Audiencia ante la CIDH: La FIDH y sus organizaciones miembro alertan sobre la intensificación de la crisis humanitaria en Haití

26/10/2010
Comunicado
es fr

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y sus organizaciones miembro en Haití, la Red Nacional para la Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH), el Centro Ecuménico para los Derechos Humanos (CEDH) y el Comité de Abogados por el Respeto de las Libertades Individuales (CARLI) han participado en una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Las organizaciones han alertado a la CIDH sobre la grave crisis humanitaria que continúa en Haití y sobre la necesidad de una reconstrucción basada en los derechos humanos incluyendo al pueblo haitiano.

Mientras que casi 10 meses han transcurrido desde el desastre del 12 de enero de 2010 y se ha declarado una epidemia de cólera en el norte del país, causando la muerte a más de 250 personas, la gente vive todavía una situación de de emergencia.

La catastrófica situación de los campamentos en donde está refugiado el casi 15% de la población fue relatada por Kerlie Henry, coordinadora de “Espoir des Femmes Haïtinne de Petit Goave” (Esperanza de las Mujeres Haitianas de Petit Goave). Denunció las "deplorables condiciones sanitarias, el acceso limitado a los servicios básicos y la promiscuidad, causa de multiples enfermedades". Las tiendas de campaña proporcionadas por la ayuda humanitaria después de meses de mal tiempo ya no protegen del sol y la lluvia a los desplazados. Igualmente, la seguridad en los campamentos sigue siendo precaria, las mujeres y los niños siguen siendo particularmente vulnerables a la violencia y a los abusos sexuales.

Fito Lesperance del RNDDH destacó "los efectos perversos de las evicciones y las reubicaciones de personas desplazadas por el gobierno de Haití, tras las presiones de los propietarios que desean recuperar sus tierras, en las que se han asentado los desplazados". De hecho, las evicciones y deslocalizaciones han contribuido al alejamiento de estas comunidades de los centros económicos por lo tanto a su precarización debido a que a menudo regresan al centro y se instalan en espacios públicos, como calles y plazas públicas.

Finalmente, Jimena Reyes de la FIDH mencionó la lentitud de la reconstrucción, lo que contribuye a la grave crisis humanitaria. Por ejemplo, ocho meses después del desastre, de 20 millones de m3 de escombros por recoger sólo 275 mil lo habían sido. La recolección de escombros, tal vez por no dar mucha visibilidad, no parece ser una prioridad de los donantes. Sin embargo, es un primer paso esencial para permitir a los desplazados el acceso a una vivienda adecuada.

Por último, la FIDH está particularmente preocupada por que sólo el 30% de los 5.3 billones de dólares prometidos han sido proporcionados por los Estados donantes. Hace un llamamiento a los Estados a que cumplan sus promesas y a asegurarse que "las políticas de reconstrucción protejan y promuevan los derechos fundamentales". Recomendó que la CIDH se procupe por que los derechos humanos y fortalecimiento del Estado de Derecho se integren sistemáticamente en el conjunto de políticas, proyectos y estrategias desarrolladas por la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití (CIRH) que hoy en día es co-presidida por Bill Clinton y está a cargo del proceso de reconstrucción.

Leer más
communique