Re: Preocupación frente a la expulsión del Sacerdote británico Paúl Mc Auley, defensor de derechos humanos, en particular del medioambiente y de las poblaciones indígenas

06/07/2010
Comunicado

Su Excelencia Sr. Presidente Alan García,

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, programa conjunto de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), desea expresarle por medio de la presente su preocupación frente a la expulsión, decretada por su Gobierno, del Sacerdote británico Paúl Mc Auley, conocido como el Hermano Mc Auley, que lleva veinte años viviendo en la ciudad de Iquitos, departamento de Loreto, y a quien se le acusa de participar en actividades de carácter político contra el Estado Peruano y de alterar el orden público.

En efecto, el Observatorio ha conocido por la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH) que el Gobierno peruano mediante resolución del Ministerio del Interior (0571-2010-IN/1601) ha ordenado su expulsión del país del mencionado Sacerdote británico el Hermano Mc Auley señalando como razones de ésta medida la “alteración del orden público” y la “participación en actividades de carácter político”, sin especificar nada más. El 1 de julio de 2010, la Dirección Territorial Policial (DIRTEPOL) resolvió “cancelar la residencia en el territorio nacional al Hno. Paul, debiendo abandonar el país en el plazo de siete (07) días calendarios, quedando impedido de ingresar al territorio nacional”. Los abogados del Hermano Paúl Mc Auley han presentado un Habeas Corpus y han solicitado modificar la medida administrativa.

Estimado Sr. Presidente, el Observatorio ha conocido que el Hermano Mc Auley, es un defensor del medio ambiente y de los derechos de los pueblos indígenas de la amazonía peruana que reside en el Perú desde hace veinte años y que labora desde el año 2000 en Iquitos, como sacerdote de la iglesia católica, defendiendo además a la población más excluida del Perú. Como Presidente de la Red Ambiental Loretana el Hermano Mc Auley ha denunciado de forma pacífica los abusos de las empresas extractivas principalmente de petróleo en dicha zona, en particular el eventual impacto negativo de ésta explotación sobre el medioambiente. El Observatorio ha conocido por ejemplo que el Hermano Mc Auley denunció recientemente en diversos medios de comunicación, la grave situación generada tras el derrame de 400 barriles de petróleo de la empresa REPSOL en las aguas del río Marañón, pidiendo además que se hiciera una evaluación independiente de este grave accidente.

Señor Presidente Alan García, el Observatorio considera que en caso de llevarse a cabo la expulsión del país del Hermano Paúl Mc Auley, se cometería un gran error y un atropello contra un defensor de derechos humanos en particular del medio ambiente y de las comunidades indígenas, por lo que le solicitamos a Usted y a las más altas autoridades de su país que retiren la mencionada orden de expulsión del Sacerdote.

Al Observatorio le preocupa también en particular, la forma como se produjo esta orden de expulsión sin haberle permitido antes al Hermano Mc Auley demostrar entre otras y principalmente la legalidad de sus actividades, lo cual está en total contradicción con lo establecido en el derecho internacional, entre otros, el derecho a un debido proceso y con el derecho a defender los derechos humanos, recogido en la Declaración sobre los Defensores de Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 9 de diciembre 1998.

Su Excelencia, desde el Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos le solicitamos que teniendo en cuenta los tratados de derecho internacional ratificados por Perú, anule de inmediato la decisión de cancelar la residencia del Hermano Paul y le garantice el derecho al debido proceso.

Finalmente, el Observatorio le llama a usted, Sr. Presidente Alan García, y a las más altas autoridades de su país a que se tomen todas las medidas más apropiadas para poner fin a todo tipo de hostigamiento en contra de los defensores de derechos humanos de conformidad con la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos y en general con los instrumentos internacionales de derechos humanos.

Confiando en su compromiso con los derechos humanos y agradeciendo su atención a la presente, nos suscribimos de Usted muy respetuosamente.

Souhayr Belhassen

Presidente de la FIDH

Eric Sottas

Secretario General de la OMCT

Leer más
communique