Asesinato de abogado defensor de los derechos humanos

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos
Humanos, programa conjunto de la OMCT y de la FIDH, manifiesta su
condena del asesinato del abogado Carlos Bernal, defensor de derechos
humanos y miembro del Comité Permanente para la Defensa de los
Derechos Humanos (CPDH), junto con su escolta el Sr. Camilo Jiménez,
en hechos ocurridos en Cúcuta, Departamento de Norte de Santander, el
1 de abril de 2004. El Observatorio vuelve a expresar su profunda
preocupación por el estado de indefensión en que se encuentran los
defensores de derechos humanos en Colombia.

El abogado Carlos Bernal, de 43 años de edad, fue asesinado por un
hombre desconocido armado que sin mediar alguna palabra le propinó
varios disparos en la cabeza cuando se encontraba en un
establecimiento de venta de comidas ubicado en el Barrio Prado Norte
de la ciudad de Cúcuta. El sicario estaba acompañado por otro hombre
que buscó al guarda espaldas (escolta), el Sr. Camilo Jiménez,
adscrito al Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), quien se
encontraba en el baño del establecimiento, procediendo a dispararle
dos impactos de bala en la cabeza. Inmediatamente después, los
sicarios salieron corriendo hacía la avenida Los Libertadores, en
donde abordaron una motocicleta para huir del lugar.

El Sr. Carlos Bernal era abogado de la Universidad Libre, en donde se
destacó como dirigente estudiantil y cívico y, posteriormente,
contribuyó con diferentes gobiernos regionales y municipales en la
búsqueda de una solución a las permanentes violaciones de los
derechos humanos en Cúcuta y Norte de Santander. También ocupó
puestos directivos en el Partido Comunista.

El abogado Carlos Bernal había acompañado como negociador las marchas
campesinas de la región del Catatumbo, importante por su
biodiversidad y riqueza mineral, especialmente en petróleo, gas y
carbón, y también había sido Comisionado de Paz de la Gobernación de
Norte de Santander y de la Alcaldía de Cúcuta en donde presentó
alternativas de solución a los problemas sociales de toda índole que
azotan a la región y al país en su conjunto. Trabajaba con el Comité
Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH), seccional
Norte de Santander y se desempeñaba también como catedrático de las
Universidades Libre y Simón Bolívar.

El Sr. Carlos Bernal consideraba que la creación de la seccional del
CPDH en ese departamento era una necesidad teniendo en cuenta el
grave deterioro de la situación de derechos humanos en el mismo y
particularmente en la ciudad de Cúcuta y su área metropolitana.

Recomendaciones :

El Observatorio, teniendo en cuenta este nuevo acto de violencia
extrema contra un defensor y muy preocupado por la seguridad de todos
los defensores de derechos humanos colombianos, solicita a las
autoridades de Colombia:

-  tomar en consideración las preocupaciones de la comunidad
internacional sobre la situación y en particular aplicar las
recomendaciones manifestadas por la Representante especial de las
Naciones Unidas sobre defensores de derechos humanos en su informe
sobre Colombia;
-  garantizar la seguridad y la integridad física de todos los
defensores en Colombia, y de manera particular poner fin a la
impunidad que reina entre quienes intentan impedir que estos puedan
desarrollar su labor;
-  llevar a cabo una investigación completa e imparcial sobre las
circunstancias del asesinato del Sr. Carlos Bernal y de su escolta,
Sr. Camilo Jiménez, con el fin de identificar a los culpables,
llevarlos a juicio y aplicarles las sanciones penales, y/o
administrativas previstas por la ley;
-  dar cumplimiento inmediato a las recomendaciones dadas por los
organismos internacionales y regionales de derechos humanos,
incluyendo la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos
Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos;
-  conformar sus acciones con la Declaración sobre los defensores de
derechos humanos adoptada por la Asamblea general de la Naciones
unidas, en diciembre 1998, en particular a su articulo 12.2 que
obliga el estado Colombiano a garantizar " la protección por las
autoridades competentes de toda persona, individual o colectivamente,
frente a toda violencia o represalia, discriminación, negativa de
hecho o de derecho, presión o cualquier otra acción arbitraria del
ejercicio legítimo de los derechos mencionados en la presente
Declaración";
-  garantizar el respeto por los derechos humanos y las libertades
fundamentales en todo el país de conformidad con las normas
internacionales de derechos humanos.

Para mayor información favor comunicarse con:
FIDH: + 33.1.43.55.25.18 - OMCT: + 41.22.809.49.39


Leer más
rapport