitud de puesta en libertad provisional bajo fianza por razones médicas, a pesar de la pandemia de COVID-19 y de las medidas nacionales destinadas a reducir el hacinamiento en las prisiones, así como las propias directivas del Tribunal Supremo de la India a este respecto. Durante el segundo semestre de mayo de 2021, su defensa letrada volvió a pedir al tribunal su puesta en libertad por razones médicas. En ese momento, presentaba síntomas de COVID-19, pero su solicitud de puesta en libertad bajo fianza fue rechazada de nuevo.

Como su estado era crítico, Stan Swamy fue finalmente trasladado de la prisión central de Taloja al hospital Holy Family el 28 de mayo de 2021. Allí, se le hizo una prueba de COVID-19 con resultado positivo y permaneció ingresado en estado crítico. Su puesta en libertad bajo fianza se ha rechazado constantemente, a pesar de su delicado estado de salud, y vive con la preocupación constante de ser devuelto a la prisión central de Taloja. También se han rechazado varias solicitudes para que se le traslade a su estado de origen, Jharkhand, con el fin de que pueda estar junto a su comunidad. El 4 de julio de 2021, Stan Swamy sufrió un paro cardíaco y murió al día siguiente, el 5 de julio de 2021. Su sufrimiento físico y psicológico, así como su muerte, son consecuencia directa de su encarcelamiento y de la negativa de las autoridades a proporcionarle un tratamiento médico eficaz a su debido tiempo.

Un año más tarde, la falta de justicia, que no se obligue a rendir cuentas por la muerte en prisión de Stan Swamy, así como el hecho de que las otras 15 personas defensoras de los derechos humanos continúen imputadas por el caso Bhima Koregaon dan muestra del desprecio de las autoridades indias para con los derechos humanos y el Estado de derecho. La falta de medidas por parte del gobierno indio, de los tribunales indios, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y del gobierno y la administración penitenciaria de Maharashtra para que los responsables de la muerte en prisión de un eminente defensor de los derechos humanos rindan cuentas, ilustra asimismo la impunidad con la que actúa el ejecutivo. Además, hasta la fecha, el Gobierno indio no ha respondido a la opinión adoptada por el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria, que declaró que la detención de Stan Swamy fue arbitraria

El caso Bhima Koregaon 16 no es más que un ejemplo de la creciente utilización por parte de las autoridades indias de la legislación antiterrorista, en particular de la ley de 1967 sobre actividades ilícitas (prevención) (UAPA), con el fin de reprimir y reducir al silencio a las personas defensoras de los derechos humanos en el país. [2]

Esta tendencia al alza debe cesar inmediatamente. Las personas acusadas en el caso Bhima Koregaon 16, la mayoría de las cuales son de una edad avanzada y sufren patologías diversas, se encuentran en prisión preventiva desde hace más de cuatro años y sufren retrasos en el inicio de su proceso judicial. Investigaciones independientes, creíbles y bien documentadas realizadas sobre los ordenadores de tres de las personas acusadas han revelado indicios de piratería, vigilancia y alteración de pruebas, que han sido confirmadas por las autoridades indias. Según estas investigaciones, las pruebas en las que se basa la acusación contra las 16 personas de Bhima Koregaon fueron colocadas en sus ordenadores y aparatos, con la presunta participación de la policía india.

Con motivo del primer aniversario de la injusta muerte de Stan Swamy en prisión, los socios internacionales de la India deben presionar al gobierno del país para que respete sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, y pidan, a saber que:

-  Realicen rápidamente una investigación eficaz, independiente e imparcial sobre la muerte de Stan Swamy en detención.
-  Concedan una compensación a su comunidad por las violaciones de derechos que ha sufrido.
-  Velen por su rehabilitación legal a título póstumo.
-  Velen por que las personas falsamente acusadas en el caso Bhima Koregaon sean liberadas inmediatamente y se ponga fin a su detención injusta, obtengan una reparación y reciban apoyo para continuar con su trabajo esencial como defensoras de los derechos humanos.
-  Pongan fin a la utilización de leyes represivas para reprimir a la sociedad civil y modificarlas para que se ajusten al derecho internacional de los derechos humanos.
-  Deroguen la ley sobre las actividades ilícitas (prevención) (UAPA).

La Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de las personas defensoras de los derechos humanos, Mary Lawlor, declaró en 2021 que la muerte de Stan Swamy "seguirá siendo una mancha en el historial de la India en materia de derechos humanos". A pesar de su desaparición, el espíritu, la valentía y la bondad de Stan Swamy continúan inspirando a las comunidades dalits y adivasis en la reivindicación de sus derechos. Las organizaciones abajo firmantes nos solidarizamos con estas comunidades y con todas las personas defensoras de los derechos humanos que las apoyan en esta lucha.

Firmantes
Las organizaciones que figuran en esta lista son socias del Memorial de los Defensores de los Derechos Humanos (Mémorial des défenseurs des droits humains), una iniciativa para recopilar y verificar información sobre casos de personas defensoras de derechos humanos cuyas muertes se cree que están relacionadas con su trabajo en favor de los derechos humanos. Los objetivos de Memorial de los Defensores de los Derechos Humanos son: (i) proporcionar una base para la promoción y la campaña efectivas para poner fin al asesinato de las personas defensoras de derechos humanos; (ii) mantener viva la memoria de los defensores, y celebrar su valor y sus logros; y (iii) ofrecer solidaridad con las familias, los amigos y los colegas de estas personas defensoras.

ACI Participa (Honduras)

Amnesty International

Comité Cerezo (Mexique)

FIDH, dans le cadre de l’Observatoire pour la protection des défenseurs des droits de l’Homme

Front Line Defenders

Global Witness

HRDA (Inde)

Karapatan Alliance (Philippines)

El Programa Somos Defensores (Colombie)

Red Nacional de organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todos y Todas (Red TDT, Mexique)

SAS-e-Fekr Social and Legal Research Service Consultancy (Afghanistan)

Social Association of Afghan Justice Seekers (SAAJS) (Afghanistan)

Organisation mondiale contre la torture (OMCT), dans le cadre de l’Observatoire pour la protection des défenseurs des droits de l’Homme

Leer más
statement