Colombia: En busca de paz en el Cauca

30/04/2021
Declaración

Ginebra-París, 30 de abrilde 202 1 – La violencia golpea de nuevo los liderazgos indígenas del departamento del Cauca que luchan por la erradicación de los cultivos ilícitos en sus territorios. El asesinato de Sandra Liliana Peña Chocué es el resultado directo de las negligencias del Estado colombiano en la implementación de los Acuerdos de Paz de 2016, denunciaron el Observatorio (OMCT-FIDH) y el Grupo de Trabajo de Pueblos Indígenas y Tortura en América Latina.

Sandra Liliana Peña Chocué, defensora del territorio, líder indígena Nasa y gobernadora del Resguardo Indígena La Laguna Siberia, Territorio Ancestral Sat Thama Kiwe, fue asesinada el 20 de abril de 2021 por personas desconocidas mientras viajaba en motocicleta hacia el corregimiento de Pescador, ubicado en el municipio de Caldono, departamento del Cauca. Avelino Ull, miembro de la guardia indígena del Territorio Ancestral Sat Thama Kiwe, y quien conducía la motocicleta, resultó herido por los disparos.

En el marco de un proceso organizativo de recuperación de tierras, la Sra. Peña Chocué trabajaba para la erradicación de los cultivos de uso ilícito en el Cauca, promoviendo la participación de las mujeres y jóvenes indígenas Nasa en la defensa y protección del territorio. Desde el día en que asumió el cargo de gobernadora del Resguardo Indígena La Laguna Siberia el 19 de diciembre de 2020, recibió amenazas de muerte por parte de actores armados ilegales que operan en el Cauca.

Este departamento se encuentra azotado por altos niveles de violencia debido al persistente conflicto por el control de los recursos y el territorio entre diversos grupos armados ilegales, los múltiples y constantes ataques a la minga indígena así como por la falta de implementación de los Acuerdos de Paz de 2016, especialmente en lo relativo al punto 4 sobre la implementación de programas estatales de sustitución de cultivos de uso ilícito y de políticas de fortalecimiento y sostenibilidad de las comunidades campesinas.

En este sentido, a raíz del asesinato de Sandra Liliana Peña Chocué, los liderazgos indígenas del Cauca organizados entorno al Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) acordaron una serie de acciones de armonización territorial en el municipio de Caldono, incluyendo la erradicación de cultivos de uso ilícito. El 22 de abril de 2021, al dar inicio a estas acciones en el corregimiento de El Pescador, Caldono, los comuneros indígenas fueron atacados con armas de fuego por individuos desconocidos, resultando heridas 32 personas.

El Observatorio y el Grupo de Trabajo de Pueblos Indígenas y Tortura en América Latina rechazan contundentemente los hechos arriba mencionados y expresan profunda preocupación por los actos de violencia contra quienes defienden los derechos humanos en Colombia. Desde enero de 2021, de acuerdo con las cifras del Instituto para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), han sido asesinadas 54 personas defensoras de los derechos humanos y líderes y lideresas sociales en Colombia, siete de ellas en el departamento del Cauca. El asesinato de la Sra. Peña Chocué se suma a los 1173 asesinatos de personas defensoras y líderes sociales en Colombia desde la firma de los Acuerdos de Paz en 2016.

Por todo ello, el Observatorio y el Grupo de Trabajo de Pueblos Indígenas y Tortura en América Latina exhortan a las autoridades colombianas a adoptar de manera inmediata las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la integridad física y psicológica de quienes defienden el territorio y los derechos indígenas en el departamento del Cauca, y ainvestigar de manera inmediata e independiente los actos de violencia en su contra. Asimismo, urgen a las autoridades competentes a poner fin a la impunidad sobre los asesinatos de personas defensoras y a implementar de manera efectiva las medidas incluidas en el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera de 2016, con el fin de establecer garantías para el ejercicio de la defensa de los derechos humanos y planes de desarrollo territorial sostenibles.

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos (el Observatorio) es un programa creado en 1997 por la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y la FIDH y tiene por objetivo intervenir para prevenir o remediar situaciones concretas de represión contra los defensores y defensoras de los derechos humanos. OMCT y FIDH son ambos miembros de ProtectDefenders.eu, el Mecanismo de la Unión Europea para Defensores de Derechos Humanos implementado por sociedad civil internacional.

El Grupo de Trabajo Temático sobre Pueblos Indígenas y Tortura en América Latina establecido en mayo de 2020yconformada por 10 personas expertas en tortura y/o derechos de los pueblos indígenas, procedentes de 7 países de América Latina y la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), es una iniciativa dirigida a visibilizar los actos de violencia y persecución que constituyen tortura y otros malos tratosy sus impactos y consecuencias específicas para la población indígena, así como apromovera cciones colectivas comunes para la incidencia, protección y defensa de los derechos de los pueblos indígenas.

Leer más
statement