La FIDH en favor de la condena del Estado ecuatoriano por innacción frente a los importantes perjuicios provocados por las fumigaciones colombianas

22/09/2004
Comunicado
es fr

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) ha sometido, el 22 de septiembre de 2004, un Amicus Curiae ante el Tribunal Constitucional de Ecuador, en favor de la condena del Estado ecuatoriano por inacción frente a los daños causados a la población y al medio ambiente ecuatorianos por las fumigaciones colombianas.

Frente a este problema transfronterizo, se ha introducido un recurso ante el Tribunal Constitucional para que se paren los daños causados por las fumigaciones colombianas sobre el territorio ecuatoriano. Un colectivo compuesto por mujeres ecuatorianas y por un representante legal de la Federación de las Organizaciones rurales del cordón fronterizo de SUCUMBIOS y del Presidente de la Confederación de las Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) han iniciado este proceso.

Con el objeto de contribuir al debate jurídico y en respuesta a la solicitud de sus contrapartes y colaboradores locales, La FIDH ha sometido ante el Tribunal Constitucional la opinión de un experto en derecho medio- ambiental en la forma de un Amicus Curiae. Este último concluyó que según el derecho francés, en aplicación del principio de prevención e incluso del principio de precaución y teniendo en cuenta las consecuencias para el medio ambiente y para la salud humana del esparcimiento de la mezcla de glifosato, POEA y Cosmo flux en la frontera entre los dos países, un juez francés ordenaría adoptar medidas para parar estos perjuicios.

El programa colombiano de erradicación de los cultivos de coca (Plan Colombia), financiado por fondos norteamericanos, no solamente no produce el efecto esperado sino que perjudica a la población y medio ambiente colombianos y también ecuadorianos. Las aspersiones son en particular efectuadas en la frontera de la República de Ecuador, en el departamento de Putumayo. Como los aviones vuelan a una altitud de 30 a 100 metros, el viento dispersa los productos químicos y toxicos sin tener en cuenta las fronteras. Las consecuencias para la salud de los habitantes de la frontera son muy preocupantes. Varias misiones de verificación no gubernamental reveló, en septiembre de 2002, un aumento del número de muertes, graves modificaciones genéticas en las mujeres, númerosos cánceres, problemas de piel, dolores de cabeza, etc. El medio ambiente ecuatoriano se encuentra también muy afectado. Las aguas de los ríos se encuentran intoxicadas. La diversidad biológica de la fauna y de la flora también ha sido perjudicada. Numerosas plantas y cultivos están contaminados a causa de las fumigaciones, lo que provoca importantes daños en los animales que de ellas se alimentan.

"Esperamos que este Amicus Curiae contribuirá a que el Tribunal Constitutional tome una decisión conforme a las normas y principios de la seguridad sanitaria y del derecho medio-ambiental y que ordenará al Estado ecuatoriano tomar las medidas necesarias para reparar los perjuicios causados" afirmó Sidiki Kaba, presidente de la FIDH. En efecto, el Estado todavía no ha reaccionado frente a los perjuicios provocados por las fumigaciones.

La FIDH exhorta a las autoridades ecuatorianas a buscar un acuerdo con Colombia para encontrar otros medios de parar los cultivos ilegales y de tomar las medidas sanitarias y medio ambientales indispensables hoy en día.

La FIDH recuerda que el 7 de noviembre de 2003, había sometido un Amicus Curiae ante el Consejo de Estado de Bogotá proponiendo confirmar la decisión emitida por el Tribunal administrativo de Cundinamarca de suspender las fumigaciones aéreas sobre todo el territorio colombiano. Lamentablemente, el Consejo del Estado todavía no ha emitido su decisión. Las fumigaciones siguen entonces exponiendo a importantes riesgos a las poblaciones y al medio ambiente colombianos y ecuatorianos.

Leer más
communique